valencia--644x362

Feria de Julio en Valencia. Los tres a hombros

ANDRÉS AMORÓS / ABC

José María Manzanares, Sebastián Castella y Hermoso de Mendoza salieron a hombros tras una tarde memorable

Un gran toro de Núñez del Cuvillo, «Astusito», premiado con la vuelta al ruedo, propicia la elegante faena de Manzanares, que corta orejas; de momento, es el triunfador de la Feria. Le acompañan en la salida en hombros Castella y Hermoso de Mendoza: ¡todos felices!

Los anteriores festejos han durado dos horas y tres cuartos. Es lo habitual, ahora, pero es excesivo. Ante todo, por los fallos con la espada: el viernes, sonaron nada menos que siete avisos. Eso, antes, se hubiera considerado un desastre; ahora, «no passa nada» (la expresión del maestro Antonio Burgos, para retratar la España actual); un diestro que ha recibido cinco avisos dice que hay que quedarse con lo bueno… Además, abundan los tiempos muertos y se han puesto de moda las faenas inacabables: cuando el toro está ya «pidiendo la muerte» (sabia expresión clásica), el diesro sigue dando circulares invertidos, manoletinas, bernadinas y toda clase de «inas»… Es un profundo error. Gregorio Sánchez mató seis toros, en Madrid, en menos de hora y media, cortó orejas y salió a hombros.

En el cartel del día grande de San Jaime, la moda actual de un rejoneador y dos diestros. Por muy bueno que sea Pablo Hermoso de Mendoza, no me gusta. Prefiero lo tradicional: un rejoneador y tres espadas (por ejemplo, López Simón, la gran revelación de la temporada).

En el primero, Hermoso levanta olés en los quiebros y galopa a dos pistas con «Berlín»; «Viriato» le deja llegar muy cerca; con «Pirata» remata la faena, de impecable clasicismo: oreja. Con «Napoleón», lidia perfectamente al cuarto: como un buen muletero, con suavidad, sin dar un tirón. «Disparate» hace honor a su nombre (en el buen sentido), levanta un clamor. Mata a la segunda – el único pero a una labor casi perfecta – pero logra otra oreja y la salida en hombros.

El primer cuvillo es bondadoso pero tiene las fuerzas justas. Castella liga aceptables muletazos, deslucidos por las caídas de la res. Ni el arrimón final aporta la emoción que el soso toro no tiene. Mata a la primera pero escucha un aviso. En el quinto, bravo en varas, se luce en un quite Víctor Manuel Blázquez, el sobresaliente. Comienza Castella haciendo el poste; aguanta con firmeza las encastadas embestidas pero se producen enganchones. Una labor afanosa, prolongada con alardes de valor. Suena el aviso antes de entrar a matar. Logra una buena estocada: dos generosas orejas.

El tercero va dos veces de largo al caballo y derriba. Saludan Curro Javier y Luis Blázquez. El toro es noble, repite. Manzanares lo engancha en muletazos con empaque, sin apreturas. Su estética mediterránea encandila a este público; sobre todo, en algún cambio de mano que no acaba nunca… El toro ha sido excelente: algunos llegan a pedir el indulto. Entrando de muy lejos, como suele, logra un estoconazo: dos orejas y justa vuelta al ruedo al buen toro. Recibe con una larga de rodillas al último, que rueda por la arena después de la primera vara. Vuelve a lucirse su cuadrilla. José María, arropado por su público, traza elegantes derechazos, da pausas, pero el toro flaquea, se apaga, no cabe lucimiento. Vuelve a matar con eficacia.

Los tres salen a hombros. La tarde ha sido triunfal, típicamente valenciana, pero el festejo ha durado más de dos horas y media: demasiado. Además de rito y cultura, una corrida de toros es un espectáculo: como en todo espectáculo, la duración es básica, determina en gran medida el entusiasmo o el aburrimiento del público. ¿Lo aprenderán, alguna vez?

POSTDATA. Ha declarado Alfred Bosch, de Esquerra, sobre la retirada del busto de don Juan Carlos, en el Ayuntamiento de Barcelona: «Peor habría sido reventarlo». No cabe duda. Este mismo personaje, que apoyó a Gibraltar para liberarlo de España, es el que más se opuso, en el Parlamento, a la declaración de la Tauromaquia como patrimonio cultural. (Pero sí que aceptó el Premio «Josep Pla»: un escritor ahora denigrado por «franquista»). Todo encaja.

PLAZA DE TOROS DE VALENCIA: sábado 25 de julio de 2015: corrida mixta. Más de tres cuartos de entrada. Dos toros para rejones de Fermín Bohórquez, de buen juego, y cuatro de Núñez del Cuvillo, nobles, justos de fuerzas; el 3º, premiado con la vuelta al ruedo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: