manzana_oreja_sev (3)

4ª de feria en Sevilla. Importante Manzanares con mal ganado, dos orejas y el crédito al alza

Sevilla. Plaza de la Real Maestranza. Sábado 18 de abril de 2015. Tarde radiante y agradable de temperatura con algo de viento. Lleno de no hay billetes. Seis toros de Victoriano del Río, bien presentados aunque desigualmente presentados y de mal juego en distintos grados de manejabilidad. Noble sin humillar y enseguida a menos el primero. Soso y a menos hasta pararse el segundo. Manejable en marrajo y de muy desigual comportamiento el tercero. Apenas manejable sin recorrido y muy a menos el cuarto. Otro marrajo con pocas cosas buenas dentro el quinto. Manejable el sexto.

Enrique Ponce (carmelita y oro): Buena estocada, silencio. Estocada casi entera, silencio.

José María Manzanares (negro y azabache): Estocadón, oreja. Gran estocada, orejay petición de otra.

Manzanares se impone a dos mansos en la Feria de Abril

Sevilla se ha visto desbordada estos días previos a la feria taurina – la que llamamos de los farolillos llegará el próximo lunes a las 12 de la noche – con tal cantidad de homenajes, premios, presentaciones de nuevos locales, de libros, de exposiciones y de tertulias varias, que no hay manera de ir a todas. Asistí a bastantes, la verdad. Pero antier caí casualmente en una tertulia celebrada en la terraza de un hotel y me encontré acompañado de muchos amigos franceses. Y es que hablaban tres oradores, dos galos y un español, sobre el “futuro de la fiesta”.  Me fui como gato escaldado antes de que los tres ponentes terminaran de exponer sus cuitas, en parte por pendiente de una cita para almorzar pero, sobre todo, por lo que escuché al ponente español cuando dijo que actualmente solamente había dos críticos fiables e y independientes. No digo sus nombres porque, si los dijera, ensuciaría estas líneas. Pero sí he de quejarme de que el que dicen es profesor universitario y desde hace bastantes años inevitable por su abundantísimo  e imparable pulular cual fabricante de innumerables conferencias y cursillos sobre la tauromaquia como si fueran churros, por haberse dejado en el tintero de su garganta los nombres de los infinitamente más competentes e independientes que la pareja en bicicleta que el subsodicho admira tanto. El atrevido sujeto se debió quedar tan pancho y el auditorio sin saber qué preguntar. Dios le conserve la vista y el intelecto. Por cierto que, tanto el maestrillo como sus dos críticos favoritos – Dios los cría y ellos se juntan -, son conocidos por su odio visceral y enfermizo a Enrique Ponce y a Manzanares que, mira por donde, fueron precisamente quienes encabezaron el cartel de ayer. Uno sin suerte alguna y otro casi otro tanto aunque a sus dos toros logró sacarles lo poco que llevaban dentro en una importante actuación de conjunto.

Enrique Ponce actuó en segundo lugar con un toro de de 585 kilos. Excesivo peso. Castaño de pelo. Muy serio. Distraído de salida y sueltón. También se fue de las tres fáciles y templadas verónicas que le pegó el maestro. En su huir, se picó por su cuenta en el primer encuentro con el caballo. Se agarró bien Palomares y el toro salió sin fuerza alguna en los remos quedando casi parado. Empujó en el segundo encuentro aliviado y sonaron los estribos. Prontamente banderilleado sin posible lucimiento por la ostensible bandura del animal y tras la obligada devolución de tratos al toricantano Lama,  el toro pareció irse algo arriba. Ponce empezó pegándole cuatro con la derecha por bajo y varios intentos sobre la misma mano de irregular traza por lo desigual que le fue el toro. Unas veces obedeció y otras no echando la cara arriba. Atacando con la voz, una buena y ligada tanda con el de pecho. Naturales de uno en uno de menor a mayor recorrido y con el toro ya rajado por lo que decidió matarlo tras recetar dos ayudados por bajo. Lo consiguió de una contundente estocada.

Con más razonable peso sobre los lomos, 496 kilos, salió el cuarto a la arena. Tardó un poco en acudir donde fue llamado. Pero se quedó muy corto y por debajo del capote de Ponce. Cumplió en el primer puyazo manseando al sentir el hierro. Y sin quitar Ponce, le aliviaron el segundo. El maestro lo probó para estudiar su embestida con el capote antes pasar a banderillas. Buen par de Emilio Fernández y otro de Jocho. Mimos científicos de Ponce con la derecha hasta colocarse para torear. Poquito a poco. Con administrada suavidad y apurado temple en redondos apenas sin ligar porque el toro se fue parando por momentos. Y con la izquierda de uno en uno sin mayores mejorías. Mató de estocada casi entera de la que tardó el toro en doblar.  Fue con el peor lote de la corrida.

El tercer toro, burraco de pelo y bien armado, metió la cara en el capote de Manzanares que enjaretó soberbios lances a la verónica rematados con media. Y otro animal con poca fuerza. Perdió las manos en el primer puyazo de Chocolate. Manzanares tuvo que cuidar al animal en vez de quitar. Levedad en el segundo puyazo. Bien. Siguió renqueante en banderillas. Incierto también. Pareció empeorar de condición. Un buen par de Luís Blázquez. Tanteos a derechas. Un punto gazapón, tardo, corto y blandón el animal, Manzanares trazó desiguales apuntes en redondo sin que el toro rompiera en dos viajes seguidos.  Molestó el viento cuando tomó la izquierda y por eso sufrió una seria colada. Cuando regresó a la derecha y, aunque el toro ya estaba acobardado, tres redondos y trincherazo de categoría. Repetición con menor acople e insistentes cites con la voz para pegar otros tres mas otro de trinchera con sabor. Manzanares no se aburrió e insistió logrando en tablas lo mejor, lo más enjundioso y ligado de la faena. Muy por encima de este marrajo anduvo José María. Al hilo de las tablas por las que barbeó el animal sin pararse hasta conseguir sacarlo Manzanares de su querencia, recetó un estocadón de campeonato. Ganó una merecida oreja.

Gran estocada de José María Manzanares al tercer toro de Victoriano...

El quinto bandeó mucho de salida. Echó las manos por delante y se quedó corto en el capote de Manzanares. Cumplió en varas. Pero continuó tan deslucido como salió salvo en el tercio de banderillas, alegrado gracias a Curro Javier y Luis Blázquez que hizo un quite prodigioso. Los dos saludaron una gran ovación. Lo mucho que tardeó el toro y su corriente embestir no impidió que Manzanares toreara por redondos con su reconocido y mecido empaque. Al intentar los naturales el toro amagó con rajarse y al salir del  más largo fue lo que pasó. Cambió de mano, sacó al toro de su querencia a tablas y a duras penas le arrancó varios con paciencia y mucha exposición. Un desarme lo cantó. Pero insistió pegado a las tablas y citando muy de cerca en un arrimón de verdad que enardeció a los tendidos más cercanos. Como antes, tuvo que entrar a matar al hilo de las tablas tras esperar a que el toro dejara de gazapear, pegando otra estocada ejemplar por los impedimentos que el animal presentó para ejecutar tan bien la suerte suprema. Este Jose Mari Manzanares hijo, certificó ayer que no está como dicen sus detractores y que con la espada es el mejor que, yo al menos, he visto en mi vida. La oreja fue pedida y paseada con clamor.

Por tomar la alternativa, Lama de Góngora actuó en primer lugar. Fue con un toro negro, veleto y alto de agujas. Suelto del capote de Lama aunque enseguida con el torero en viajes cortos y echando la cara arriba. No pudo lucirse. Trasero fue picado en el primer encuentro, doliéndose al castigo. Solo una media para colocar al toro para el simulado castigo. Quite de Ponce por dos verónicas y media jaleadas. Réplica de Lama por chicuelinas. Buenos pares de Curro Robles y Antonio Ronquillo. Y el toro, arriba. Largo parlamento de Ponce en la ceremonia del doctorado, interrumpido por arrancarse el toro al grupo. Lama brindó a su madre que estaba en un tendido de sombra. No humillo y, aunque, noble fue amenos en recorrido y en raza. Aunque algo tarde, se acopló con la derecha en derechazos normales aunque jaleados por la gente. Mejoraron los de la segunda y la tercera tandas. Al natural, se quitó en el primero y, en los siguientes, el animal ya se había agotado. Lo mismo al repetir con la derecha. Bonitos adornos, firmas y desdenes. Pinchó repetidamente y fue ovacionado con cariño.

La tarde la cerró Lama de Góngora con un sexto burraco que salió suelto de su capote de salida y, acto seguido, le dejó estirarse por verónicas. Luego, como sus hermanos, empezó a blandear. El tercio de varas se cubrió con bien gracias al picador José María Ruíz. Y el de banderillas por lo bien y valiente que pareó Cándido Ruíz. Lama brindó la faena a sus dos ilustres compañeros y la inició en los medios citando de lejos con la mano derecha. Tuvo que acercarse para que el toro le fuera – también tardeó mucho – y pegó dos tandas muy celebradas aunque le salieron un tanto aceleradas. El toro, después, dio para poco más pese a que Lama lo intentó con la izquierda sin poder templarse. Y pinchó.

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

9 Resultados

  1. Carlos del Toro dice:

    Si Manzanares (hijo), hace en todas las plazas de primera lo que ha hecho hoy en Sevilla, acaba con el cuadro, con los que vienen , con los que se van, y con las figuras del momento. Ah, y mejora a su ya inmejorable Manzanares (padre). Jamás vi a su elegante y personalísimo padre, enrabietarse con dos marrajos y torearlos y matarlos como los ha matado hoy su hijo. Además de elegancia, empaque y personalidad ha demostrado hoy que puede con lo que le echen. SI SEÑOR. Enhorabuena Sr. Manzanares. Enaltece Vd. la Fiesta y la memoria de su estirpe.
    Ah, y Sr. del Moral, hoy por hoy, es Vd. el crítico que mejor escribe y habla en medios de comunicación. Con sus fobias y sus filias, que son lógicas por la gran aficionado que es Vd., es al único que se le puede escuchar y oir. Por favor, mantenga esta página para disfrute y buena información de todos los aficionados cabales. VIVA LA FIESTA y los toreros como Manzanares ¡¡¡¡

  2. ansilga dice:

    Bastante correcta la crónica que nos hace Vd de lo sucedido en la Maestranza ayer pero faltan datos que en, mi opinión, son importantes. En primer lugar que la corridita no debió pasar el reconocimiento por falta de trapío. En Madrid no hubiese pasado ni uno sólo de los seis. En Bilbao y Pamplona tampoco. Nos hartamos de decir, sobre todo los sevillanos que Sevilla es la primera del mundo y esto es una total mentira. Con el cuento del “toro” de Sevilla nos dan gato por liebre con más frecuencia de la deseada. No se trata de más volumen y más peso, 585 kg pesó el primero del maestro Ponce pero no era un verdadero toro. Le sobraban kilos, le faltaba cuajo,cara, casta y fortaleza. La señora presidenta tuvo dos ocasiones para rechazarlo : en el reconocimiento por falta de pitones y después en la plaza tras la salida del encuentro con el picador, momento en que dejó el bien claro que estaba inválido. No quiso devolverlo a pesar de las protestas y probablemente acertó, no porque el toro mereciera seguir en el ruedo, sino porque lo que hubiese salido a sustituirle habría sido peor. El maestro Ponce lo toreó con verdad y lo mató de una buena estocada pero claro, torear con verdad a un toro de mentira no produce ninguna emoción.
    También falta comentar que se ha puesto de moda tomar la alternativa con novillotes porque tanto Lama de Góngora como Borja Jiménez el Domingo de Resurrección, lo han hecho así, sobre todo el de la alternativa de Borja fue un “ratón” impresentable para una plaza de primera como quiere ser nuestra Sevilla ya veremos lo que le traen a Garrido. Me temo que empeorando, si se puede empeorar más, algún ” gato ” de Juan Pedro.
    De Manzanares hace Vd una crítica bastante aceptable y termina diciendo que la oreja, la del segundo toro, fue pedida y paseada con clamor. Sus fervorosos partidarios no pidieron la oreja sino las orejas. Menos mal que la presidenta no cayó en el delirio y por una vez estuvo acertada no concediéndola. Hubiese sido una salida por la Puerta del Príncipe que hubiese devaluado las dos anteriores, así que a pesar del disgusto de sus idólatras, Manzanares debe estarle agradecido a Anabel Moreno.

  3. J.A. del Moral J.A. del Moral dice:

    No sé qué edad tiene usted. Yo tengo 72 años y, con esta, llevo vistas completas 50 ferias de Sevilla y algunas corridas más de otras en anteriores temporadas. Si lo de ayer fue una gatada según usted, puedo imaginar lo que tendría que decir usted de lo que entonces en Sevilla vimos salir por los chiqueros salvo las excepciones que casi siempre destacaban en cuanto al tamaño y al trapío de los toros de Miura, Pablo Romero, Gaardiola, Isaias y Tulio Vázquez… Cuando llegó la moda del toro grande, se igualaron casi todas. Los toros que se lidian en Madrid, Pamplona, Bilbao y quizá también en Zaragoza son mayores desde luego. Pero con esos tamaños y trapíos no hay tantos como para que en otras plazas salgan iguales o parecidos. Lo del toro de Sevilla es verdad. Nunca en La Maestranza se lidiaron reses como las que usted querría ver. Y de acuerdo en lo de la segunda oreja. Las faenas de Manzanares fueron muy importantes pero ninguno de sus dos toros fueron los que permiten grandes faenas artísticas. Esperemos que le salga alguno en las dos corridas que le quedan.

    Aprovecho esta contestación para celebrar que la afición de La Maestranza no haga caso de lo que dicen los críticos anti Manzanares que siguen con su campaña. Hoy da vergüenza leerlos de nuevo…

  4. Miguel Arias dice:

    Estoy con JA. Hay gente que repite como papagallos, que en Sevilla no sale un toro con trapío. No es verdad. En esta última época, salen toros más cornalones y más grandes que nunca. Solo hay que ir a los videos de décadas pasadas.
    Ayer la corrida, más que baja de trapío, lo que fue es muy fea. Excepto el lote de Lama de Góngora, la corrida fue horrorosa de hechuras y fuera de tipo, del toro que le embiste a Victoriano. Nunca entenderé, como el equipo de Ponce, descuida tanto el campo. Han tenido suerte de que Ponce es un torero que puede con todo.
    En cuanto a Manzanares. Lo que siempre digo. Lo tiene todo para ser un torero de época. Pero todo es todo. Por ello, se le exige, que puede torear mejor. ¿Como? Pues más ajustado. Tu puedes templar, llevar a los toros….pero el ajuste, es la clave. No es los mismo pasarse el toro por los muslos, que a 1 metro. Y luego tambien, puede torear más despacio. Como lo ha hecho en otras ocasiones (en 2011 y parte del 2012). Y ambas cosas lo conseguirá con el tiempo. Estoy seguro. Y entonces sí, Manzanares acabará con el cuadro. Y todo esto, no lo digo por ayer.
    Por cierto, que la reacción del público de la Maestranza, fue muy exagerada, que casi lo sacan por la puerta del príncipe. Si fuese otro torero, usted señor JA, estaría echando muelas por el “manzanarismo” y tal, y que si el público ha perdido el norte….etc,etc. Y eso es asi.

  5. J.A. del Moral J.A. del Moral dice:

    Yo ya he dicho que lo del quinto no fue de dos orejas. Y punto. Respecto a lo lejos que se los pasó… hizo lo debido como también lo hace Ponce con toros de la misma o parecida condición. Flojos y manseando. Si se les pegan cuatro ajustados y metiéndolos para detrás, en el quinto se acabó lo que se daba.

  6. portón 2 dice:

    Estoy bastante de acuerdo en que el ganado de ayer era feote y justo para Sevilla, sin ser escandaloso. En lo que que no hay un pero es en la crónica, al menos para mí. Se ajusta a lo que yo he visto por televisión como casi siempre me ocurre con Del Moral. En mi opinión es el más fiable de leer si quiero saber que ha ocurrido en un festejo. Por otro lado el que sus gustos personales afloren lo entiendo normal y no considero le influyen en sus crónicas, si ha habido que decir que Manzanares se equivocaba lo ha dicho sin remoloneos. Un saludo

  7. Ecuanime dice:

    No creo que esa fuese la corrida elegida, la desigualdad de ayer apunta a criba por parte de los veterinarios. Yo creo que Manzanares es inteligente y más humilde de lo que suele ser una figura. Se nota que está mejorando los puntos débiles que, por lo menos en mi caso, no se apuntan para fastidiar sino que al superarlos se coloque en el lugar que por condiciones ha de estar. Por un lado, esa raza que mostró ayer cuando las circunstancias son adversas; la otra, muy evidente y cantada, el poco ajuste en algunas de sus faenas. Seguro que también esta temporada veremos un avance en ese aspecto. Junto a estos dos aspectos, si continúa con su regularidad con la espada y tiene suerte con cornadas y lesiones, está en disposición de colocarse en figura máxima por encima de todos

  8. ansilga dice:

    Yo debo tener problemas para comunicarme por escrito o quienes me leen me interpretan mal porque dice Vd señor del Moral :”Nunca se han lidiado en La Maestranza toros como el que usted querría ver “. No sé por qué deduce de mi escrito anterior que yo quiero ver toros grandones, gordos y fuera de tipo. En él digo textualmente : “No se trata de kilos ni de volumen, 585 kilos pesó el segundo, primero del maestro Ponce pero no era un verdadero toro. Le sobraban kilos y le faltaba cara, casta, fortaleza…”. Los toros que yo quiero ver no tienen que pesar más allá de 490 a 520 kilos,( salvo Miura cuya caja admite hasta 600 kg ), según encastes y este año sin ir más lejos han salido al menos dos toros como los que quiero ver, con casta y con fuerza suficiente como para que la suerte de varas no sea un simulacro y lleguen a la muleta sin estar entregados, pidiendo al torero el carnet. Con 505 Kilos envió Ricardo Gallardo a ” Largapuya “, un toro que reunía esas características y que puso a prueba a Javier Jiménez quien demostró que es valiente pero que está crudito y le superó. Lógico porque este chaval tomó la alternativa el año pasado y creo que sólo ha toreado seis corridas en plazas de tercera. Esa misma tarde saltó al ruedo otro toro de los que yo quiero ver, se llamaba ” Turulato “, de 546 kilos, le tocó a Nazaré quien le hizo una buena faena y le cortó una oreja pero el toro era noble y embestía como para haberle sacado más partido. Vamos que estuvo por encima del torero.
    Yo tengo 71 años y estoy viendo toros desde 1963, no he visto tantas corridas como Vd. señor del Moral ni en tantas plazas. He concurrido a la Maestranza, calculo que unas cuatrocientas corridas y otras tantas novilladas, a Valencia he ido una treintena de veces, a las Ventas entre 15 y 20 veces y que yo recuerde ahora, he estado en Gijón,en El Puerto de Santa María, en Huelva, en Córdoba y en Málaga así como en pueblos de Sevilla y las provincias limítrofes. A través de TV he visto casi todo lo que se ha televisado en directo por TVE, Canal Sur y Canal+ pero la cuestión no es, creo yo, haber visto muchas corridas porque en la mayoría de ellas no se disfruta ni se aprende nada ya que sale el mismo torito y los mismos toreritos, con lo cual se prevé lo que va a ocurrir y hasta tal punto resultan aburridas que apago la tele y me doy un paseo por no soportar las repetidas tonterías que, salvo raras excepciones, dicen los comentaristas.
    Al señor Arias le quiero decir que si trapío para él quiere decir grande, tiene razón, ahora salen en Sevilla más grandes, sobre todo más gordos y destartalados pero más cornalones no, y con menos casta y menos fuerza que nunca también. Y en fin que me divierto más viendo diez corridas de distintos encastes que viendo cien del encaste Domecq.
    Ah!, se me olvidaba. Señor Arias, como debe Vd saber lo de Victoriano del Río y lo de Garcigrande lo maneja El Juli a su antojo y por consiguiente es lógico que mandase a Sevilla, con la que está cayendo, lo más feo y de peor nota que había en la ganadería y por consiguiente el equipo de Ponce poco podrían elegir.

  9. pablo dice:

    Gran tarde de Manzanares con un lote complicado en figura del toreo. Las orejas son lo de menos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: