th

Observatorio taurino: El nuevo mapa político alerta a los taurinos

Publicado en El Correo de Andalucía

La constitución de los nuevos ayuntamientos puede constituir un problema en las localidades que han incluido al toro como moneda de cambio para acceder al bastón de mando. El sector sigue de perfil

Nubarrones en Huesca. El caso más reciente y sonado es el la capital aragonesa pero la lista se va engrosando si contamos las ciudades de Palma de Mallorca, La Coruña y Ciudad Real. Crece aún más si incluímos Tudela y Sarria, otro bastión residual del toreo en tierras gallegas. Hablamos de esos pactos que han cambiado el mapa político de España y han tenido como parte de su letra pequeña -en dudosa moneda de cambio – una pistola cargada para darle el tiro de gracia al toreo. En medio de este desastre se pueden anotar algunas victorias provisionales. Una de las más sonadas fue el alejamiento de las manifestaciones antitaurinas a la misma hora, en la misma fecha y en el mismo lugar del espectáculo. Sólo había que aplicar el sentido común.

Algún brote verde. La segunda es la reapertura de la plaza donostiarra de Illumbe como escenario taurino gracias a otro pacto que, en esta ocasión, desaloja a las huestes de Bildu confirmando una certeza: al toro le han colgado un color político que no tiene nada que ver con su esencia. Pero victoria sólo será completa si cuenta con el respaldo del público que nunca hizo suya una plaza que no cubrió social ni taurinamente el ancho hueco dejado por el añorado Chofre. En medio de este desaguisado se han escuchado muy pocas, poquísimas voces. Perera sí se preguntaba hace pocos días si el país no tendrá otros problemas más graves que prohibor el toreo. La reacción de la Unión de Criadores se tradujo en un duro y clarísimo comunicado en el que, como Julio César, preguntaban al PSOE: ¿Tú también, Bruto?

La reacción de los grandes se hace esperar. El caso es que toda esta tramoya interesadamente abolicionista -¿qué relación hay entre ciertos activistas antitaurinos y los profesionales del disturbio callejero?- no cuenta con el más mínimo contrapunto de la yema de la torería, que sigue empeñada en mirarse su ombligito, nivelar ruedos, formar la tremolina en los corrales o vetar cierta plaza en la que se podría cambiar todo para que todo siguiera igual. Ellos -sólo ellos- podrían encabezar o abanderar de una forma ambiciosa una reacción coral ante un ataque masivo nacido de la cara más nefanda de la política. El comunicado de los ganaderos necesita altavoces mediáticos. Una cosa nos lleva a la otra: visto lo visto, el toreo no puede acceder a la ansiada autogestión. Sería el camino derecho a un precipicio que está ahí delante. Con guiñoles y plamplinas para niños no se va a solucionar nada. Y nos vamos, enviando nuestro más sentido pésame a las gentes de Utrera. Salvador de Quinta fue muchas, muchísimas cosas. Una de ellas, aficionado a los toros. Se le apreciaba. Y mucho.

A. R. del Moral

A. R. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: