4853

Bitácora de América: Los que manejan el tinglado

En Lima no deben haberse enterado del desmentido de los empresarios mexicanos  sobre sus supuestas pretensiones de hacerse con la empresa de la plaza de la Real Maestranza de Sevilla.  Supongo que procederán inmediatamente a querellarse contra la edición peruana de El País. Vean lo que se ha publicado allí

Resulta que uno de los gustos de Alberto Bailleres, con sus 83 años de edad, y lejos de pensar en el retiro con sus 18 mil millones de dólares (según la revista Forbes), es que “los toros son su gran pasión”. Quien realiza este temerario enunciado, una premisa empírica que da risa lanzada sin haber antes sido bien analizada, es Sonia Corona según su artículo firmado en el mismísimo diario “El País” en su edición del jueves 26 de febrero 2015,  diario que ya se vende en los kioskos de Lima en alianza estratégica con el antitaurino diario peruano “La República” por un nuevo sol cada día, un poco más de un cuarto de euro.

Dice “El País”:

“El rey Midas ahora toca el petróleo; sorprende  con la creación de la primera petrolera privada del país, Petrobal. Bailleres, la segunda fortuna de México después de la de Slim, ejecutó un verdadero jaque mate: entra en un negocio altamente rentable en México de la mano de quien mejor conoce, pues ha fichado al ejecutivo más valioso de Pemex”.

Dedica el diario español a página entera el artículo proveniente de México – la parte interesada en pintar la mejor de las percepciones sobre el empresario Alberto Bailleres –  en momentos que la prensa taurina mexicana, que se sepa, sigue siendo benevolente con la forma de hacer sus negocios taurinos de este señorete, y ahora en el pico de su sinverguenzada Bailleres repite por segundo año consecutivo su estrategia de chantaje mexicano en España en la mismísima plaza Catedral del Toreo, la Maestranza de Sevilla, aprovechándose para ello del contrato suscrito con 4 figuras del toreo a quienes sorprende, contando para ello con el “insight” del matador sevillano Antonio Barrera, uno de los toreros que se recuerde con más lesiones en los ruedos, y que ahora dedica su deslealtad contra su propia Sevilla que lo vio nacer, siendo en la práctica el representante de su jefe Bailleres y el nexo con los propios “secuestrados” toreros españoles.   

Pero ¿quiénes se creen que son? En los toros, quien maneja todo esto es Juan Pablo Bailleres, uno de sus seis hijos hombres, un jovenazo – como dicen en México – a quien  se le ve muy bien trajeado antes de los paseíllos de las corridas estrella de la Feria de San Marcos en la Monumental de Aguascalientes, yendo del patio de cuadrillas por el burladero hacia el palco de ganaderos cuando lidia Begoña o Mimiahuapan. Su papá Alberto sí guarda perfil bajo quedándose en el palco.  

Acaso no saben estos pseudo personajes del mundo empresarial que las más prestigiosas universidades del mundo entero buscan en sus graduandos la excelencia y la ética profesional en el comportamiento empresarial con sólidos valores y principios. O es que lo que quiere este señor Bailleres, aprendiz del norteamericano y falto de ética Donald Trump, es imponer la informalidad en los negocios, lo que en el Perú muy bien conocemos como “la mentalidad chicha”, sobretodo en el corrupto funcionario estatal, es decir, yo mando aquí, yo conozco gente, no te metas conmigo, y qué me va a pasar.  Espectáculos Taurinos de México, uno de los bebes de los Bailleres, al igual que sus minas de oro y plata, el Palacio de Hierro, GMP, Valmex, o el Instituto Tecnológico Autónomo de México ITAM, y ahora el FIT, ayercito nomás – el domingo último – se pintó una raya más en su indignidad para los negocios taurinos, con los escándalos en el ganado que contrató en la Nuevo Progreso de Guadalajara y en la Monumental de Yucatán.

Pedro Abad Schuster

Pedro Abad Schuster

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

1 Resultado

  1. Gabriel dice:

    Está muy bien que se tome partido en el tema Sevilla… cada quien verá; pero pretender, a punta de mala prensa para con una de las partes involucradas, hacernos creer que la empresa de Sevilla y los maestrantes, sobre todo estos últimos, son unas víctimas más, es pensar que quienes por acá pasamos a leer somos poco más que ingenuos. El fondo del asunto es que los dueños de la plaza quieren seguir ganando lo mismo de todos los años como si España andara muy boyante. Empecemos por ahí, después, ataquen a los “sudacas” que tal como los describen en esta nota, por nada y son miembros de un cartel de la droga, para no hablar de como han tratado a las máximas figuras del toreo de hoy: como si fueran toreritos de quinta. Así no es señores, así no es.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: