joselito-adame (2)

16ª de la Temporada Grande en La México. Decepción con José Tomás y triunfo de Joselito Adame

Espectacular imagen de la Monumental Plaza México abarrotada poco...

Sin duda la gran expectación que generó la corrida provocó un lleno de aproximadamente cuarenta y cinco mil personas. Es innegable reconocer que José Tomás fue capaz de llenar la Plaza como hace más de veinte años no sucedía, un gran logro el  atraer gente de España, Francia, Centro y Sudamérica y la provincia mexicana. El resultado desafortunadamente no fue el esperado, una corrida de expectación que se convirtió en decepción por lo que hace a José Tomás; y una tarde de triunfo y consolidación para Joselito Adame.

José Tomás tiene sus fieles seguidores y también sus detractores.  Generó tal expectación que el público no se sintió correspondido y terminó despidiendo con sonoro abucheo al diestro de Galapagar.  La decepción llegó en varios frentes pero sobre todo lo que el público no toleró fue que los astados que correspondieron a Tomás fueron los más chicos de la tarde y la actitud del matador tampoco fue la esperada.

Se anunciaron toros de Los Encinos y de Fernando de la Mora.  Los de los Encinos estuvieron bien presentados, tuvieron clase y  permitieron el triunfo de Adame. Los de Fernando de la Mora tuvieron  menor presencia aunque se dejaron meter mano. Salió un sobrero de Xajay que tuvo poca presencia y cuyo juego fue complicado.

Esperaba más de José Tomás, desde mi punto de vista. Se nota que está poco toreado en las plazas. No tengo la menor duda que ha toreado un gran número de astados en varias ganaderías, que inclusive ha entrenado a puerta cerrada en plazas vestido de luces, pero ese contacto con el público le hizo falta y fue lo que le impidió conseguir el triunfo sonoro que todo el público esperaba.

Saltó el primero de la tarde, del hierro de los Encinos, lo toreó cómodo a la verónica escuchando los primeros olés. No hubo quite ya que el toro adolecía de fuerza. Con la pañosa, Tomás se inventó una faena riñonuda y a pesar de ello logró buenos momentos. Se llevó dos volteretas causando asombro en el respetable y volvió al ruedo sin mirarse, pero no logró conectar como se esperaba. Dejó estocada entera trasera y tendida suficiente para que el toro doblara. Petición de oreja que fue concedida aunque al entregársela al torero fue severamente protestada. José Tomás la devolvió a su subalterno y ni siquiera dio la vuelta al ruedo.   El segundo se su lote fue el toro más pequeño del encierro, del hierro de Fernando de la Mora. Con este burel Tomás dejó la parte más artística de su actuación. Pases por la izquierda largos y templados, sin ligazón, la clase quedó en la arena. La faena no dio más y todo quedó en un saludo desde el tercio.  Saltó a la arena el quinto, de Fernando de la Mora, el toro no era chico pero el hartazgo del público era mayor, fue pitado y sin más, de manera misteriosa, el Juez lo devolvió antes de que salieran los caballos. El toro no era tan chico como el segundo de su lote, pero el Juez, presuroso, decidió evitar el conflicto y lo devolvió.  Salió un toro más chico de la ganadería de Xajay que también fue protestado por un impaciente y frustrado público. La silbatina se escuchó con fuerza mientras lo intentaba lancear a la verónica. Con la muleta, el torero se desencantó y decidió abreviar. ¿Dónde quedó el torero que se saldría a jugar la vida, aquél que para vivir hay que torear?, Por su actitud, todo indicaba que abreviaría para buscar al sobrero de regalo. Abrevió se fue con pitos, ni siquiera lo intentó ni se arrimó. Y lo peor es que no buscó el sobrero de regalo.  El público lo abucheó severamente al término de la corrida. Seguramente no regresará y se tapará varios meses más.

Desde mi punto de vista no cumplió con la expectativa generada, quien sabe qué tanto pensaron aquellos que pagaron un dineral por una entrada en la reventa. Esta vez no se desquitó el precio. Una actitud soberbia y displicente del matador que la tendrá complicada para volver a justificar esa expectación sobrevalorada.  Nunca apareció el mito, aquél que podría hacer el milagro, al que esperábamos para que demostrara por qué es especial y diferente a los demás… Tampoco llegó el arrimón que nos pusiera nerviosos y a temblar. Salió como cualquier otro coleta y se fue con el desprecio que sufren pocos.  El torero único no llegó. La decepción se apoderó de la Plaza y el público que pagó la reventa seguramente se lo pensará dos veces antes de volver a realizar el esfuerzo.

Don José Tomás: ayer el embudo de Insurgentes lo puso en su lugar. Si quiere recuperar lo perdido tendrá que actuar en distintas plazas para volver a demostrar que es el número uno.  Su actuación dejó mucho pero que mucho que desear. Sus compañeros se ven en mejor sitio. Sus cualidades y virtudes jamás se le negarán, pero su tarde en la México ha quedado a deber, al juicio final del público fue el  mejor Juez de su actuación.

Quien aprovechó la tarde fue Joselito Adame. A su primero, de Fernando de la Mora, lo bordó con la derecha, lo fue consintiendo a media altura hasta que le pudo bajar la mano y escuchar los primero sonoros olés de la tarde. El toro no se dejó por izquierda por lo que la faena fue siempre por la derecha con gran calidad. Desafortunadamente se puso pesado con el acero perdiendo las orejas. Con el segundo de su lote de los Encinos, Adame no le cogió el ritmo y no se puso a la distancia, el toro no era malo, tenía emoción y transmitía. Sin embargo, Joselito no lo entendió. Se terminó acercando demasiado hasta ahogarlo, dejó pasar este toro que pudo haber sido de triunfo.  El último de la función fue un astado de los Encinos con casi seiscientos kilos y con buena cornamenta. El peso provocó que el toro tuviese menos acometida. Pero Adame supo aprovechar las claras embestidas del animal, lo bordó por ambos lados con la respuesta favorable del público, estocada recibiendo con efectos lentos pero suficientes para que el toro doblara y el público pidiera la oreja. El Juez, obsequioso, le concedió dos para que saliera por la Puerta del Encierro en hombros.

Una tarde de expectación que para muchos se convirtió en desilusión. Lo que provocó Tomás es digno de reconocer. Lástima que no fue correspondido por lo hecho en el ruedo y por su actitud. Al final le pesó la plaza y se fue a su casa en medio de la silbatina. En cambio, su alternante Adame aprovechó a cabalidad la tarde y se consolidó como el triunfador de esta temporada.

7 Resultados

  1. J.A. del Moral J.A. del Moral dice:

    FELICITO Y ME CONGRATULO POR ESTA CRÓNICA DE NUESTRO CORRESPONSAL EN MÉXICO, JUAN PABLO SILVA. DE CUANTAS YA HE LEÍDO SOBRE LA CORRIDA QUE RELATA Y ENJUICIA CON ABSOLUTA INDEPENDENCIA Y NOTABLE COMPETENCIA, ESTA ME PARECE LA MÁS FIEL A LO SUCEDIDO Y, POR LO TANTO, LA MÁS FIABLE.

  2. Aficionao dice:

    He leído varias crónicas y en general hablan de gran expectación, decepción y abucheos finales….escepto el mundo, como no podía ser de otra forma, que habla de acritud de una parte del público

  3. bormode dice:

    Señor del moral una pregunta. ¿Estuvo usted en la plaza? Si es así, perdone mi atrevimiento, si no lo estuvo, ¿cómo sebe que la más fiel a lo sucedido? Siempre le he leído decir que no opina de lo que no ha visto.

  4. J.A. del Moral J.A. del Moral dice:

    Tengo infinidad de amigos en México y me han llamado casi todos para contármelo con pelos y señales.

  5. Alfonso Monreal dice:

    Cualquier aficionado serio que siga la temporada de La Monumental de México tiene la certeza de que los triunfos allí no valen o valen muy poco. La escasa exigencia de su público -aficionados apenas hay a la vista de las entradas que se registran en el 90% de los festejos- permite la lidia de un toro insignificante por trapío y por falta de casta. De salida ningún toro se protesta por muy pequeño que sea, cuando en los tendidos se percatan que el animalejo no va a contribuir es cuando asoman las protestas, que uno nunca sabe si son por una cosa o por otra. Es un público festivalero y caprichoso cuya único deseo parece ser el de ver pegar pases, cuantos más mejor, sin valorar la calidad o pertinencia de los mismos. Adame ayer dio muchos y muy malos, todos en línea, descruzados y muy destemplados, pero como la tarde ni mucho menos parecía tomar ese cariz histórico que se pronosticaba se vocearon como si fuera Belmonte redivivo el que estaba toreando y de paso la plaza se inclinaba patrioteramente hacia su vulgar torero para escarnio del otro, el extranjero. José Tomás fue a Insurgentes a indultar un toro o a cortar un rabo y sólo cortó una oreja protestada. Le salieron los toros que les salen por los toriles a todas las figuras españolas que pasan por allí, con excepción de El Juli en su primera tarde, mayor bochorno no lo recordamos ni los más viejos. Conclusión: fracaso. Pero hay que matizarlo, el peor José Tomás de ayer, sin apenas toros, sigue estando muy lejos del resto. Ahí están los tres minutos de faena al cuarto que acabó rajándose y que son lo mejor que ha pasado en toda lo que va de de temporada grande.

  6. Aficionao dice:

    Alfonso Monreal, a día de hoy JT están muy lejos del resto. Las faenas de las figuras del momento ante el toro-toro de Madrid, Pamplona o Bilbao no las veremos nunca más al de Galapagar. Yo no considero un fracaso lo de ayer porque como espectáculo en sentido amplio todo profesional debe perseguir levantar interés y tener un tirón importante. Por las razones que sea JT tiene despierta un gran interés. Pero lo que estamos viendo delante del toro en sus últimas actuaciones es otro cantar, tendremos que conformarnos con los videos de sus Actuaciones de finales de los 90 y que la nostalgia no nuble nuestra mente

  7. bormode dice:

    Señor del Moral. Eso no contesta a mi pregunta. Si me la contesta, está demostrando una doble moral muy peligrosa. No opino de lo que no veo, hasta que me conviene opinar. Eso no es serio señor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: