x401372_225426_1.jpg.pagespeed.ic.oMZwG1yaM6

Particularidades positivas y negativas en la temporada 2015

A simple vista, la temporada 2015 en su conjunto pareció una más. Pero en detalle no ha sido así. La particularidad positiva que la ha distinguido fue que, por primera vez en muchos años, ha irrumpido una nueva generación de toreros con claras posibilidades de llegar a ser figuras de alto rango. Bien es cierto que algunos todavía no han tomado la alternativa aunque están en puertas de hacerlo. Pero los ya doctorados han confirmado con creces lo que apuntaban en su etapa novilleril. Los principales fueron Alberto López Simón, Andrés Roca Rey, José Garrido,  Posada de Maravillas y últimamente el más veterano Paco Ureña aunque tendrá que repetir frecuentemente la gran faena que logró en la pasada Feria de Otoño en Madrid. Sumemos finalmente a este grupo de ilustres futuribles a los todavía novilleros Ginés Marín, Varea y Álvaro Lorenzo.

Nadie pone en duda que el año que viene podrían figurar en la primera fila del toreo en mayor o menor grado, lo que implicará un nuevo reparto de la exclusiva tarta que venían repartiéndose los consagrados. Diestros que, por cierto y pese a tener demostrado por qué siguen siendo los favoritos, aparte los distintos gustos de la afición, empiezan a estar demasiado vistos. No obstante, costará desplazarlos a puestos inferiores. En la lucha entre los que permanecen y los que pretenden entrar en el grupo que venía siendo inamovible, radica el gran interés que nos depararán las próximas temporadas.

De tal modo, las empresas se verán obligadas a abrir muchos carteles en los que, por ahora y casi siempre, solamente venían participando Enrique Ponce, El Juli, Morante de la Puebla, Sebastián Castella, José María Manzanares, Miguel Ángel Perera y Alejandro Talavante.

Los aficionados están algo cansados de la cerrazón que imponen las actuales figuras, empeñadas en mantener su participación exclusiva en la mayoría de las corridas en las que actúan. Incluso entre ellos hay un subgrupo que intenta no dar paso a los que se negaron a participar en el veto que pusieron a la plaza de Sevilla. Menos mal que poco a poco este dislate de está diluyendo.

Son ocho a los que para el grueso más barato de los carteles feriales cabe añadir toreros que también vienen sumando una gran cantidad de festejos, como es el caso de El Fandi sobre todo, y de Juan José Padilla por mucho que irrite verle todavía encaramado en lo alto del escalafón por la sencilla razón de la enorme popularidad que disfruta desde que sufrió la terrible cornada de Zaragoza.

Las peores consecuencias de la irrupción de nuevos toreros en la primera fila las padecerán los que llevan años  sumando festejos feriales pese a estar en franco declive y los que persisten en alcanzar lugares preeminentes sin lograrlo del todo.

Entre estos últimos los hay de muchas clases y de distintas edades. Algunos ya fueron figuras con todo merecimiento en sus mejores años pero ya no lo son por mucho que la inercia de sus más famoso éxitos suele mantenerles. Es el caso de El Cid. Otros han estado muchas veces en puertas de serlo sin conseguirlo. Es el caso de Miguel Abellán, de Iván Fandiño, de Diego Urdiales y de Morenito de Aranda. Y otros más que todavía podrían llegar si verdaderamente se empeñan en conseguirlo, lo que no es nada fácil porque en el toreo no se pueden perder más de dos o tres trenes seguidos. Los más capaces de lograrlo por más jóvenes son Daniel Luque y Juan del Álamo. Y por más veterano, Eugenio de Mora.

Entre los diestros extranjeros, los más destacados son el francés Juan Bautista y el mexicano Joselito Adame. Aunque desde hace años no cesar de llegar diestros aztecas, la verdad es que salvo el señalado Adame, ningún otro ha logrado instalarse en los primeros puestos.

Los restantes, parecen condenados a figurar en la segunda y hasta en la tercera fila. Es el caso de todos los demás, salvo los que llamamos gladiadores que también tienen su importancia por especialistas en ganaderías toristas. Actualmente, los que más destacan de este grupo son Rafaelillo y Manuel Escribano.

La otra particularidad de la pasada temporada fue negativa porque el descenso del número de festejos en las plazas de segunda y de tercera categoría con respecto a la crecida del año anterior, ya no fue achacable a la crisis económica sino a llegada al poder municipal y, en menor medida, provincial de partidos políticos de extrema izquierda y antisistema que han prohibido la celebración de eventos taurinos cuando no de subvencionarlos en lugares donde hay plazas de propiedad privada o pertenecientes a entidades públicas dominadas por partidos afectos a la tauromaquia.

Preocupante es el comportamiento al respecto del partido Socialista en el que conviven antis y pros. Postura que pretende ser tan equidistante como inconveniente. La indefinición taurina de los socialistas corre pareja con todo lo demás y sus coaliciones con partidos extremos por su izquierda para evitar que gobiernen los conservadores, que en su mayoría son taurófilos, está haciendo mucho daño aunque a la vista de los grandes errores que cometen los partidos de extrema izquierda en la gobernabilidad de sus pueblos y ciudades, termina por quitarles de en medio. Es lo que ha pasado como más importante ejemplo en San Sebastián.  Pero salvo en este caso, en la temporada 2015 el antitaurinismo se ha hecho notar más que nunca por unirse en el mismo despropósito los animalistas y los políticos.

En próximos artículos iremos desglosando y matizando la campaña que cubrieron los toreros más importantes.

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

3 Resultados

  1. Pedro Pablo dice:

    muy interesante articulo Don Jose Antonio, enhorabuena

  2. aficionao dice:

    A las primeras en cambio los llamados toreros emergentes no van a desplazar a las grandes figuras. De entrada deben ocupar el puesto de los toreros de segunda fila que poco ya tienen que decir, los Padilla, Fandi, Rivera, Finito, Abellan. Lo ideal es combinar figuras con emergentes, algo que ya ha insinuado Ramón Valencia. Y un torero como Urdiales por mucho que inexplicablemente fastidie a algunos, va a entrar en muchas ferias con un sello y Status distinto, sin necesidad de ser considerado una figura, pero es innegable que gusta a gran parte de la afición que lo prefiere a toreros acabados de segunda fila

  3. joselito dice:

    Muy interesante su artículo Se. Del Moral y de acuerdo, prácticamente, en su totalidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: