th

Sobre el respeto que merecen o no merecen los toreros

No basta ser un gran torero ni siquiera haber sido gravemente herido para hacerse respetar. La respetabilidad abarca también a los comportamientos fuera de los ruedos y  a cuanto enlaza las actuaciones profesionales con la obligación moral y ética que viene añadida a lo que venimos conociendo como buena educación. Ejemplos más distinguidos de todo esto, los modélicamente indiscutibles e históricos Espartaco y Enrique Ponce.

Las manifestaciones que el gran periodista Carlos Herrera expresó muy en caliente a través de twitter en las que subyacía un ataque despreciativo a los toreros que llevan ya dos años seguidos vetando a la Plaza de la Real Maestranza de Sevilla,  tuvieron prontas respuestas en su mayoría negativas en las redes sociales y una digamos más formal por parte de Julián López El Juli, francamente enojado con lo dicho por Herrera, que calificaba de “brutal”.

Pero Carlos Herrera, como tantos miles de aficionados continúan enojados con los que no quieren torear en La Maestranza aduciendo haber sido mal tratados por los empresarios. Quizá llevaron parte de razón el año pasado aunque de ninguna manera por como plantearon el tema mediante una carta con innegables tintes chantajistas a la Real Institución propietaria de la plaza de toros. Pero no llevan ninguna este año porque los empresarios no solo les dieron satisfacción a su demanda de disculpas públicas, sino que les han dado todo lo que pidieron y en vez de comunicar que seguían negándose a torear en Sevilla en la primera reunión, les engañaron haciéndoles esperar más de un mes, parando en seco la confección de los carteles para, al final, decir que NO. Y esto también es una brutal falta de respeto, no solo a los empresarios, sino también y sobre todo al público de Sevilla y de todo el mundo que suele asistir a las corridas de la Feria de Abril. Al daño moral que han hecho hay que añadir el económico, tanto a la Real Maestranza como a todos los negocios de hostelería, transportes y demás servicios que van aparejados a las corridas feriales. ¿O no?.  Luego, Carlos Herrera llevaba al menos parte de razón en su apasionada misiva.

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

9 Resultados

  1. Ecuanime dice:

    Toda la razón en el fondo, mejor guardar las formas para que las hojas no impidan ver el bosque. Dicho esto, para empezar las figuras deben empezar por respetar a quienes los hemos hecho millonarios, los que pasamos por taquilla. Ni con la sangre, ni con las cornadas ni con el indudable esfuerzo y valía, la finca te la compras cuando 20.000 personas compran las respectivas y carísimas entradas para verte. Pero como conclusión, si Herrera hubiese sido más fino en cuanto las formas no hubiese dado excusas a las figuras para replicarle. Cuando toda la razón le asistía

  2. Miguel Arias dice:

    Carlos Herrera tiene todo el derecho a expresar su opinión. Solamente se le pide que lo haga con respeto. Podría haber expresado su desacuerdo con los toreros, de otra manera. El problema que subyace, es que Carlos Herrera, que tiene amistad con la empresa, y con la alta sociedad sevillana, arremetió contra los toreros, para defender a empresa, Maestrantes y poderes fácticos.

  3. Juan Maria dice:

    Yo me pregunto una cosa, ¿por que , no hubo la misma reacción de toreros o prensa cuando Federico Arnas llama traidores a varios toreros por torear en Quito (sin matar los toros)? Por cierto, recuerdo que en este caso de Quito, entre estos toreros estaba Ponce al que el mismo periodista ya tildo de traidor por torear en Algemesi hace algunos años.

  4. Joselito dice:

    Yo no soy precisamente el defensor de las figuras pero llamar niñato a un tío que se pone delante de un toro es mear fuera del tiesto. Con razón o sin ella, Herrera metió la pata pero pidió disculpas y ya está.

  5. Fabio dice:

    Evidentemente Carlos Herrera escribiò de panza, en caliente, institivamente pero, si nos detenemos a analizar el asunto en profundidad, quedan el tentativo de chantaje de hace un año y el comportamiento de este año, pidiendo excusas pùblicas (recibidas), tomando tiempo infinito para al final decir que no aunque la empresa, parece se lo habia dado todo…Desde luego respecto por los que se juegan la vida, pero respecto para la aficiòn de Sevilla, para la ciudad hispalense, para la Plaza de la Real Maestranza…Antepuesto que individualmente se puede no encontrar acuerdo con la empresa (y no es este el caso), los cuatro no son niños pero su postura no fue de toreros ni de hombres y sus explicaciònes escasas en algun caso, peores o no pervenidas en otros…En cuanto a Carlos Herrera tiene el derecho de tener las amistades que le da la gana, se puede discutir las formas (y creo se disculpò ya) pero no la sustancia…

  6. Edurne Comezón dice:

    Herrera es un señorito con veleidades aristocráticas al que le gusta figurar en los callejones del sur con su puro y sus copichuelas medio escondidas en los burladeros para no pasar por intemperante, pero le gusta el taurineo y alternar, mucho. Un día en una boda un torero recién reaparecido le hizo un quite de frente por detrás a la esposa del ínclito, ahora divorciados, o separados, y al peridista no le gustó nada que le tocaran los costados, se encabritó y no sé si llegó la sangre al río. Rodearse de toreros tiene esos inconvenientes, que un día te levantan a la parienta y tú a verlas venir, porque ante un torero cabezón con una hembra entre ceja y ceja no hay dios que se interponga. Ahora que llega la primavera como un tallo verde enroscándose en las cinturitas de las mozas a Herrera le vuelve a apetecer figurar entre barreras, figurar en La Maestranza como un noble plebeyo y derechón, pero en los carteles falta lumbre y no le satisface tanto torero de arrabal, arremete contra los que faltan que le han deslustrado el deseo de aparentar, cagüen diez que no es igual prender el cohiba con un cartelazo de reventón que con Oliva Soto y Nazaré, o sea, qué le vamos a hacer.

  7. Ecuanime dice:

    Se comenta que Herrera va a cobrar 6 millones de euros anuales en Cope. Bastante más que las figuras actuales. No necesita hacerse pasar por aristócrata o señorito

  8. Miguel Arias dice:

    Pero Herrera, ¿Cuándo lleva razón? ¿Ahora que llama a Manzanares, TORERO, o hace unos meses, cuando en la feria de Albacete llamó a Manzanares, SEÑORITO?

  1. 16/04/2015

    […] calificaba de “brutal”…” Sobre el respeto que merecen o no merecen los toreros   J.A. del Moral No basta ser un gran torero ni siquiera haber sido gravemente herido para hacerse respetar. La […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: