The-Maestranza_1390816i

Novillada en Sevilla. Miranda sigue escalando peldaños

El novilllero choquero cimentó la única oreja del larguísimo festejo con su pasmoso valor. Curro Durán enseñó cositas buenas pero le pudo el verdor. Fermín estuvo cerca de puntuar

Miranda sigue escalando peldañosEl onubense volvió a Sevilla y mostró que tiene ganas de ser torero.
Volvió a unir entrega y capacidad y se llevó el único trofeo de la novillada. / Inma FloresMiranda sigue escalando peldañosEl cacereño Alejandro Fermín estuvo cerca de cortar la oreja del tercero. / Inma Flores
Plaza de la Real Maestranza

Ganado: Se lidiaron seis utreros de Rocío de la Cámara –quinto y sexto marcados con el hierro filial de Cortijo de la Sierra–, muy bien presentados. El primero resultó potable pero un punto rebrincado; de más a menos el segundo, que acabó muy aplomado; bronco y manso el tercero; aplomado el cuarto; de buena condición en la muleta el quinto; el sexto, más ofensivo y descompuesto, dio pocas opciones.

Novilleros: David de Miranda, de amapola y oro, ovación tras leve petición y oreja.

Curro Durán, de tabaco negro y oro, palmas tras aviso y vuelta protestada.

Alejandro Fermín, de blanco y plata, vuelta al ruedo y silencio.

Incidencias: La plaza registró un tercio de entrada en tarde muy calurosa. Brilló el banderillero palaciego Cristopher Foucart, de la cuadrilla de Curro Durán, lidiando al segundo y banderilleando al quinto

A pesar del interminable metraje del festejo –un mal consumado del toreo de hoy– hubo muchas cosas que anotar. Los chavales se entregaron a su forma; también en función de sus respectivas capacidades pero hay que subrayar que el valor desbocado de David de Miranda se ha afinado. Sabíamos que era valiente pero ahora también sabemos que sabe administrar esa disposición para rentabilizarse mejor a sí mismo y potenciar las posibilidades que le brindan sus enemigos. El novillero choquero ya se había mostrado firme y entregado con el precioso ejemplar –una auténtica pintura de toro bravo– que rompió la tarde. El novillo de Rocío de la Cámara tuvo mejor principio que final y sin resultar malo, sí molestó un punto por rebrincado en la muleta después de humillar en los capotes y hacer cosas de bravito en los caballos. Ya sabemos que David se queda quieto de sobra y lo próximo que hay que exigirle es que ponga empeño en definir el trazo de los muletazos.

Cuando saltó el cuarto, un vistoso y seriecito burraco, pesaba un punto el festejo pero David de Miranda se encargó de levantarlo gracias a una faena de sólido planteamiento, macizo argumento y brillante resolución que encontró su mejor vehículo de expresión por el pitón izquierdo del novillo. La proverbial firmeza del torero onubense consiguió mejorar la condición del novillo y la faena explotó definitivamente en un arrimón sincero y autoritario que volvió a renovar su crédito. La oreja cortada es un nuevo y valioso toque de atención. Hay que seguir pendientes de su carrera y su evolución.

Se presentaba en la plaza de la Maestranza como novillero con picadores el utrerano Curro Durán, que a pesar de su evidente verdor –hay que machacar el salón con el capote– logró gustar y gustarse con la mano izquierda con un segundo de escasa duración al que mató con facilidad. Echó toda la carne en el asador con el quinto, al que recibió en la puerta de chiqueros con una larga cambiada. No hubo mal inicio de faena y la gente andaba por agradar pero Durán se perdió en sus propias carencias y no fue capaz esta vez de aprovechar la buena condición del animal, seguramente el mejor del envío del Cortijo de la Sierra. El tiempo se encargará de sentenciar.

El tercero en discordia venía de Cáceres y también hacía su debut en Sevilla. Alejandro Fermín –ésa era su gracia– logró caer de pie. Se encajó de verdad para torear al tercero, que le propinó una severa voltereta que le sirvió para volver a la cara del novillo más sereno, aún más templado. Si la espada no hubiera caído tan tendida estaríamos hablando de otra oreja. El sexto, ofensivo y deslucido, no le dio opciones. Cotiza al alza.

A. R. del Moral

A. R. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: