th (61)

18ª y última de la Temporada Grande en La México. Voluntad y variedad de los alternantes en el cierre de la peor serie que se recuerden

Aproximadamente seis mil quinientas personas acudieron a la última corrida de la temporada 2014-2015 en la Plaza México.  Una temporada de claros oscuros donde en términos generales la afición no quedó satisfecha. Nadie podrá negar que se esperaba mucho más de esta temporada, había mucha tela de donde cortar para confeccionar carteles redondos, convocando a las figuras nacionales e hispanas; sin embargo, la peculiar forma que tiene esta empresa de administrar la Plaza provocó el desencanto y hasta el enfado de muchos de los aficionados que fueron alejándose del tendido al ver que el espectáculo que se ofrecía no era el adecuado para esta plaza. Muchos dicen que fue una temporada de grandes triunfos, en lo personal no lo creo así, los grandes triunfos son lo que el aficionado recuerda, las grandes faenas, los buenos toros, quedan en la memoria, ahora se cortaron muchas orejas pero ese parámetro no le dice nada al aficionado que sólo recordará lo hecho por Ponce, Castella o el indulto de Gibraltar por Sergio Flores.  Algo tendrá que hacer la empresa de la Plaza México para que el público que se alejó regrese, otra tarea pendiente será generar nueva afición, sin duda queda mucho por hacer pero lo que está claro es que de repetirse esta fórmula muchos de los taurinos de la capital encontrarán otro sitio para pasar sus domingos.

Antes del paseíllo se dejó ver una manta en la que un grupo de taurinos del tendido de sol protestaban por el manejo de la Plaza; la protesta se dejó sentir al final de la corrida con música de viento y recuerdos para el empresario.  Siempre habrá polémica en la forma en la que se confeccionaron los carteles, pero para muchos no existe una explicación lógica del por qué Joselito Adame, el Juli y Pablo Hermoso quedaron fuera de la temporada, ya ni se diga de José Tomás. Tampoco se explican las razones por las cuales Enrique Ponce o Miguel Angel Perera actuaron una sola tarde.  En  general los encierros anunciados no estuvieron cabalmente presentados y eso también enfadó al público; en fin, muchas cosas por hacer y esperamos que por el bien de la fiesta las cosas mejoren, no son tiempos para darse el lujo de dejar las cosas como están. Cualquier cambio que tenga por efecto mejorar la fiesta será bienvenido.

Presagiaba una paupérrima entrada, muchos de los taurinos de la capital se quedaron con las ganas de ver a Pablo Hermoso de Mendoza se quedaron en sus casas, la realidad es que los toreros anunciados no eran muy atractivos en el papel.  Sorpresas te da la vida, la corrida de hoy fue una tarde variada donde si no existieron triunfos fue por las fallas con el acero de los coletas anunciados.  Los tres toreros salieron con muchas ganas, con voluntad de agradar y salir a buscar un triunfo, todos brindaron espectáculo. Enfrente tuvieron toros de la dehesa de Monte Caldera, bien presentados, cuyo juego los puso prueba y les complicó su trasteo. Los toros no fueron fáciles, tuvieron algo de calidad el cuarto y el quinto, los demás no permitieron el lucimiento.

Regresó la rivalidad y la polémica entre los alternantes. Angelino y el Chihuahua protagonizaron dos tercios de banderillas peculiares. Angelino invitó al Chihuahua. Todo iba en orden hasta que hubo un gesto de Angelino que no le gustó a García al momento en que le entregó sus banderillas. Luego vino lo más torero de la tarde que fue el quite que Antonio García “Chihuhua” le hizo a cuerpo limpio a Angelino después de que éste puso un comprometedor par de banderillas, era obvio que a Angelino no le gustó que las palmas se las llevara su compañero, se despidieron entre palabras y parecía que ahí quedaba todo. García le devolvió la invitación a Angelino y después de cubrir el tercio se hicieron de palabras y hasta algunos empujones hubo al llegar al callejón. Mucha gente del tendido no había visto este tipo de polémicas que en ocasiones hacen falta al espectáculo.  La rivalidad es algo que no debe perderse, genera pasión en el público y provoca que los toreros tengan que esforzarse, prepararse mejor y salir a darlo todo.

Jose Luis Angelino recibió a sus dos toros de hinojos en los medios, quiso estar variado con el capote, y cubrió el segundo tercio.  Con la muleta, el toro se apagó se quedó parado y Angelino no tuvo más que despacharlo. El segundo de su lote tuvo una embestida clara en la muleta y se puede decir que hasta templada. El toro tardaba en embestir y ello provocó que Angelino acortara distancias y ello le dificultara el trasteo. Cuando estuvo en la distancia adecuada se escucharon los olés con fuerza. El trasteo se vino a menos pues optó por encimar al toro. Las fallas con el acero provocaron que el resultado quedara en silencio.

José Mauricio no tuvo muchas opciones con su lote, tuvo que recurrir al sobrero de regalo para buscar el triunfo que desafortunadamente hoy no llegó.  Mauricio estuvo variado con el capote, destacó un quite por fregolinas bien rematadas. El primero fue complicado en su embestida, con la cara arriba y dando enganchones fue difícil armar la faena, decidió abreviar.  Con el segundo de su lote tuvo similares complicaciones, en ocasiones el animal tenía clara una embestida por izquierda y ahí destacaron algunos de sus muletazos. Intentó matar recibiendo y se llevó tremenda voltereta. Pidió el de regalo, el toro parado lo obligó a pegarse un verdadero arrimón, buscando que el toro le embistiera. A base de insistir pudo hilvanar algunos buenos pases, la calidad quedó a un lado y llegó el valor.  Lástima que pinchó pues perdió lo que pudo haber sido una oreja.

El espectáculo estuvo a cargo del Chihuahua, un torero variado.  Con el primero, destacó con un quite por zapopinas, cubrió el segundo tercio de manera variada y emocionante dio su vuelta al ruedo. Su primer toro no le permitió hacer algo importante con la muleta, se le fue parando y el Chihuahua no estuvo cómodo por lo que tuvo que abreviar. Con el segundo de su lote destacó en banderillas, invitando a Angelino, con la muleta intentó hacer faena pero las condiciones del toro no lo permitieron.

Sin bombo y platillo terminó la temporada en la Plaza México, habrá que hacer un análisis detallado de lo ocurrido en este serial.

Ficha del Festejo:  Décimo Octava Corrida. Aproximadamente 6,500 aficionados. Jose Luis Angelino (marino y oro): silencio y silencio; Jose Mauricio (verde olivo y oro): saludos en el tercio, silencio y silencio en el sobrero; Antonio García “Chihuahua” (azul rey y oro): aviso y silencio y silencio. Se lidiaron 7 toros de Monte Caldera bien presentados de juego complicado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: