Podemos irrumpiría en Navarra en las próximas elecciones forales como primera fuerza de la Comunidad, al obtener 18 de los 50 escaños del Parlamento navarro, mientras que UPN caería de sus 19 actuales a 8 escaños. Por su parte, el PSN bajaría de 9 a cinco escaños, según el Navarrómetro, el sondeo de intención de voto de la Comunidad.

Además de la irrupción de Podemos en el Parlamento foral, EH Bildu sería la segunda fuerza con 11 escaños, Geroa Bai obtendría 4 parlamentarios, Izquierda-Ezkerra 2 y el PP y UPyD obtendrían 1 cada uno.

Actualmente, el Legislativo foral está compuesto por 19 parlamentarios de UPN, nueve del PSN, siete de Bildu, seis de Aralar-NaBai, cuatro del PP, tres de Izquierda-Ezkerra y dos de Geroa Bai.

UN TREMENDO NUBARRÓN PODRÍA CAER SOBRE LA PLAZA DE PAMPLONA

Según esta encuesta, si el nuevo partido “Podemos” se coaligara con los abertzales eterras, podrían gobernar sobradamente en la Comunidad Navarra e incluso unirse al Pais Vásco. Independientemente de esta unión, no sería de extrañar que los gobiernos municipales y el Foral que cayeran en las manos a estos partidos, procederían a prohibir los festejos taurinos y, consecuentemente, los Sanfermines desaparecerían como los conocemos. Hasta serían capaces de celebrar encierros matinales sin que por la tarde se celebraran las corridas de toros. Tan alarmante situación por el increíble cambio político en Navarra, debería ser tenido en cuenta por los aficionados navarros, no solo los de Pamplona. También los de Tudela y los de todos los pueblos navarros en los que se celebran festejos taurinos. No olvidemos que Bildu ya ha prohibido las corridas de toros en la Semana Grande de San Sebastián y que “Podemos” lleva en su programa la prohibición de festejos taurinos.

¿Son conscientes los navarros de lo que esta prohibición supondría no solo para el porvenir de La Fiesta sino para la economía de las ciudades navarras en fiestas y muy particularmente en Pamplona por San Fermín?

El mundo taurino – profesionales y aficionados – no deberíamos seguir dando la espalda a los avatares políticos que están sacudiendo a España. Somos millones. Las visitas a los jefes del Gobierno y de la Oposición solo son gestos que no llevan a ninguna parte. Lo importante, lo determinante es cómo y a quien votemos cuando llegue la hora de hacerlo. No permitamos que estos partidos extremistas, nacionalistas y populistas acaben con nuestra Fiesta Nacional.