EL PAYO

3ª de Feria de San Marcos en Aguascalientes (México). Firmeza de El Payo, Diego Sánchez ovacionado en su alternativa, y Morante lo borda con el capote

En tarde calurosa y en la que la gente se quedó con ganas de “romper” dentro de la tercera corrida de la 187ª edición de la Feria Nacional de San Marcos, quien se llevó el triunfo fue el diestro queretano Octavio García “El Payo” al cortar la única oreja del festejo, en tanto que su alternante el joven de 16 años de edad, Diego Sánchez, se hizo matador de toros mostrando una importante solvencia y serenidad para poder andar ya en este nivel superior de la torería. De esta manera, ante menos de media entrada en el coso Monumental en tarde calurosa, se lidiaron seis ejemplares de la dehesa de Los Encinos, de buena presencia pero que en su juego dejaron mucho que desear. El encierro no fue nada fácil para sus lidiadores.

En el toro que abrió plaza, el de la alternativa del joven espada local DIEGO SÁNCHEZ, llamado “Platillero”, marcado con el número 94 y con 503 kilos, que le iba paso a paso, soseando y a veces quedándose a medio viaje, tras recibirlo con una larga cambiada de rodillas cerrado en tablas y veroniquearlo con empeño, su faena de muleta, tras brindarle al sevillano Antonio Barrera, apoderado de Morante, ha sido plena de talento y paciencia para saber instrumentarle varias series derechistas de impresionante temple y aguante, además de realizar todo con impecable trazo. Manoletinas para terminar y matar de estocada baja y delantera para escuchar aplausos en el tercio. En el que cerró el festejo nada logró hacer con el capote a un ejemplar que de principio mostró algo de raza y genio pero que duró muy poco y eso lo supo aprovechar con la muleta luego de brindarle a su padre, el matador Luis Fernando Sánchez. El burel no era fácil y por él fue Diego, quien a base de buena técnica, solvencia, con ideas claras y evidente valor le paró al toro, le aguantó y le sacó muletazos de mucho valor por ambos lados. Le expuso de verdad y al final se puso pesado para matar y fue despedido con aplausos tras un aviso.

El diestro andaluz JOSÉ ANTONIO “MORANTE DE LA PUEBLA”, el padrino de la tarde, en el primer burel de su lote ligó cinco estupendos y parsimoniosos lances a pies juntos. Con la muleta, a un toro que no tenía recorrido, simplemente no le quiso exponer y decidió abreviar ante las protestas del público. Dos pinchazos y otro hondo soltando, dos más sin soltar y una estocada entera contraria, incluyendo tres golpes de descabello para escuchar pitos tras un aviso. A su segundo, el quinto del festejo, soso a más no poder, lo lanceó a la verónica con mucha expresión y estética. En el segundo tercio el subalterno Gustavo Campos cuajó dos brillantes pares para ser ovacionado en el tercio. Luego, “Morante de la Puebla” con la sarga simplemente no pudo hacer nada. Sólo se le apuntó un torero trincherazo y no más. Abrevió, se puso pesado con la espada y terminó siendo abroncado tras dos avisos de la autoridad.

El espada queretano OCTAVIO GARCÍA “EL PAYO, el testigo, en su primer astado, llamado “Distinguido”, le echó voluntad con el capote. El astado era soso y nada fácil. Su faena de muleta la comenzó en la zona de tablas con seis estatuarios vaciando por alto y sin enmendar el terreno, rematando con el de la firma y el de pecho. El trasteo fue de menos a más en sus series de derechazos, sometiendo y desengañando al astado para intercalar machos trincherazos y un molinete invertido. Por el izquierdo lo intentó con empeño pero el resto de la labor fue derechista y de mucho mérito, con mucho carácter. Ayudados por bajo para abrochar la faena y matar de estocada entera tendida para cortar una merecida oreja. En su segundo se le vio empeñoso con el capote. Su quehacer con la sarga ha sido de mucha firmeza y valor a un ejemplar enrazado y de ninguna manera poniéndole fáciles las situaciones a Octavio. Así, en ese tenor, se la ha jugado por ambos lados logrando tandas muy importantes, plenas de temple, mando y poderío, destacando lo que hizo por el pitón derecho. Todo envuelto en una obra muy meritoria. Terminó de pinchazo y otro hondo soltando, además de cuatro golpes de descabello para ser aplaudido por el esfuerzo que desplegó.

FICHA: AGUASCALIENTES, Aguascalientes. Tercera corrida de la 187ª Feria Nacional de San Marcos, viernes 24 de abril del 2015. Coso Monumental. Entrada: Menos de media en tarde calurosa. Toros de Los Encinos, que dejaron mucho que desear. El sevillano José Antonio “Morante de la Puebla”: Pitos tras un aviso y bronca tras dos avisos. Octavio García “El Payo”: Una oreja y palmas. Diego Sánchez, quien tomó la alternativa: Al tercio en el de la ceremonia llamado “Platillero”, número 94 y con 503 kilos, y palmas tras un aviso. Fuente: “suerte matador”.

______________________________________________________

LA OPINIÓN DE SERGIO MARTÍN DEL CAMPO

Diego Sánchez, examen aprobado; Octavio García “El Payo”, par de trasteos recios; Morante y la textura de sus mandiles. Quedó titulado como matador de toros el imberbe Diego Sánchez; la ceremonia se vio cuando en el tercio de la plaza de toros Monumental aguascalentense, el sevillano  Morante de la Puebla, ante la mirada atenta de “El Payo”, le dio los trastos para que despachara al primero de la tarde anunciado en el cartón como “Platillero”, quemado con el No. 94 y con 503 en el dorso. Esa torera acción podría ser la parte medular de un festejo más de feria, el tercero del serial sanmarqueño. Bien se manifestó el hoy “Benjamín” de los matadores, desenvolviéndose atinadamente ante los toros, sin apuros, sin prisas y dominando el oficio en los momentos complejos.

La “Gigante de Expo-Plaza” soportó en su graderío a un público que cubrió algo menos que el cincuenta por ciento de su capacidad y para que se dieran las acciones los dueños de Los Encinos, criadero queretano, mal escogieron un encierro decentemente presentado pero descastado, sin raza, sin bravura y sí con mansedumbre probada. Ni uno solo de los bovinos pudo salvarse de este severo pero directo juicio. Salieron huyendo de la suerte de varas dos, el segundo y el quinto y el resto apenas cumplió en tal diligencia que, además de ahormar el temperamento de las reses de lidia, es prueba central para catalogar la casta. Léase como dato curioso que el respetable brindó palmas absurdas a los restos del tercero, un bóvido peligroso que estuvo por debajo de la torería de “El Payo”. Muchas ocasiones el monstruo de mil cabezas no sabe identificar las rayas donde queda dividido el mal comportamiento de un burel y el buen hacer de un matador.

Casi nula energía tuvo el de la ceremonia como para embestir y dar espacio al éxito. Quedó para el aplauso la vehemencia del jovencito y nuevo profesional Diego Sánchez (al tercio y división), andamio que le desembocó en momentos distinguidos; hubo de aguantar estático y aguantó, hubo de templar y templó, sin embargo debió haber matado bien y en esta suerte sí que falló al dejar el estoque a manera de golletazo, no obstante pocos pitos resonaron y la mayoría le brindó las palmas a su buen hacer muletero. El sexto, segundo de su lote, fue un astado tardo pero que tenía cierta clase y el nuevo doctor en lides prácticas de tauromaquia le tuvo paciencia, puso los recursos que posee y además todo de su parte y logró muy buenos momentos por ambos flancos. Lamentablemente su deseo por triunfar le provocó alargar el trasteo y posteriormente se puso bastante pesado con las armas.

Como seda o como pétalos de la flor más fina, esa textura tuvieron los mandiles que Morante de la Puebla (pitos tras aviso y pitos tras dos avisos), tal idealizando el toreo, buriló al primero de su lote. Delicado manejo del percal fue aquello; un extraño mezclado de arte y drama, éste por lo cerca que se pasó al antagonista, aquel por la línea estética sobre la que los hizo vivir. Del cielo viajó al infierno. El manso inoculó el anillo, el sevillano  se contagió y la clientela se encorajinó ¡Ni la lucha le hizo! Protestó con razón un señor del tendido económico. Para colmo del general disgusto, la suerte suprema se le tornó en un camino demasiado espinoso. Continuista de la mansedumbre fue el cuarto; otro toro desgraciado ante el que Morante toreó bellamente a la verónica y algo se empleó al manejar la sarga. “Buena suerte” tuvo para descargo de su conciencia, empero acabó mal y se entregó en nueva versión a pinchar de lo lindo… mucho y bien hasta dejar al fin un golletazo y tirar incontables descabellos cuando ya el coro unísono dejaba escapar un doloroso adjetivo.

No tan bellas pero si recias y dominadoras fueron las verónicas con que “El Payo” (oreja protestada y palmas) recibió a su primero, toro que al llegar a la sesión muletera pasó con poder y arrollando de modo descompuesto. Pero el queretano, en contraparte, nunca descompuso la figura y dominó la situación en un trasteo macizo, pleno de mérito y hombría. No fue una faena bonita, sino dramática y muy de verdad que merecía una mejor estocada que aquella tendida que practicó. Toro de mala entraña fue el quinto; siempre intentó herir y para ello, atento estuvo del diestro quien ofreció sin reservas una reedición del torero crecido que soporta en su ánimo, y compacto, denodado además de firme le hurtó un partido que parecía no tener. Ajetreado se vio pero ganó la batalla pasándose por el ceñidor al bicorne el cual se regresaba en las posteriores tratando de indagar el sitio en el que estaba el coleta, pero lo que siempre halló fue la muleta mandona de éste. Desdichadamente no se correspondió en la suerte suprema, dificultándosele consumarla al primer viaje. NOTA. El sábado 25 es el día central del patrono San Marcos: a la 1 de la tarde la novillada con Ginés Marín, José María Pastor y el debut de Leo Valadez, con novillos de Marrón. A las 7 de la tarde noche la encerrona de Joselito Adame con seis de diferentes ganaderías. Nos vemos. Fuente: “noticiero taurino mx”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: