3ª de Otoño en Madrid. Cumbre Sebastián Castella

 

 

Madrid. Plaza de Toros de las Ventas, Sábado 3 de Octubre de 2009. Tercera de la Feria de Otoño. No hay billetes y tiempo espléndido. Seis toros de Núñez del Cuvillo, bien presentados. Les faltó fuerza para romper a embestir, salvo al tercero, que fue excelente. Julio Aparicio (de negro y azabache), silencio y pitos. Morante de la Puebla (de nazareno y oro), silencio y pitos. Sebastián Castella (de azul marino y oro), dos orejas. Un aviso y saludos desde el tercio. Saludaron desde el tercio Curro Molina y José Gómez tras banderillear al tercero de la tarde.

 

El primer toro del festejo, un cuvillo ensabanado de la línea Osborne, tuvo enfrente a un Julio Aparicio toreramente vestido de negro y azabache. Ambos componían una estampa decimonónica, rara de ver en la actualidad. Pintas claras y ternos en azabache nos recordaban otros tiempos. Pero, aparte de eso, nada de nada. Salvo algún muletazo pinturero al salirse con el toro, Aparicio no pudo acoplarse a una embestida corta y calamocheante. Porque el problema de la corrida de Cuvillo fue la poca fuerza, que impidió que los toros desarrollasen todo lo bueno que tenían dentro. En el cuarto más de lo mismo. El toro probaba, se quedaba por debajo y eso es mucha tela para Julito Aparicio. Después de estar delante del toro pasando apuros y sin sacar nada en limpio, se lo quitó de en medio.

 

Mala tarde la de Aparicio y peor la de Morante. El de la Puebla ayer estuvo fatal. No me gustó nada. Su primero fue un jabonero abanto en los dos primeros tercios. Pero en la muleta se podía estar mucho mejor de lo que estuvo Morante. Cuando lo llevó largo y por abajo, el toro rompió a embestir, sobre todo por el pitón izquierdo. Pero Morante apenas se decidió a hacerlo. La faena se basó en muletazos cortos desde arriba y un ciento de enganchones. ¿Por qué no se sacó al toro a las afueras? En los medios el toro hubiera roto definitivamente, pero Morante tuvo ayer querencia a las tablas. Salvo algún detalle con la capa en este su primero, no le vimos nada. En el quinto también mal. Ordenó que asesinaran al toro en el caballo y después, tras dos probaturas, se lo quitó de en medio sin contemplaciones. Tarde displicente de torero artista que sabe que nos tiene en el bolsillo y le perdonamos todo. Morante: por favor, no abuses de tus privilegios.

 

En sexto lugar se lidió un toro igual que los de Morante y Aparicio: punteaba y se defendía por la poca fuerza. Pero delante de él estaba un torero entregado, responsable y con buena técnica. La lidia dada por Castella a este toro está a años luz de lo de Morante y Aparicio con toros muy parecidos. Castella se asentó en la arena, tuvo el valor de esperar al toro, de bajarle la mano, y compuso una buena faena: Destacó una gran serie al natural en que, a pesar del calamocheo del animal, hubo una limpieza total y una ligazón perfecta. El arrimón final, marca de la casa, completó una buena labor que hubiera sido premiada con una oreja si no hubiera sido por ese pinchazo y esos golpes de verduguillo.

 

Pero lo verdaderamente importante había sucedido en el tercero: un colorao con las hechuras típicas de los toros del Marqués de Domecq que fue excelente. Pero ¡cuidado con los toros excelentes! Es muy difícil estar a su altura.  Castella estuvo a la altura. Consciente de la calidad del toro, lo picó muy poco: dos puyacitos en los que el toro derribó una vez y se salió suelto. Ceñido quite por chicuelinas como declaración de intenciones y un faenón consagratorio.

 

Empezó con tres emocionantes espaldinas, un pase de las flores (que fue un cartel de toros) y un cambio de mano muy ceñido. Excelente apertura para calentar al público. Después dio dos colosales tandas de naturales en las que el toro planeó con una embestida larga y templada. Por primera vez desde que yo le llevo viendo, Castella usó la cintura. Su rigidez habitual desapareció por completo y acompañó la embestida del toro con todo el cuerpo. Además se lo echó más hacia dentro de lo que en él era habitual. Superó sus limitaciones y desapareció aquél toreo lineal, rígido y desde arriba.  Mucha cadencia, mucho temple, mucha lentitud…. Aquél su toreo mecánico pasó a mejor vida. En estas dos series al natural, muy largas (en una hubo hasta seis naturales), Castella rozó la perfección. Es muy difícil ver torear con tan buen trazo: muletazos muy largos, muy por bajo, pasándose al toro muy cerca. Magníficos. Después de estas dos grandes series al natural, hubo una buena con la mano derecha, otra magnífica al natural y el arrimón final en la distancia corta con torerísimos cambios de mano que pusieron de pie al respetable. Faena completa e inspiradísima. Después de una estocada de entrega, Castella cortó dos orejas rotundas e indiscutibles. Hubo quienes las puso en duda, pero ya sabemos la ceguera taurina y el absurdo criterio de algunos aficionados de las Ventas. Faena que consagra y pone en figura del toreo.

 

Castella ayer se descubrió a sí mismo, mostrando una dimensión que probablemente hasta él mismo ignoraba. Y es que volvemos a lo de siempre: el fundamento esencial de los grandes toreros es el valor. Y cuando se tiene valor, se va aprendiendo poco a poco y se acaba toreando como ayer lo hizo Castella. Mientras todos huían del otoño madrileño, Castella apostó y ganó. Ha sido el diestro más regular de la temporada y, como guinda, el faenón de ayer. Ya era el matador más importante que había dado Francia. Ahora es uno de los elegidos…¡Enhorabuena!.

5 Resultados

  1. jose maría gómez dice:

    Domingo en muchas ocasiones coincido contigo en muchas de tus apreciaciones, esta vez siento tener que discrepar abiertamente, en ningun momento vi que como dices Castella se saliera de su toreo lineal, fue el torero sin profundidad y vulgar de tantas tardes, eso si, el francés atraviesa por un gran momento y con el sitio cogido a los toros, si a esto le añadimos la tremenda predisposición
    de un público festivo que no aficionado a darle orejas, en el sexto no se las dieron por el pincho y díganme Vdes. si fue faena de dos orejas, esta plaza esta perdida del todo y si perdemos el criterio y la rigidez estamos abocados a triunfalismos absurdos y retrotraernos a 1970 cuando las ocho orejas de “El Cordobés” y el no menos lamentable “rabo de Palomo”, ya en la pasada Feria la Puerta Grande de Castella fue una baratija con “bajonazo incluido”, si a veces criticamos al Místico su predisposición a lidiar toros de esta torifactoría borreguil, aplíca el rasero igual para todos, por otro lado la corrida de Nuñez del Cuvillo fue una “mierda” de trapío, impropia de las Ventas, tonta del bote y bobalicona, por lo visto el sábado, la vuelta al ruedo para un toro (que derribó huyendo), debe de estar muy barata, sentí verguenza ajena al escuchar tal petición, !Ah! y el estoque, bajo, ahí están los videos. Lamento que hayas emprendido esta linea torerista, despues de muy interesantes crónicas y artículos tuyos, lamento decir que hoy me has decepcionado totalmente. Con el tiempo las Ventas se convertirá en feudo de “Armanis” y otros pegapases claveleros, sin toro y sin hacer el verdadero toreo el que todos vimos y admiramos a Camino, Antoñete, El Viti, Bienvenida, Rincón, etc…., pero claro, posaderas muy distintas ocupaban las almohadillas por aquél entonces.
    Y los sabios del 7 y Asociación ni pío a todos estos desmanes. ¿Dónde está el Toro de Madrid que ellos pregonan?. A tragar.
    Tenemos Taurodelta para rato.
    Saludos

  2. josem dice:

    jose maría no se puede ir a la plaza con la corrida vista de antemano. Yo tampoco era muy de Castella, pero la impactante faena del sábado ha sido de las mejores de las vistas en los últimos años de Madrid, toreo ceñido, tandas largas ligadísimas, en un palmo de terreno y reunida, faena intensa de no mas de 5 o 6 minutos (la tengo grabada y desde el brindis al momento de doblar el toro 7 minutos), y como bien dice domingo, con un ritmo que no le habiamos visto antes, brotando el toreo de manera espontánea lejos del toreo mecánico eso si con gran valor de otras veces. En definitiva, como muchos creen que torea José Tomás pero no en Linares o Granada con una sardina sino en Madrid en Otoño donde nadie quiere venir, ni muchas medianías que no han dado una vuelta al ruedo en su vida en Madrid. Madrid debe valorar esos gestos, si figuras como Castella o Perera eludiesen Madrid en Octubre la Feria de Otoño sería una auténtica porquería.

    Por último, tras este final de temporada Castella se convierte en el indiscutible triunfador de la temporada 2009 y, como dice Domingo, en Figura Máxima del Toreo

  3. jose maria gómez dice:

    amigo josem, yo no voy con ninguna idea premeditada a la Plaza, tengo una idea clarisima de lo que es el toro y el toreo, y me reafirmo en lo dicho, Castella es un torero vulgar, de pierna retrasada y eso si, en un magnífico momento de forma y sitio, no me entres a compararlo con José Tomás, porque a pesar de las comodas temporadas planificadas de éste, entre ambos hay un abismo, la faena si tuvo ritmo pero desplazamientos en linea y hacia fuera, ahí, repito, estan los videos que no mienten,y un bajonazo en Madrid descalifica la concesión de dos orejas, por lo menos hasta ahora, asimismo me reitero en señalar que la corrida fue de trapío muy pobre y el público que no aficionado, festivo, ignorante y clavelero. Si Domingo y tú disfrutasteis con la faena estais en vuestro derecho, yo tambien en manifestar mi opinión, contrastada por otra parte, Domingo me conoce hace muchos años. Me apasiona el TOREO, no el pegapasismo.
    Un saludo.

  4. Jose A. Ramirez dice:

    Este comentario es a José María Gómez y no a Domingo. No le conozco pero debo reconocer que cuando leí su comentario analicé la faena de nuevo y varias veces. En sus comentarios se ve que es buen aficionado pero por más que miro no veo pierna retrasada ni toreo lineal. La estocada esta caída pero no es un bajonazo. Vallamos por partes:

    1º Inicio de faena espectacular, con pases cambiados y un pase de las flores precioso en el centro del ruedo donde los toros pesan y donde por cierto soplaba el aire.
    2º 2 tandas de naturales limpias donde no aprecio toreo lineal y ni un solo enganchón.
    3º 3 tandas de derechazos donde si que se puede tildar de lineal alguno de los pases que no todos.
    4º Un cierre de faena made in Madrid por abajo, pases del desprecio, pases de trinchera y pase de pecho.
    5º Estocada caída pero no un bajonazo.

    No intento polemizar de verdad, sólo quería dar mi opinión ya que esto es lo bonito de la fiesta. Para gustos…los colores

    Un saludo

  5. carlos de la Torre Fuentes dice:

    De acuerdo con el señor Jose A. Ramirez. Ademas antes del pase de las flores, el tercer muletazo cambiado es un portento de quietud y valor. El Toro arrancado de mas cerca y el frances meciendo la muleta y hasta el ultimo momento no cambia la muleta por detras para dar el pase cambiado. El unico pero para la segunda oreja podria ser la espada, pero no es un bajonazo. Es algo rinconera. Yo le habria pedido la segunda sin ningun problema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: