th (84)

Desde Venezuela: La temporada merideña de 2015

Un carnaval de contradicciones

Una Autoridad sin brújula para sus decisiones

Una empresa que le falta respeto  al soberano y a la crónica

La materia prima, un rosario  de ejemplares de anovillada presencia, con signos de afeitado

Una afición burlada, por quienes tienen que cuidar sus intereses

 

Pensaba que esta Temporada Taurina de la Feria Internacional del Sol, sería una edición de más solera, donde la materia prima estuviese acorde con los toreros que actuarían en el ciclo ferial, pero los deseos no se concretaron, porque quedaron muchos detalles por precisar  y que tendrán que reflexionar quienes tienen que ver con el espectáculo taurino .

Acudí al ferial, como Cronista e Historiador, ya que creía que mi transitar por la fiesta brava, que por espacio de 45 años he desempeñado en todas las etapas del periodismo taurino, me sería reconocido y respetado, pero cual sería mi sorpresa,  cuando la Comisión Taurina (en la persona de su actual Presidente) le abordara para solicitar mi pase, se desentendió con alegatos sin fundamento y luego al abordar al Empresario Ricardo Ramírez, me contestó en forma tajante y sin consideración, que ya no podía hacer nada, pues ya se habían entregado las Credenciales y el callejón de la plaza,( había sido espulgado y tenía mucho control para ingresar al mismo) en vista de ello me retire, para no caer en ninguna discusión.

 Cual sería mi sorpresa cuando ingrese al tendido de Sol, para presenciar la corrida, ya que (iba  a trasmitirla para San Cristóbal, con el colega Carlos Rico, por radio) y observara que el callejón estaba abarrotado de personajes que nada tienen que ver con la fiesta brava.

Terminada la corrida nos retiramos y no volvimos a la Plaza, a ninguna de las restantes corridas, para no avalar las arbitrariedades de la Autoridad Taurina y del Empresario.

En síntesis, he observado en esta oportunidad que Comisión Taurina-Empresa, se pelotean las decisiones que toman a la carrera y que perjudican a quienes tenemos que mantener, velar  por el espectáculo taurino en los medios de comunicación, que ya va teniendo muy pocos espacios para poder relatar sus incidencias y defender esta tradición centenaria, que va decayendo paulatinamente con estas arbitrariedades, que recaen en quienes estamos identificados como Cronistas de dilatada trayectoria.

Una Comisión Taurina, es la encargada como Autoridad, de reglamentar y defender los intereses de la Fiesta Brava, de igual forma de llevar un control estricto de quienes tienen que ver con la actividad de Cronistas, Comentaristas, Fotógrafos y de cuidar que se cumpla con un Reglamento donde tienen derechos y obligaciones para defender los intereses de quienes se retratan en taquilla y mantienen el espectáculo, de igual forma de aceptar encierros con edad, peso y trapío, para que el espectáculo no decaiga y no ejemplares anovillados y engordados que le dan a las corridas visos de seriedad sin fijar posiciones serias al respecto y que los integrantes de estas Comisiones no sean elementos de corbata para figurar.  Por lo visto estas condiciones ni les importa, ni les interesa, pues los que dirigen e imponen orden, se desentienden y se hacen los locos, por los intereses creados (pues militan en una sociedad de cómplices, donde no se toman los correctivos) e incurren en errores garrafales, como los Indultos, con las vacilaciones de sus integrantes, que son un triste capitulo, para salir del paso y que equivocan al gran público que asiste a los graderíos y que en nada benefician a los ganaderos, cuando no merecen este premio (desmeritando e irrespetando la categoría de la plaza, y el prestigio al toro, al torero y a los aficionados) y este, puede ser ya el comienzo a una decadencia en cuanto a la seriedad que hay que imprimirle a una temporada taurina como la merideña, para no calificarle como un carnaval, ya que esta plaza se merece correctivos urgentes, que tendrán que abordar los Munícipes y el Alcalde, para que no caigan en el foso, que ya se proyecta indefinidamente y que tendrán que darle un parado y una purga a sus integrantes, donde tienen que estar personas con conocimientos taurinos a plenitud y no simples aficionados que sirven para complacer peticiones como si fuese una emisora comercial.

Por: Eutiquio Hevia P. (Miembro Cronista de la Academia de la Historia  del Estado Táchira).

1 Resultado

  1. Federica dice:

    Todo lo que caiga en manos del individuo ese de Ramírez, es tragedia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: