DSC_0780 (1)

4ª del Señor de los Milagros en Lima (Perú). Faenón de Ponce a hombros con Castella ante un excelente encierro de Roberto Puga

Fotos de Matías

Lima amaneció con un ambiente taurino especial. El cartel presagiaba una gran tarde como al final sucedió. Para mí, aquí recién ha empezado la Feria. Toros bien presentados, toreros que saben a qué van y la afición totalmente entregada pero con ojos exigentes a lo que cada torero realizaría en el ruedo.

Existía la duda si el ganadero sería capaz de borrar le falsa performance de dos años atrás y lo hizo con creces, no solo por la presentación sino por el juego de ellos. Grandioso sería que peleran más en varas o, según algunos, que resistieran más castigo, pero eso es función de lo que los matadores piden por las condiciones de cada uno. Somos una Plaza de primera, sí, pero de América y aquí hay quienes pitan incluso antes que el toro entre al primer encuentro. Me encantaría que fueran dos veces al caballo pero todos los toros, los de cualquier ganadería, no solo exigir eso a los peruanos.

Sigue sin corregirse lo del metraje entre las rayas en ruedo que marcan la distancia en el primer tercio entre caballo y toro que debe ser de tres metros.

Domingo 9 de noviembre del 2014. Tarde soleada con agradable temperatura y más de tres cuartos de entrada. Se lidiaron 4 toros de Roberto Puga, 1 de Montegrande (3°) de las hijas de Roberto Puga y 1 (1°) de Santa Rosa, bien presentados y de juego desigual. El primero pelea bien en el caballo luego en la muleta echa la cara arriba metiéndose por dentro queriendo quitar los engaños y quedándose por debajo, pitado en el arrastre. Los demás muy buenos con distintas condiciones de casta, raza y fuerza pero con buenas posibilidades de triunfo. Todos aplaudidos en el arrastre.

Enrique Ponce (tabaco y oro)  estocada deprendida, división. Estocada ligeramente desprendida y atravesada, 2 orejas.

Sebastián Castella (Azul eléctrico y oro) Media estocada y descabello, oreja. Estocada trasera, oreja.

 Alfonso de Lima (Gris acero y oro) Estocada bien señalada, silencio. Estocada trasera, vuelta.

Muy bien en la brega José Francisco Borrero, Dennis Castillo y Alan Quispe. Con los palos Dennis Castillo. A Caballo Cesar Caro.

Tener a las figuras en un cartel es garantía de una buena entrada. Hoy no fue la excepción. Dos toreros llevaron a los tenidos mucha más gente que domingos anteriores y no defraudaron la expectativa que se tenía. Tanto Ponce y Castella demostraron  porque se mantienen en lugares privilegiados y más el de Chiva que va por 26 años.

A Enrique Ponce le tocó el toro más complicado y deslucido de la tarde. Mal inicio dijeron algunos. Toro que echaba la cara arriba desde el capote queriéndose quitar de delante los engaños sin entregarse ni humillar. Ponce le bajó la mano y trató de someterlo. Se violenta y quiere coger metiéndose por dentro. Complicado y con peligro. El cuarto fue enrazado pero noble y con transmisión. Muy buen toro. Pero necesitaba firmeza y colocación. Siempre cargando la suerte con la pata por delante Ponce se hizo de él en tandas largas y bien logradas dejándole la muleta en cara. Maestría y arte a un animal enrazado y repetidor. Dos faenas en una como es normal en el maestro de chiva cuando con las poncinas lo toreó con mano baja y ligada poniendo a la Plaza en pie. El toro fue perdiendo gas tras larga faena pero su raza hacía que siguiera embistiendo a la muleta siempre bien colocada jalando de él con transmisión. Qué manera de torear llevándolo templado, toreado y rematando detrás de la cadera ligando los muletazos en series largas. Faenón.

Torero Enrique Ponce corta dos orejas en la Feria del Señor de los Milagros

Castella reapareció en Lima después de tres años y puso en pie a los aficionados al inicio de la faena de su primer enemigo. Ya el toro le había anunciado lo que sería cuando en el quite por chicuelinas se arrancaba de largo con nobleza. Pases cambiados por la espalda sin inmutarse en los medios rematados con dos por bajo de extraordinaria factura. Se pasa al astado muy cerca en cada muletazo sobre todo por la derecha en la que liga con mano baja bien rematados con los de pecho. Con la izquierda le deja la muleta baja y jala del toro pero tiene que volver a la derecha para levantar nuevamente la faena. El quinto fue un toro con mucha calidad en la embestida pero le falta un punto de transmisión. Lo hizo el francés con temple y encajado. Muletazos largos con la muleta en el hocico, que es lo que el toro pedía, siguiéndola con largura, nobleza y humillado. Bien aprovecho al toro Castella. Buen toro también hay que decirlo.

Alfonso de Lima tuvo la oportunidad de triunfar con dos toros muy buenos. Su primero tuvo poca fuerza pero nobleza y calidad sobre todo al principio. En la muleta tuvo clase por ambos pitones, Por el derecho su matador le liga pases pero muy despegado que no terminan de llegar al tendido. Por el izquierdo no se acopla del todo. El sexto fue un toro de mucha calidad. Lo pico el mismo matador algo insólito en esta Plaza que sorprendió  a muchos. Esto es algo que lo han hecho muchos matadores en la historia como es el caso de Luis Miguel Dominguín. Con la muleta vuelve a torear muy despegado a un toro noble y repetidor que solo ve muleta aunque en cada serie se va ajustando más en los muletazos finales que llegan al tendido. Termina con redondos pero falla con el estoque.

__________________________________________________

LA OPINIÓN DE PEDRO ABAD SCHUSTER

Ponce ¡torero! ¡torero! ¡torero! sale a hombros con Castella, en tarde de triunfal regreso de la ganadería Roberto Puga.

Después del espectáculo previo al paseíllo de la marinera norteña, bailada en el ruedo de Acho a pie y sobre caballos peruanos de paso, el famoso ganadero de Perú Roberto Puga envió este domingo durante la tercera corrida de la Feria de Lima, como antaño, toros de 5 años, bien presentados, con poca fuerza un par de ellos, pero con nobleza y notable calidad en la embestida, encastados, humillando de largo con recorrido, muy poco picados, luchando hasta el final, yendo y viniendo sin cansancio. ¡Felicitaciones ganadero! La excepción fue que Enrique Ponce (de negro y oro) lidió un primero del hierro de Galdós de Santa Rosa, que fue a menos, pero con quien lo intentó, y vaya de qué manera.

El público aficionado que cubrió tres cuartos de aforo, aplaudió a la mayoría de los cinco de Roberto Puga de salida y en el arrastre; un público atento que observó el comportamiento de los animales durante la lidia, el fondo, forma  y estructura de las faenas de los toreros,  y todos los detalles que sucedieron en el ruedo. Un enhorabuena a la gestión de la empresa Citotusa, por el respeto que le merecen los aficionados que sostienen el espectáculo. La sensible afición de Acho ya no sorprende, sabe aquilatar con sus silencios, con sus olés desgarrados, con sus aplausos y ovaciones, la categoría de espectáculo que se le presenta y al cual asisten en la Catedral de América, la histórica Plaza de Acho del barrio del Rímac. Este domingo le corearon a Ponce ¡torero! ¡torero! ¡torero! Fue al final de la faena del cuarto de la tarde, y durante  la vuelta al ruedo hacia el final, con las dos orejas del cuarto.

La tarde soleada de la quinta de abono, el domingo 9 de noviembre del 2014, en su conjunto fue de triunfo artístico en grande, con tres toreros, uno peruano Alfonso de Lima (de plomo y oro), que hicieron paladear su arte a los aficionados. Alfonso Simpson de Lima mostró su toreo un tanto frío con el bien presentado tercero, al que no supo cuajar, siendo silenciado. Con el notable sexto del hierro peruano de Roberto Puga, Alfonso de Lima picó al animal desde el caballo, en la faena de muleta estuvo templado, pero el toro con transmisión le exigía el carnet, iba a más, en nuestra opinión lo desaprovechó. Dos descabellos y aplausos por el esfuerzo.  Sebastián Castella, el francés tan querido en ruedos americanos (de celeste y oro) – sustituyendo a Manzanares hijo por duelo –  venía de triunfar en la Monumental  Plaza México. Toda la tarde muy en Castella, categórica actuación de este torero, destacó en sus lances de capote con el segundo de la tarde; fue una  faena lenta y pausada, por la condición del animal que no duró mucho, obteniendo una oreja. Con el quinto, Castella destacó por naturales, recibió una oreja pedida por la plaza, llevándolo a salir por la Puerta Grande de Acho junto al maestro valenciano.

¿Y qué podemos decir del maestro valenciano? Jamás vimos un torero tan grande como Enrique Ponce, torero de época completamente vigente a 25 años de su alternativa. Con el cuarto de la tarde de Roberto Puga, actuación templada y llena de torería de Ponce frente al tendido 9, faenón obteniendo las dos orejas que le podría asegurar un bien ganado Escapulario de Oro del Señor de los Milagros 2014. Pero falta más feria, hay más después de lo visto este domingo. Aún faltan los toros de César Rincón de Las Ventas del Espíritu Santo, para Alejandro Talavante, Perera en su mejor año, y Finito de Córdoba  el próximo domingo 16; y cerrojazo el 23 con el mexicano Joselito Adame, y los españoles Luque y Del Álamo, con hierro colombiano de Achury Viejo.

Ponce con su primero, “Liberal”, con 487 kilos, bien presentado de Santa Rosa de Lima, sustituyendo a uno de Puga que al parecer se inutilizó antes o durante el trayecto desde Lambayeque, cerca de Chiclayo al norte del Perú.  Cuatro verónicas de recibo del maestro valenciano, y lo lleva al caballo, el toro yendo de largo metiendo la cabeza, acusaba de inicio nobleza en la embestida y buen estilo. Pero habríamos de equivocarnos, más adelante cambiaría su comportamiento a totalmente deslucido.  El picador aguanta la reunión, siendo aplaudido.  Lo brega el propio Ponce con cinco lances y pide el cambio. No hay brindis. Siete lances iniciales por el derecho del valenciano sacándolo de tablas, los primeros aplausos se hacían escuchar. Cambia la muleta a la mano izquierda, no va con clase por ese lado, pues es bruscote, un poco rebrincado, deteniéndose otras veces, o salía con la cara alta. Vuelve por el derecho, todo cerca de tablas, el toro andarín dificultaba el lucimiento, y se produce un intento de colada. Hay desconcierto en la plaza, pifias al toro por la falta de calidad en la embestida del de Santa Rosa de Lima, calidad que, de otro lado,  sí mostraron los ejemplares de Puga en el resto de la corrida, durante la lidia desde el segundo al sexto. Castella habría de cortar una oreja en cada uno de sus ejemplares de Roberto Puga; y Simpson habría de desperdiciar el notable sexto, es más, antes había pasado de puntillas con su primero, incapaz de meterse o pelearse con él para someterlo, y a pesar de ejecutar bien la suerte suprema, fue silenciado.   Regresando a la parte final de la lidia del primero, Enrique Ponce lo intentó una vez más. Natural suelto y el toro le levanta la cara, desistiendo por ese lado nuevamente. Un espectador de sombra, algo le reclama injustificado al torero. Buena estocada a la segunda, silenciado.

El cuarto para Ponce, que sería el faenón de lo que va el serial, “Furtivo” de nombre, castaño con 482 kilos, número 81 de Roberto Puga, muy bien presentado con cuajo, con transmisión, de salida con muchos pies, dio un par de vueltas al redondel. Ponce logra siete lances ceñidos, verónicas y la media, los dos primeros flexionando la rodilla de uno en uno, el toro iba de largo humillado al capote del valenciano. Lo lleva al caballo, el toro estaba con él. Apenas lo señala el picador. Otro lance más de Ponce, y pide cambio de tercio. El propio torero dirige la lidia en los primeros pares de banderillas. Brindis al respetable en el centro del ruedo y al cielo al maestro Manzanares, a quien tanto admiraba.  Serie inicial inmejorable, cadenciosa y de lances variados del valenciano a la altura del tendido 9, trayéndolo desde tablas.   Y se da a torear sin miramientos, el toro iba con fuerza y ritmo en la embestida, cuatro derechazos templados con cadencia de Ponce, el toro haciendo el avión, pero en el último salió rebrincado. Para la tercera serie el pasodoble en las alturas, la plaza era ya un hervidero, con el maestro Ponce citando de lejos, el toro acomete al tercer intento, la muleta planchada primero a media altura y después bajándola un poquito en serie de cinco derechazos y dos de remate, muy reunida la serie, el toro con fuerza prestigiaba a su ganadero, ¡qué clase en la embestida!  Cerca de  tablas entre el 9 y el 10, tiene que reponer un instante Enrique después de dos derechazos muy largos, se acerca al animal y cita muy en corto, cinco derechazos y remate, el toro peleaba por su vida, los olés y la música, con el público de sol aplaudiendo de pie al valenciano al terminar la serie. Y solo estábamos en mitad de faena.   Ponce mira al tendido un instante, y en la quinta serie cita de frente muy erguido, asentado de riñones,  y cerca del animal que rompe a embestir sin miramientos, el torero sometiéndolo, como una pintura en movimiento, el arte vivo……hasta que se detiene el animal.  Ponce parece va a intentar por redondos, pero no es el momento. El animal sigue en la pelea, serie de cuatro derechazos jugándosela, Acho aplaudía a su maestro que cada año se acuerda del Perú porque ama esta tierra, sus taurinos, su cultura. Cambia por el estoque de acero a la altura del tendido 11, cerca de la Puerta Grande que habría de abrir, junto a Castella. Es la séptima serie y el maestro valenciano con la muleta plegada en la izquierda a lo “cartucho de pescado”, citando para “darle de comer”, lo prueba con tres lances por el izquierdo, abaniquea y sale con inusitada torería tan típica de este torero de época. En las alturas un grito destemplado que interrumpe, pero es un reventador sin argumentos, prontamente silenciado por los aficionados. Se perfila, “va por uvas”, y logra un estocadón. La plaza se viste de pañuelos blancos, el juez prontamente otorga las dos orejas. Para el próximo domingo se espera otro corridón, pero la tarde que hemos vivido jamás será olvidada en la historia de esta plaza.

Fernando Salgado Bambarén

Fernando Salgado Bambarén

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: