1ª de feria en Quito. Tarde seria y responsable de Rubén Pinar, El Fandi sin opciones y Albán, ausente

Feria de Quito “Jesús del Gran Poder”. 28 de noviembre de 2009. 1ª de abono. Lleno en tarde de clima agradable. Se han lidiado 6 toros de Trinidad, justos de presentación y de mal juego, a excepción del 1º de nombre “Tamborilero”, no. 221, toro de mucha clase y nobleza. Guillermo Albán, de azul cobalto y oro, leves palmas y silencio. David Fandila “El Fandi”, de azabache y plata, palmas y ovación con saludos. Rubén Pinar, de lila y oro, vuelta al ruedo y palmas. Pinar confirmó alternativa de manos de Guillermo Albán con el toro “Tamborilero” de Trinidad, No. 221 con 463 kilos de peso. Destacó en banderillas “El Bille”

 

El albaceteño ha dejado los mejores momentos de una tarde que empezó en buen tono y terminó decayendo por el peso de lo intrascendente de los hechos en el ruedo. Ante ese panorama, tibio y gris, Rubén Pinar ha tenido una tarde muy seria y centrada ante los toros de su lote. Con el de su confirmación, el mejor de un deslucido encierro, el de Tobarra se gustó por chicuelinas, tanto en el saludo como en el quite tras la suerte de varas. Con la muleta aprovechó la buena calidad de las embestidas de su oponente por el pitón derecho. Hasta cuatro series de buen trazo, alargando la embestida del de Trinidad. Buen manejo de muñeca y con las zapatillas asentadas en la arena. Dejaba puesta en todo momento la muleta en la cara del toro, quien acudía embebido y entregado en cada embestida. Con la izquierda no tuvo opción pues el toro no tragaba un solo pase por ese pitón. Toreo en redondo y ceñidas manoletinas para terminar de meter al público en su templada labor. Lastima que los dos pinchazos, sin soltar la espada, y luego una entera de efecto fulminante se llevaron un importante triunfo del joven torero. Vuelta al ruedo en premio a una labor seria y de mucha técnica.

 

Con el sexto, “Azador” de 504 kilos, Pinar no bajo el tono de su actuación. Ante las escasas condiciones del burel, solo pudo intentarlo con entrega y ciertamente, empaque. Una pena que el toro haya tenido muy poco fondo y nada de recorrido. Aún a pesar de esa adversidad, el albaceteño estuvo por encima de su enemigo. Media estocada y dos golpes de descabello. Palmas.

 

Un lote ingrato el que le correspondió al granadino El Fandi. Ingrato para el torero y para una afición que le tiene como uno de sus favoritos. Dos toros a total contraestilo que no permitieron mayor lucimiento para Fandila. La voluntad que demostró durante toda la tarde se estrelló así contra el vacío. Con su primero, “Orgulloso” de 521 kilos, solo pudo gustarse en el saludo capotero, un ecléctico compendio de verónicas, chicuelinas y media de rodillas que encendió los tendidos. Con las banderillas no dio Fandila su mejor actuación, pues el de Trinidad hacia patente su clara intención de venirse abajo, dos pares a toro pasado y peligroso fallo al violín. Y nada más pues el toro, carente de toda clase, no permitió mayor cosa con la muleta. Espadazo mal colocado y descabello para recibir una calurosa y comprensiva ovación.

 

De la faena al quinto, “Legalista” de 521 kilos, sólo destacar un vistoso quite por navarras y un tercio de banderillas impresionante, donde “El Fandi” expuso mucho, colocando tres poderosos pares de banderillas. Esta vez el violín “tocó en todo lo alto”, poniendo a la plaza de pie. Luego de la emoción, el bajón. El toro llegó vacío a la muleta y el granadino, con muy buen criterio, abrevió, ahorrándose y ahorrándonos el peso de una faena imposible.

 

El Guillermo Albán que la Plaza de Toros Quito conoce y quiere hoy no estuvo en el ruedo de Iñaquito. Una mala tarde para el torero guayaquileño, quien solo pudo dejar un par de detalles con el percal. Con los dos toros de su lote, Guillermo se quedó por debajo de las muy justas aunque algo potables condiciones de sus oponentes. Decir que con ambos “lo intentó” pero sin ningún lucimiento, perdiendo pasos ante la clara embestida de su primero y desbordado a momentos por el incierto segundo toro de su lote. Una mala tarde, repito, que no quita el crédito para un torero que con sus actuaciones ha sabido ganarse el cariño y respeto de la afición capitalina. Le queda la tarde del 6 de diciembre para reencontrarse con el torero que es y todos queremos que siga siendo.

 

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

1 Resultado

  1. jose maría gómez dice:

    Amigo del Moral:
    ¿Que ocurre últimante con el Portal?. Observo que desde la finalización de la Temporada no se dan mas que crónicas de América en este portal, que en mayor o menor grado nos interesan lo mínimo.
    ¿Es que no hay temas que abordar de lo que pasa aquí? ¿No hay ningún comentario sobre la infamante Feria de Vista Alegre, donde el toro brilla por su ausencia, no se dán oportunidades a toreros como Curro Díaz, Diego Urdiales, José Luis Moreno etc.. y en el colmo de la desfachatez se incluye el impresentable cartel de los mediáticos?. Estoy hasta las narices de esta época triste del toreo, descafeinada, light y de diseño, donde el elemento fundamental está olvidado: EL TORO.
    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: