jpss

13ª de la Gran Temporada en La México. Dos orejas excesivas para Juan Pablo Sánchez

Aproximadamente diez mil personas se dieron cita en el coso de Insurgentes, en tarde fría y con viento, para presenciar un atractivo cartel conformado por Arturo Macías (azul turquesa y oro), Alejandro Talavante (gris plomo y pasamanería blanca) y Juan Pablo Sánchez (obispo y oro) quienes lidiaron un encierro de Campo Real.  El encierro fue desigual en presencia y hechuras, los toros sorteados por Talavante casualmente fueron los menos presentados de la tarde.  El comportamiento de los astados fue deficiente, sosos y sin transmisión, solo funcionó el primero de Talavante, pero su poca presencia restó importancia a lo hecho en el ruedo; y el primero de Sánchez que fue el que mejor embistió pero duró poco y terminó con la cara arriba.  En general, los astados no permitieron el lucimiento de los coletas.

Arturo Macías se fue a recibir a porta gayola a su primero demostrando voluntad y ganas de triunfar. Conforme fue transcurriendo la lidia del primero de la tarde Macías se fue desdibujando, el toro complicado no permitía un lucimiento, sin embargo Macías lo buscó a toda costa, estructurando una faena larga que provocó que el toro lo revolcara en la arena, pases cambiados sin ton ni son, solo algunos coreados por el tendido. Se puso muy pesado con la espada hasta escuchar dos avisos. Se fue en medio de pitos. Con el segundo de su lote pasó algo similar poca estructura para una plaza que exige y que no se traga cualquier cosa.  Lo estuvo intentando con letargo y a las costillas del respetable, algunos pases templados pero solo eso. Otra vez los fallos en la espada empañaron su voluntad. De nuevo se fue entre abucheos.

Talavante tuvo otra actuación gris.  Una temporada que no dirá nada para éste coleta que en su actuación anterior no pudo lucir pero su actitud tampoco fue la mejor de todas. No lleva a gente al tendido lo que debería preocupar si pretende ser el consentido de esta Plaza. Comenzó lanceando a pies juntos a un “toro” que fue protestado de salida –con justa razón- pero que parecía tener recorrido. El público no puso atención a la voluntad mostrada por Talavante ya que juzgó que el burel mostraba un trapío notablemente inferior al salido en primer lugar. El toro no fue devuelto, con la carga que implica torear un toro protestado, Talavante realizó una faena que tuvo momentos interesantes, pero inexplicablemente Alejandro optó por encimarse al toro y eso no le permitió estructurar una faena larga como la que el público esperaba. Pases cambiados en un terreno corto hicieron olvidar el frío por momentos, lástima que el toro se paró pronto y obligó a abreviar. Pinchó en varias ocasiones y escuchó un aviso, a pesar de ello se fue con palmas. El segundo de su lote tenía sus cuernos pero no tenía cara de toro, lástima que su condición no le permitió lucir, a pesar de ello Talavante optó por intentarlo sabiendo quizás que no llegaría a nada. Se plantó a justificar el honorario sin que realmente pudiese pasar algo. Escuchó algunas palmas. Se va Talavante de esta temporada sin éxito alguno, es cierto que los toros no ayudaron y que ya no puede recurrir al sobrero de “regalo” pero un poco de actitud sin duda habría ayudado a dejar una mejor percepción en el público.

Juan Pablo Sánchez fue el triunfador. Si bien es un triunfo de dos orejas que solamente quedarán para la estadística, la realidad es que se debió ir con una oreja ganada a pulso y quizás una vuelta al ruedo. Con el primero de su lote Sánchez dio dos de las mejores series con la muleta que hemos podido ver esta temporada, series largas y muy muy templadas. Lástima que el toro se vino a menos y terminó con la cara arriba. Las condiciones del toro impidieron que la faena pudiese crecer. Estocada entera y trasera para conseguir una oreja. Con el segundo de su lote estuvo voluntarioso, algunos pases templados pero nada que ver con la primera faena, muchas ganas pero hasta ahí. Mató de estocada entera caída y el público despistado pidió la oreja que fue concedida. Dos orejas que no dicen mucho y que ojalá no confundan al joven matador.

1 Resultado

  1. joselito dice:

    Pues sí. Lo vi en el Plus y efectivamente, la oreja del segundo toro no tiene ni pies ni cabeza en una plaza como la Monumental de México. Yo creo que en una plaza tan importante no deberían pedirse orejas como ésta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: