escribanoorejaaa

10ª de la Gran Temporada en la México. Oreja para Escribano y vuelta para Barba

La  peor entrada de la temporada, aproximadamente tres mil personas se dieron cita en la Plaza México para presenciar un cartel conformado por Manuel Escribano (verde olivo y oro); Fabian Barba (fucsia y oro) y Victor Mora (violeta y pasamanería blanca) para lidiar un encierro de la Punta y un toro de San Marcos.   Había expectación para ver a los toros de la legendaria ganadería de la Punta; lástima que de aquélla temida ganadería ya solo quede el nombre.  Los ganaderos de la Punta enviaron un encierro de desigual de hechuras, muy pobre de presentación, pitado de salida el primero y varios más fueron pitados en el arrastre.  Su juego fue muy malo solo el lote de Escribano se dejó meter mano en algunos muletazos pero la falta de casta fue la característica de este mal encierro. Completó la papeleta un toro de San Marcos también de poca presencia y de mal juego.  Si ocurrió algo la tarde del domingo fue gracias a la entrega de Escribano y de Barba que en todo momento salieron a buscar el triunfo. Lo poco toreado que está Victor Mora lo hizo pasar una tarde pesada con astados que requerían mucha experiencia para ser lidiados, a pesar de ello su esfuerzo ahí quedó.

Un detalle que no puede pasar desapercibido fue la falta de respeto que propinó la empresa con la complicidad de los ganaderos a la autoridad de la Plaza. El trasteo de Fabian Barba al segundo de su lote estuvo lleno de mérito, mucho más valor que torería, el toro le dio tremendo revolcón que afortunadamente quedó en varetazo y fue terminado con una estocada caída. El público emocionado pidió una oreja que no fue concedida. La poca afluencia en el tendido no permite distinguir si en realidad existe una mayoría o no. El reglamento es claro en establecer que la primera oreja la otorga el público –como ocurre en España- los subsecuentes trofeos se otorgan a discreción del Juez. Pues bien, a pesar de que salieron los pañuelos blancos el Juez se negó a otorgar la oreja.  El empresario Herrerías salió a increpar al Juez desde su callejón, era visible la rabieta que el empresario estaba realizando.  Barba dio triunfal vuelta al ruedo. Los gritos de la porra y parte del tendido no se hicieron esperar e increparon a la autoridad. Salió el sexto de la tarde con el nombre “Juezpen” en clara alusión a “Juez Pendejo” eso no debió ser dónde quedó el respeto a la autoridad ? Las decisiones pueden ser equivocadas pero provienen de un órgano de gobierno investido de autoridad.  Ese es el reflejo de lo que pasa en México en muchos ámbitos y no escapa al taurino, muchas veces no se respeta a la autoridad.  La empresa y los ganaderos –quienes se prestaron a que de última hora se cambiara el nombre del toro- ayudados con la complacencia del público, faltaron al respeto a la autoridad y eso fue inexplicablemente tolerado.

Manuel Escribano confirmó su alternativa en el coso de Insurgentes con un toro impresentable.  Me dio rabia ver cómo Escribano se prestó a torear esta corrida siendo que es un torero que se anuncia en España con las corridas duras.  Su primero prácticamente un novillo impresentable fue protestado de salida. El público dio poca importancia a los lances que dio de recibo y al quite que dio después de picado el “toro”.  Puso las banderillas sin más pena que gloria. El “toro” llegó al último tercio con muy poca fuerza embistió en algunas ocasiones despacio lo que permitió a Escribano mostrar su calidad con la muleta dando pases templados ligados con el de pecho. El “toro” se acabó pronto, la faena no tuvo emoción ya que gran parte del público no estuvo conforme con la presencia del animal. Además, las embestidas del último tercio se dieron sin emoción el toro iba pero no decía nada. Dejó un pinchazo en lo alto y luego una estocada caída. El público lo sacó al tercio. Con el segundo de su lote un animal un poco mejor presentado, Escribano dejó buenos pases por ambos lados, la faena no pudo romper dadas las condiciones del astado. La falta de casta era visible pero las ganas de Manuel hicieron que se pudiera estructurar una faena corta pero de calidad.  Dejó estocada trasera el toro dobló y el público pidió la oreja que fue concedida.  Escribano mostró fácil adaptación al toro mexicano y sería bueno volverle a ver con mejores animales.

Fabián Barba estuvo voluntarioso con sus dos enemigos. Despachó en primer término a un toro de San Marcos que no traía nada y que fue complicado para elaborar una faena. Barba se arrimó y lo buscó en todo momento.  Una labor meritoria que lo haría salir al tercio. Con el segundo de su lote, como hemos ya reseñado, se pegó un fuerte arrimón tratando de buscar los muletazos que el toro no tenía. Una estocada de ejecución espectacular pero de resultado defectuoso provocó la petición de oreja que no fue concedida y que provocó la bronca señalada. Todo quedó en una triunfal vuelta al ruedo.

Victor Mora la pasó mal esta tarde, los difíciles enemigos que tuvo en turno lo hicieron sudar la gota gorda, no se sintió cómodo y hasta se le vio por momentos desconfiado. Una actuación gris que no dijo nada. Las oportunidades pasan y Victor Mora se fue sin decir nada. Lástima, los toros no ayudaron pero él no se vio solvente en el ruedo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: