P.T. CT. SELVA[1]

A otro perro con ese hueso

Dicho popular y significativo y muy usado y repetido en mi tierra. Dedicado a los apocalípticos empresarios llorones de ANOET. Siempre la misma cantinela : esto está en quiebra y esto se acaba. Me remito a mi artículo anterior “Choperita no está en quiebra”. Que no.

Tampoco soy economista y estoy a años luz de un hombre de negocios, pero creo que uno está en quiebra cuando los ingresos son menores que los gastos y, claro, tiene que cerrar la tienda. Y que esto se acaba significa que no hay nada que se pueda salvar, que están cerrando negocios a porrillo y el final se ve cercano y claro. Pues ni lo uno ni lo otro. A otro perro con ese hueso.

He estado esperando unos días para ver las reacciones y no he encontrado ni una sola defensa para los empresarios tras haber dado su opinión en un escrito farragoso, mal redactado y oscuro. Sólo lágrimas y ni un solo argumento que pueda solucionar el futuro.

Sí, sí. Que la situación está difícil nadie lo duda. Pero una cosa es no pasar por una época mollar, fácil y comodona y otra subirse a la montaña de la depre. Pasamos de los jinetes de la Apoteosis a los del Apocalipsis. Los bandazos  de España. Sí, también cada vez hay más antitaurinos. Lo último, las protestas para que no rehabiliten la plaza de Burgos de ese “ayuntamiento paralelo” que no le deja hacer nada al Ayuntamiento legal. España pura.

Sí, también está lo de la crisis económica en la que muchos esconden o quieren esconder su incompetencia. En los últimos años se ha tenido que reducir el número de espectáculos pero han seguido las ferias, algunas de las cuales –como ya he escrito anteriormente- fueron de pleno éxito. Que los desesperados de la nota le pregunten a los otros la fórmula. Pero, en este manicomio que ahora es España a todos los niveles, están juntos los que ganan dinero, los que ganan menos que antes y los que no ganan… Que me lo expliquen.

Y que me digan también cuántas empresas taurinas han cerrado y que hagan públicas las cuentas de sus negocios para que empecemos a creernos algo. No el oscurantismo y el silencio como norma,  como toda la vida. Dirán que muchas son privadas y que no tienen que ofrecer transparencia. Tampoco les ha pedido nadie a ellos que lloren. ¿No han sido, son y serán ellos culpables de nada…?

¿Por qué no dicen cuáles son los costes inasumibles y hacen los recortes lógicos, necesarios y sensatos aunque tengan que seguir pagando las locuras del Gobierno? ¿Cuántos de ellos han intentando con novilladas o llevando directamente a los que empiezan cambiar esto? ¿Por qué están tan contentos con una nómina de toreros, pasada de rosca, más vista que el TBO y no hacen nada para remozarla y traer sangre fresca? ¿Por qué no señalan con nombres y apellidos las ferias deficitarias? ¿Por qué hacen siempre los mismos carteles que no llenan ni por milagro? ¿Y cuál es la razón para pagarles –según Choperita- más que nunca? ¿Y eso de empeñarse en montar sin parar corridas ligth sin emoción ni verdad que echan a los públicos de las plazas? ¿Es por decisión propia u obligada la contratación de ganaderías que nos aburren cada vez más? ¿Es posible, o lo sueño, que  Zalduendo sea la tercera que más ha vendido en el 2014? ¿Es esta la manera de cuidar el mercado y de ilusionar a los aficionados que lo son y a los que lo podrían ser?

Están la mayoría en la Tauromaquia A y así respiran, ¿cuántos de ellos se preocupan de la Tauromaquia B, la de los pueblos, los ayuntamientos modestos, las oportunidades, el futuro, que esa sí que está bastante herida?

¿Por qué lloran tanto cuando nadie del fútbol lo hace cuando ve campos vacíos que deberían estar  mediados y otros no llenos en los que abunda el cemento o las butacas, porque ellos sí que tratan al espectador como cliente del siglo XXI? ¿Los de la nota llorona también?

¿Se quejan de los arrendamientos –y en eso tienen razón- pero si han sido ustedes los culpables presentándose con cantidades que eran disparatadas o locas del todo, muy superiores a las mínimas exigidas? ¿Cómo es posible que no se hayan puesto de acuerdo y hayan dejado desiertos muchas veces los concursos públicos? ¿O permitido entrar a auténticos atilas del negocio taurino? ¿Cómo dejan que cierren el camino a empresarios jóvenes y con éxito para que no se presenten a Valencia por ejemplo y admiten que no llevan plazas de primera? ¿En estos casos no hacen públicas notas de protesta? ¿Cómo es posible que a una plaza como la de Murcia, que no paga alquiler, le vayan tan mal las cosas últimamente? ¿Tampoco van a pedir que nos enteremos aunque desde fuera parece que está claro?

¿Está el teatro en quiebra como se viene diciendo desde siempre cuando las cargas fiscales son las mismas? ¿Por qué siguen con tan  malas entradas muchas veces? ¿Por qué nunca se les oye que están en quiebra? ¿Han dicho algunas vez que se va a acabar el teatro en España? ¿No ven que luchan, cambian de estrategias, surgen nuevos empresarios y se ponen al día? ¿Cuántos de ustedes lo han hecho? ¿Han dado alguna idea para cambiar esto?

¿Y la marginación de los medios informativos, especialmente en la tele, es culpable sólo de los otros, nunca de los empresarios taurinos o de los taurinos en general? ¿Me pueden decir por qué, a mí, que me he pasado toda mi vida profesional en Radio Nacional y Televisión Española y no he encontrado más que muros en un mundo que quieren  secreto y cerradísimo? ¿Han hablado alguna vez de las cifras que cobran los toreros, que la opinión pública desea saber, y que tanto nos preguntan, cuando saben todas las del fútbol, desde los fichajes astronómicos hasta los demás e incluso las cuentas de los clubes salen a la luz?  ¿No sería una manera de interesarlos y acercarlos? ¿Qué es lo que quieren de los medios informativos: que les den todo y no dar nada a cambio? ¿No han contribuído a que los toros por esa cerrazón sean para la masa periodística casi una actividad marginal? ¿Cuántas noticias de verdad ha producido el toreo en los últimos 25 años y cuántas de esas poquísimas han llegado al pueblo si no son de sangre, tragedia y muerte? ¿Ni la del G-5 contra Sevilla lo hizo y todavía me preguntan amigos qué pasó entonces? ¿Qué quieren si sólo hablan de los cambios de apoderamientos, que a la masa se la trae al fresco, y de los carteles rutinarios de las ferias de siempre? ¿Por qué no se fijan en lo que hacen los del fútbol y les imitan, que han sabido ya pasar de la información y convertirlo casi todo en publicidad para atraer a la masa?

Contesten por favor y, si no hablan ni cambian, busquen a otro perro con ese hueso.

1 Resultado

  1. Fabio dice:

    Muy bièn don Ricardo Manresa. Las suyas son preguntas pertinentes y logicas que quedaràn sìn contestaciòn alguna..Los grandes portales tendrian que hacerse cargo de abordar estos temas màs bièn que defender los interèses de los mexicanos…Claro, defienden sus dueños pero los toros se defienden con programación, con ideas, con capacidad de mirar al futuro sin pensar exclusivamente al hoy y al proprio jardìn, se defienden con la fuerza de la pasiòn màs bièn que con las ganas de hacerse notar…y se defienden y tutelan con una prensa libre, culta e indipendente…la indipendencia es lo que vale, no una pluma pseudo barocca que intenta, sin conseguir, esconder el collar de los todopoderodos aztecas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: