perera-monu--644x362 (1)

5ª de la Temporada Grande en La México. Perera, dos orejas del inevitable sobrero

La afluencia quedó a deber, poco más  de media entrada en el numerado de sobra y casi tres cuartos en el de sol, para totalizar un aproximado de doce mil espectadores. En lo personal, me esperaba mejor entrada considerando que el torero de Badajoz, Miguel Angel Perera, era ni más ni menos que el triunfador de la temporada europea y Octavio García el “Payo” salió por la puerta grande el día de la corrida inaugural. Los esfuerzos de Perera para contratar publicidad exterior fueron infructuosos para poblar el tendido. Una cuestión básica que parece que los apoderados, administradores, veedores o empresa, han dejado de ver la presencia del toro.

Me parece increíble que un torero con el sitio, fuerza, poder y clase de Perera se anuncie con una ganadería que los últimos años ha quedado a deber en presencia, clase, juego, emoción, etc. Si Usted fue el triunfador de la pasada temporada europea, qué necesidad tiene Usted señor Perera de aceptar un encierro que dejó mucho que desear, que su primer toro fue protestado, que   gallardía, pero hoy, hoy no merecía este encierro. Perera, torero valiente,  requiere de un toro que  emocione, que muestre peligro, que ponga al público en su sitio. Ayer no ocurrió nada de eso, salvo el quite y las tandas ajustadas que le dio al sobrero de regalo, que al final le merecerían las dos orejas, algo exageradas, su labor inclusive fue increpada por el púbico de sombra quien es más tolerante que el de sol.

Se lidió un encierro de Bernaldo de Quiroz, justo de presencia – cual parece su costumbre- engordado de última hora, cuyo juego quedó a deber, destacando, sin nada particular, el lidiado en primero, tercero y cuarto, el segundo su poca presencia nada dijo, el quinto fue complicado desarrollando sentido y el sexto se lastimó el pitón en el segundo tercio.

Por orden de alternativa, Miguel Angel Perera pisó el ruedo de la México con mucha expectación para el público conocedor, fue el triunfador de la pasada temporada europea, la afluencia del tendido lo ubicó en su sitio, a pesar de la publicidad y de su presencia en medios. Perera requiere de un triunfo sólido, con toros de verdad, no lo que lidió el día de ayer, un lote, incluido el sobrero, que no dice nada, que no emociona y que, a pesar de ello, el público benevolente de la Plaza, aún le corea y lo impulsa.

Como hemos expuesto, el segundo de la tarde saltó con nula presencia, un toro indigno para esta Plaza y sobre todo para la figura de Badajoz. El toro protestado de inicio, no dijo nada al tendido, inclusive se escuchó un oportuno grito que decía “y que pasaría si todo lo que estás haciendo se lo hicieras a un toro” , para colmo de males pinchó. Con el segundo de su lote, un poco mejor presentado, tampoco pudo fijar la atención del respetable, sus lances por chicuelinas o sus pases cambiados con la muleta, hoy poco emocionaron, considerando la nula presencia del burel. Se veía venir, era obligado, el toro de regalo (sobrero), en esta ocasión de otro hierro, de Vistahermosa. Como lo dijimos la semana anterior, el toro de regalo genera una emoción extra, provoca un sentimiento de emoción difícil de describir. Lo lanceó suavemente al a verónica, lo mejor fue su larga cordobesa con la que remató, muy templada. El quite tuvo mucha emoción, tafalleras cambiadas, con giro incluido, despertaron al público del letargo. Con la pañosa, fue metiendo al toro a la faena, lo fue embebiendo a su muleta, fiel a su costumbre esa forma de ir citando con la muleta cambiándola por detrás encelando al animal provocando la embestida, fue crucial para meter al público en la faena. Perera no hizo una faena ligada, pero el sobrero, parecía tener algo más de clase que los bureles que se lidiaron con antelación, poco fuelle, pero suficiente para estructurar una faena fiel a su estilo y corte. Estocada trasera y desprendida suficiente para doblar, una primera oreja, concedida, y una segunda concedida ante la presión popular.

El Payo , reaparecía después de haberlo visto en la corrida inaugural. Elegamentemente vestido, el Payo se pegó sendos arrimones que no le permitieron el triunfo Con el primero pudo dar buenas serias por ambos lados, sin lograr hilvanar. Las series fueron muy templadas y coreadas por el público. Con el primero salió al tercio, con su segundo se despidió con ovación, y con el segundo sobrero, lo intentó por ambos lados, quiso agradar, expuso de más, demostró lo toreado que está con mucho sitio y sin suerte.

Confirmó su alternativa el menor de los Armillita, Fermín Espinoza. Con el que abrió plaza su faena no pudo crecer como él hubiese esperado, bien con el capote y con la muleta, estuvo rebrincando de sitio en sitio, estuvo bien colocado pero no se quedó quieto  y eso se lo cobró el gordo burel que tuvo en turno.  Dejó muy grata impresión y el público agradecido le concedió una oreja, más por su trayectoria novilleril y bienvenida al mundo de los toros.  Con el último de la lidia ordinaria tuvo poca suerte, el público sabiendo que venían dos de regalo estaba emocionado, lástima que el toro se despitorró en un burladero y eso impidió que brindara la faena y que el público pusiera emoción, se tardó en despachar al animal y se fue en silencio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: