fs_47

Vivo una maravillosa experiencia, un volver a empezar impagable

Foto: Repartiendo ejemplares de la revista mensual “Toro” en la terraza del hotel Splendid de Dax (Francia)

Anoche vi la gala de los Goya y no apagué el televisor hasta que terminó aunque a punto estuve de hacerlo cuando intervino Pedro Almodóvar al protagonizar la única metedura de pata que sufrimos en el acto. Y mira que fue largo… Pero, acto seguido al exabrupto del cineasta, escuché muy atentamente lo que dijo Antonio Banderas tan emocionado como él. Acababan de darle muy merecidamente el Goya de Honor. Hubo una frase que, mira  por donde, me identificó totalmente con Antonio: “Si miro hacia atrás me veo muy viejo. Pero si echo la mirada hacia delante, me veo muy joven”… 

Como bien saben mis lectores y, sobre todo, mi familia y mis amigos más cercanos, acabo de vivir una experiencia que, una vez superada, me parece tan maravillosa como impagable. Aunque en principio no se trataba de algo realmente peligroso y, aún menos fatal, la verdad es que por ser la primera vez en mi vida que iba a ser sometido a una intervención quirúrgica que necesitaba ser anestesiado por completo, me fue imposible pensar en que quizá dormiría para siempre… No quiero pronunciar esa palabra terrible que todos tenemos en la mente en circunstancias de potencial peligro que algunos de mis pertinaces enemigos sí que la han escrito en sus comentarios en esta humilde página a propósito del cariñoso articulo que me dedicó mi gran colaborador y amigo, Ángel Conejo. No hace falta, además, aunque siempre que viajo en avión, reaparece seguida de un pensamiento reconfortante que, en mi caso, tiene tres respuestas inmediatas: “Bueno, y qué”, “ahí queda mi obra” y “que me quiten lo bailao”…

Pero esta vez y ya superado por completo el trance, las sensaciones están siendo tan numerosas como gratificantes. La infinidad de apoyos y de enhorabuenas han caído sobre mi persona como lluvia tan abundante como dorada. No sabía que tenía tantos amigos y admiradores a los que ni siquiera conozco personalmente. Porque la alegría manifestada por los que sí conozco perfectamente, era esperada por mi como no podía ser menos. Pero no la de tantos y tantos que la han compartido desde cuasi el anonimato.

Por eso me permito la licencia de mostrar mi más efusivo agradecimiento a todos. Incluso a los que tan torpe como maliciosamente han intentado matarme en vida. Gradísimos abrazos para todos.

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

3 Resultados

  1. Juan Maria dice:

    Me alegro muchísimo de saber su total recuperación, ahora a por esta temporada tan rarita que se nos presenta.

  2. Roque C. dice:

    Sr. del Moral , leo regularmente sus crónica y comentarios no coincidiendo en muchas ocasiones con su opinión . No obstante permítame decirle que no preste ni un segundo de atención a esos tipejos viles q sin dar la cara intentan salpicar sus bilis … Suyas son y sobre ellos vuelven a caer . Como dice ha hecho suyas las palabras de A.Banderas : “si echo la mirada hacia adelante me veo muy joven ” , pues ea , ahí queda eso y que ladren los desalmados . (Igual no se dan por aludidos por lo de la falta de alma …. ) . Lo dicho , siga al pie del cañón que somos muchos los que le seguimos . Un saludo .

  3. arturo sanchez dice:

    No merece usted menos, las personas de bien siempre nos estimaremos y apoyaremos mutuamente… Ahora lo importante es que cada dia se sienta usted mejor y que, poco a poco, pueda ir volviendo a la normalidad.
    Lamentablemente debo decir que no me han sorprendido en absoluto los comentarios tan inhumanos, crueles y perversos vertidos hacia usted deseándole prácticamente la muerte en esta web y denunciados muy acertádamente por Don Ángel Conejo, y decía que no me sorprendían porque ya había vivido esa inhumanidad y esa crueldad cuando Alfonso Navalón estaba ya muy enfermo. No se si pensar que la gente del toro es la más cruel e intolerante hacia quienes les critican porque es la segunda vez que observo deseos de muerte a un crítico, y nada tienen que ver Alfonso y José Antonio. En lo único que coinciden es en ser los mejores, pero en las formas Jose Antonio es más elegante y nunca ha hecho uso del ataque personal. Alfonso era mi amigo pero no me ha impedido nunca criticarle en vida que los ataques personales no me interesaban a mí ni a ninguno de sus lectores. Por eso no entiendo por qué a ambos les han deseado la muerte, porque tiene algo más de “lógica” que se la desearan a Alfonso que atacó personalmente a muchos.. Y puse lógica entre comillas porque ni por esas se debe desear la muerte a nadie. Alfonso atacó personalmente cierto es, pero jamás deseó la muerte a nadie, jamas! Y de José Antonio del Moral ni comentaremos esa cuestión. Es sencillamente escandaloso y triste que haya seres humanos que deseen la muerte al projimo por la sencilla razón de ser crítico en puntos de vista. Para acabar diré que cuando Alfonso estaba muy enfermo llegó a su casa una corona de flores anónima con una dedicatoria que decía así: ‘A todo cerdo le llega su san martín’. Los autores de tan macabro ‘regalo’ que jamás supimos fueron unos auténticos monstruos y ojala Dios les pida cuentas en su día por la maldad tan cruenta que demostraron.
    Buenas noches a todos y un abrazo, don Jose Antonio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: