desde el palco

La presidencia de Acho no estuvo a la altura de su sabia afición

Los que seguimos atentamente el devenir de las ferias del Señor de los Milagros que cada año se celebran en Lima y, aún más, los que conocemos perfectamente lo que allá suele ocurrir por haber asistido muchas veces a dichas ferias, podemos imaginar con gran fidelidad los hechos taurinos que tienen lugar en Acho, una de las plazas de toros más antiguas y más prestigiosas del mundo y, desde luego, la de más categoría entre las americanas.

Este año, además, hemos tenido la oportunidad de ver las faenas más importantes que se hicieron gracias a los estupendos  vídeos que nos ha servido Pedro Abad Schuster. Y ello nos permite opinar sin miedo a cualquier equívoco por lo que respecta al jugo que dieron los toros que propiciaron las obras toreras más brillantes.

En la feria que acaba de celebrarse, la mayor atención se centró en la última corrida que consistió en el mano a mano entre Enrique Ponce y Andrés Roca Rey frente a un encierro del ganadero peruano Roberto Puga. Todo lo ocurrido quedó claro salvo el inexplicable e injusto comportamiento del palco presidencial en la concesión de trofeos.

Nadie pude poner en duda que la mejor faena además de la más completa y brillante lidia, fue la llevada a cabo por el jovencísimo diestro limeño Andrés Roca Rey con el que también fue el mejor toro de la corrida. El más bravo, el que embistió con más uniforme nobleza por los dos pitones y el que más duró de los cinco lidiados de Roberto Puga. Un toro que no tuvo más defecto que tardear durante la faena de muleta, sobre todo en su último tramo. Consecuentemente,  el prestigioso y famoso premio llamado Escapulario de Oro del Señor de los Milagros fue concedido en estricta justicia al matador local. Esta vez no hubo peleas ni polémicas posteriores sobre tal concesión.  Pero si las hubo respecto a la negativa presidencial en conceder una oreja de su último toro a Enrique Ponce, lo que impidió que saliera a hombros de la plaza acompañando a Roca Rey.

Supongo que esta cerril negativa de la presidencia se debió a una innecesaria defensa del torero local en su ridículo propósito de impedir que Ponce se llevara el que podría haber sido su séptimo Escapulario. Negativa que, repito, fue innecesaria además de torpe porque, lejos de lograr lo que buscaba, dejó en evidencia la falta de categoría del palco y, de paso, de la plaza sin que los espectadores tuvieran culpa de ello.

Quienes dan categoría a las plazas y concretamente a  la de Acho son los aficionados que ocupan sus tendidos y gradas. En absoluto las presidencias, como por otra parte y desgraciadamente suele ocurrir en otros ruedos del mundo, incluso en los de mayor fama y reconocida categoría.

Al todavía muy joven Andrés Roca Rey no le hacen ni le harán falta estas “ayudas” localistas de los que están más obligados a ser justos que no son otros que los presidentes de las corridas de toros.

Fue lamentable que la última corrida de la feria limeña no resultara totalmente redonda por culpa del palco presidencial que, con su actitud, hizo un flaco favor a la gran fama de la primera plaza de América.

Las dos mejores faenas que llevó a cabo Enrique Ponce tuvieron el mérito de superar las condiciones de sus dos enemigos. No había necesidad, pues, de limitar el número de trofeos que debieron concederle.

La suerte también es muy importante en el toreo y quien más la tuvo esa tarde fue Andrés Roca Rey. Celebramos que supiera aprovecharla.

Sea como fuere y aparte el dislate presidencial, lo más importante de esta tarde fue que ambos contendientes dieron la medida de lo que son. Ponce sigue siendo el rey de su inagotable y larguísima  época a los 26 años de su alternativa y  Andrés Roca Rey el gran torero que venimos pronosticando que sería desde la primera vez que le vimos torear en una novillada sin picadores en la plaza francesa de Bayona.

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

1 Resultado

  1. joselito dice:

    Pues sí, Roca Rey pinta muy bien pero tendrá que demostrarlo tarde tras tarde y en todas las plazas, que muchos que empezaron tan fuertes como él, a los pocos años estaban de banderilleros. Tiempo al tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: