IMG_7125

5ª del Señor de los Milagros en Lima (Perú). Toreros sin toros en Acho

Decepcionaron los toros de la ganadería de Cesar Rincón en su presentación en Lima. Aunque bien presentados,  su juego no pudo ser peor. Lo extraño es que, durante la semana, un grupúsculo de personajes junto a unos nuevos seguidores no cesaron de echar barro a la ganadería peruana de Roberto Puga lidiada el último domingo por una serie de supuestos defectos que pudieron haber tenido, y los tuvo, pero lo cierto e irrefutable es que nos permitieron gozar de una gran tarde.

Todo lo contrario ocurrió ayer con toros bien presentados pero mansos, huidizos, sin fijeza, distraídos, descastados… ¿Qué dirán ahora estos señores que tanto dijeron y hablaron de mansedumbre del ganado de la semana anterior? ¿Se habrán dado cuenta de la diferencia? Lo que es seguro es que buscarán qué decir porque vimos con sorpresa como despedían a los toreros entre pitos. ¿A que venía el tema?.  Simple y llanamente dicho, no entienden de toros, no entienden al toro, no entienden que en el toreo todo va en función del toro. Si no se entiende eso es imposible entender lo que ocurre en el ruedo. Muchos teóricos sin fundamento que se creen gurús de la tauromaquia con seguidores más ciegos que ellos. Lamentable.

Domingo 16 de Noviembre del 2014. Tarde soleada con ligero viento y tres cuartos de entrada. Se lidiaron cinco toros de la ganadería de Las Ventas del Espíritu Santo, propiedad de Cesar Rincón. Bien presentados pero mansos, de juego huido, sin entrega y descastados. Uno de la ganadería de Achuri Viejo que salió tras ser cambiado antirreglamentariamente el de la ganadería titular, sin clase y defendiéndose. Todos fueron pitados den el arrastre.

Finito de Córdoba (nazareno en terciopelo y oro): Dos pinchazos saliéndose de la suerte y estocada cuarteando, silencio. Estocada trasera, aplausos.

Miguel Ángel Perera (azul pavo y oro): Pinchazo, estocada trasera y tres descabellos, silencio. Estocada trasera, silencio.

Alejandro Talavante (lila y oro): Estocada desprendida trasera atravesada y  dos descabellos, silencio. Pinchazo, otro hondo y descabello, silencio.

Bien a caballo Rafael López y Miguel Ángel Muñoz. Con los palos, Valentín Luján y Dennis Castillo.

Cada cosa que se lee en la semana es a veces increíble. Iluminados que no pasan de cinco listos y unos pocos seguidores, menos ciegos que ellos, les dicen a ocho mil personas que lo que vieron no es real. En fin, como dijo el Guerra, “Hay gente pa´to”, allá los que quieren seguir al “Iluminado”. Esos mismos se despacharon ayer con sus matracas mientras se retiraban los toreros, de por sí  frustrados por no haber podido torear como seguramente hubieran soñado o pensado hacer. El que humildemente escribe y algo de esto sabe, les puede decir que faenas lucidas fueron imposibles de realizar con ninguno de los lidiados. Como repito, es mi humilde opinión, porque ya vi que esos teóricos iluminados que no saben ni como se coge una muleta y menos como hay que colocase delante de la cara del toro depende de su condición. Lo tienen todo claro y hasta dan clases de ello sin siquiera hablar explicando mientras pasan un vídeo. Solamente al final se permiten dictar sentencias y pobre el que no les diga amén. Somos insultados y vejados. Si no me sigues, eres del clavel o mermelero. Hoy, sí que hablaremos  de mermelada…

Juan Serrano “Finito de Cordoba”, estuvo con ganas toda la tarde y lo intentó en ambos. Su primero fue distraído desde el capote aunque noble. Lo toreo estimablemente con el capote pero, conforme se desarrollaba la lidia, empeoraba la condición del burel. El mejor pitón del toro fue el derecho y por ese lado le ligó los mejores muletazos aunque sin redondear porque debía de corregir el sitio cada dos muletazos porque el toro se descolocaba. Intentaótorear por el izquierdo, pero el toro se quedó muy corto por ese lado pese a intentar alargar los muletazos. Volvió al derecho y alargó su labor que fue protestada. Con el cuarto, Finito hizo el esfuerzo con un toro huido, manso y que buscó tablas. No se entregó en el capote y embistió con la cara alta, además de tender hacia los adentros. Con la muleta ligó una buena serie corta por la derecha que pareció que el animal podría pelear. Vana ilusión. En los siguientes intentos, Finito tuvo que ir siguiendo al toro  hacia tablas mientras daba muletazos de buen trazo y largos pero sin poder ligarlos.

Se esperaba al triunfador de la temporada española con mucha ilusión. La afición limeña sabe de la capacidad de Perera. Pero como todos los mortales necesitaba un colaborador que le hiciera posible desarrollar su técnica para crear arte. Al menos uno que medianamente embistiera de verdad. Me permito decir que estuvo muy encima de sus dos oponentes, sacando muletazos largos y sentidos no exentos de empaque y de torería. Su primer toro no remató en ningún muletazo, quedándose corto. Perera le obligó a pasar aunque sin desarrollar el toreo fundamental. Redondos invertidos poniéndole la muleta prácticamente en la cara para provocarlo. Buenos momentos sin contundencia. Como para pretender tener algún premio. El quinto fue un toro descastado, sin terminar de rematar en ningún muletazo y sin movilidad. Las insistencias de Perera resultaron baldías.

Alejandro Talavante. igual que sus compañeros, se estrelló con toros sin raza ni casta. Su primero buscó la querencia todo el tiempo. En la muleta embistió con la cara suelta, parándose, descastado, sin entregarse. Algún muletazo suelto dio Alejandro pero eso no fue suficiente para triunfar. Solo cabeía para que viéramos sus buenas intenciones. El sexto fue cambiado antirreglamentariamente por no embestir o embestir como un buey. Qué vergüenza tener en su camada algo como esto. Salió en su reemplazo uno de Achuri Viejo y nuevamente sentimos mucha preocupación porque este es el ganado que será lidiado en última de abono. Si bien no fue como el de hace dos semanas que desarrolló sentido, tuvo marcada querencia a tablas, sin clase para embestir, llevando la cara alta. Por más que su matador lo intentó fue imposible lograr al menos conjunción en su labor.

_________________________________________________

LA OPINIÓN DE PEDRO ABAD SCHUSTER

Solo Finito de Córdoba saludó una ovación con toros de César Rincón pitados en el arrastre

La afición salió decepcionada de la Plaza de Acho por el infame juego de la Ganadería Las Ventas del Espíritu Santo, toros con trapío, aplaudidos de salida, sin fondo ni contenido en su juego, sin humillar ni tener recorrido para hacer el toreo, todos pitados en al arrastre. Perera y Talavante, figuras del toreo,  se estrellaron ante animales con genio sí, pero mansos de libro buscando refugio en las tablas. Uno tras otro fueron desfilando sin que ninguno de los siete lidiados (el sexto fue cambiado pues no acometía a nada ni nadie) prestigiara a su ganadero, don César Rincón, gran torero que prestigió a Colombia pero que hoy como ganadero, sonreía nerviosamente en el burladero. Esta vez no tenía un micrófono en la mano, para “pintar su percepción” de lo que sucede en el ruedo, como suele hacer en Cali, en Manizales, en Medellín, o en Bogotá.

Los toreros que comparecieron en tarde soleada y ventosa del domingo 16 de noviembre del 2014, ante solamente media entrada, lo hicieron para intentar conseguir el Escapulario del Señor de los Milagros. Bueno, pero así no, señor César Rincón. Quizás el trayecto desde Colombia de sus animales, fue determinante.  Pero que su ganadería sea una de las mejores de América, definitivamente usted lo sabe, que no ha sido, no es y no será….hasta que algo innovador suceda.

Finito de Córdoba con el cuarto de la tarde hizo lo más destacado, por momentos afloraron los  olés desgarrados del público aficionado, cuando lograba sujetar al huidizo animal que, como sus hermanos, desprestigiaron a su divisa. Fue ovacionado. Antes con su primero, débil el astado en medio de su condición de manso, demoró en la suerte suprema.

Miguel Ángel Perera arriesgó de más con su primero, se jugó la vida, pero no lo merecía. Con su segundo, nada fue posible. Alejandro Talavante, gracias torero, por todo lo que hace en los ruedos y por su evolución,  brilló con el capote con su primero, pero nada más pudo pasar por el petardo ganadero de Las Ventas del Espíritu Santo, en sus tres toros. Quizás el próximo año se le dé mejor que ayer en Lima. Con los animales de ayer, imposible disfrutar su arte de torero caro.

Fernando Salgado Bambarén

Fernando Salgado Bambarén

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: