3ª de feria en Quito (Ecuador). Castella se inventa una faena de triunfo

Feria de Quito “Jesús del Gran Poder”. 30 de noviembre de 2009. 3ª de abono. Segunda corrida de Feria. Lleno en tarde de clima cambiante y con molestas ráfagas de viento. Se lidiaron 6 toros de Vistahermosa, de correcta presentación, nobles y de poca fuerza en línea general. David Fandila “El Fandi”, de caña y oro, oreja y ovación con saludos. Sebastián Castella, de lila y oro, ovación y dos orejas. Álvaro Samper, de blanco y oro, vuelta al ruedo y ovación tras aviso. Álvaro Samper tomó  la alternativa con el toro “Jalador” de Vistahermosa, No. 84 de 462 kilos.

 

Que Castella y El Fandi tienen gran cantidad de partidarios en Quito no es ninguna novedad. Siempre llevan mucha gente a los tendidos y sus comparecencias en Iñaquito levantan  expectación, especialmente entre las aficionadas quiteñas. De ahí que la tarde haya presentado “un duelo” entre estos dos profesionales.

 

El triunfador de la tarde fue Sebastián Castella a quien sus partidarios le jalearon desde que se abrió de capa para parar a su primer toro, “Gobernador II” de 452 kilos, toro que no desarrolló malas ideas y que permitió el ya clásico planteamiento de faena del francés. Ejecutó un lucido quite por chicuelinas. Inicio en los medios con pases cambiados y una paulatina reducción de las distancias. El de Beziers aprovechó la pastueña embestida de su oponente para ligar varias tandas por el pitón derecho, salpicadas por varios enganchones, también celebrados por la parroquia. Mató de estocada entera que hizo guardia, más dos golpes de descabello. Fuerte ovación que el francés se negó a saludar.

 

Con el quinto, “Geniecillo” de 478 kilos, Castella mantuvo el tono de su actuación anterior, mas esta vez su faena de muleta la empezó al hilo de las tablas. Desde el principio se arrimó pues el de Vistahermosa llegó sin fondo alguno a la muleta aunque sin malas ideas. Faena de pulso y valor, donde todo lo hizo Castella ante la total falta de calidad en las embestidas de un toro sin transmisión. Labor larga la del francés y con mucho eco entre el público. Rubricó su hacer con una estocada entera de efecto fulminante. El presidente de plaza, Don Santiago Terán, sacó los dos pañuelos que permitieron al francés abandonar la plaza en hombros, en medio del clamor de sus partidarios.

 

Ha tenido mala suerte El Fandi en los sorteos. De ahí que tras su paso por la Feria de Quito solo haya podido cortar un apéndice, poco si se tiene en cuenta su enorme popularidad dentro de la afición de Quito. Obtuvo el solitario premio gracias a una labor más esforzada que limpia ante “Gobernador” de 466 kilos, un toro que fue desarrollando complicaciones durante la lidia, sacando genio hacia el final de la misma. Variado con el capote e  incendiando los tendidos con las banderillas ante un oponente que en la muleta obligó al granadino a esforzarse para sacar algún pase, casi siempre echando “la pata” atrás. Hábil estocada y una oreja que el presidente entregó a cuanta de la gran petición del público.

 

Con el cuarto de la tarde, “Lacerado” de 503 kilos, Fandila salió a por todas. Combinó varios lances de capote, puso cuatro pares de banderillas con los que levantó a la gente de sus asientos. Con la muleta edificó un auténtico homenaje al toreo moderno. Tres tandas cortas por el pitón derecho con el mismo movimiento de la pierna contraria. Muy metido en su labor El Fandi, tanto que no se dio cuenta que el toro se rompió la pezuña delantera izquierda, dando una tanda al animal en tan penosas circunstancias. Ahí el público protestó y al de Granada no le quedó más remedio que pedir la toledana para de una hábil estocada cerrar su participación en el presente ciclo. Cariñosa ovación que saludó Fandila.

 

Ecuador tiene un nuevo matador de toros. La esperada alternativa de Álvaro Samper por fin llegó. Enhorabuena, pues este torero ha luchado mucho por obtenerla. Su larga carrera novilleril ha estado salpicada por los percances, justamente en los momentos en que mejor estaba. Muchos altibajos, a los que Álvaro ha sabido capear gracias a su enorme afición y fuerza de voluntad. Por ello, el aplauso cuando El Fandi le cedió la lidia y muerte de “Jalador”, llevaba una fuerte carga de cariño y satisfacción por tener otro torero de esta tierra en el escalafón mayor. Entiendo que brindara la lidia y muerte de este toro a Don Ramiro Campuzano, su abuelo y propietario del hierro de Atocha, hombre que desde pequeño fue su principal inspiración en la carrera taurina. Labor muy digna y aseada ante un toro que tenía mucho por el pitón derecho y absolutamente nada por el izquierdo, cosa que se notó desde el buen saludo capotero del ecuatoriano. Ya con la muleta, Samper logró firmar varias tandas de calidad con la derecha, pero al intentar torear por naturales sufrió una escalofriante voltereta sin más consecuencias que la rotura de la taleguilla. Sacó raza el nacional y en medio del susto general volvió a la cara del de Vistahermosa para extraerle un par de tandas en medio del clamor de los asistentes. Media estocada y una entera dejaron el meritorio trofeo en una vuelta al ruedo.

 

Con el que cerró plaza, “Gobernador I” de 516 kilos, se vio a un Samper pleno de madurez y condiciones. Para esto también ayudó la extraordinaria calidad de su enemigo, toro noble y de gran clase, con el que Álvaro pudo edificar una faena de gran temple y buen gusto en todos los tercios. Brindó a Iván Vallejo, quien a más del obsequio obtuvo una cariñosa ovación en reconocimiento a su afición y disposición en defensa de la Fiesta. Gran faena la de Samper ante un toro muy exigente, repetidor y de enorme clase. Series de gran temple y mando con la derecha. Es cierto que la faena pudo alcanzar vuelos de triunfo gordo pero el viento molestó mucho en varios pasajes de la misma. Samper, valiente y entregado, no se inmutó y logró una labor de mucho mérito y dignidad. Nuevamente la espada se llevó el merecido trofeo. Tres cuartos de espada que tuvo efecto muy lento. Sonó el primer aviso y la gente se dispuso a abandonar la plaza con premura pues el cielo anunciaba lluvia. Cálida ovación para el ecuatoriano para cerrar un festejo interesante, de poco más de tres horas de duración.

 

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: