20150112144733-alfredo-rios-el-conde

1ª del 49º. Aniversario de la Nuevo Progreso de Guadalajara (México). Mansedumbre en su apogeo……”Indultito” improcedente

La tarde azulada, clara y sin viento, invitaba a toros, para la apertura de la segunda parte de la temporada. Lo he señalado repetidas veces, aunque a muchos ganaderos incomode, el ganado de lidia en su gran mayoría que se está jugando en nuestras plazas está en la categoría de la media casta. Y dentro de esto, la manipulación de criadores de escrúpulos dudosos para manejar la bravura auténtica del toro de lidia, inclinándose al quitar la casta en su ganado resulta que, efectivamente, ya no manejan la bravura… ¡MANEJAN LA MANSEDUMBRE…!

Este es el caso como muestra fehaciente en las reses de una dehesa en la que la casta aguada predomina ubicándose, insisto y repito, en ganado de media casta. Así, el fierro y la divisa de Fernando de la Mora, perfectamente caracterizado en la línea que menciono, condiciona al espectáculo en un tenor de mansedumbre y mediocridad desluciendo su esencia y su fondo al implantar la bobaliconería en las tontorronas acometidas de unos animales que más que embestir caminan, anulando la presencia de uno de los ingredientes fundamentales en el ganado de lidia, la transmisión de la emoción.

Con astados así, la función iba en picada, por mucha voluntad y deseos que los toreros tuvieran, lamentablemente el lucimiento no aparecía. Y fue hasta el quinto toro, un boyancón al que Morante de la Puebla, inventándose la faena, cuajó una obra artística, plena de torería, de arte puro, de elegancia y expresión torera, que sólo los privilegiados como el caso de este artista excepcional pueden lograr…

Al de la Puebla se le veía con ganas, pero sin la más mínima colaboración de poder disfrutar su quintaesenciada expresión, luciendo apenas en aislados momentos, hasta que desbordándose en el del lugar de honor, el quinto, repito, manifestó el toreo auténtico, de quilates, tanto lanceando a la verónica de capa como cuajando sendas series con la muleta tanto por ayudados con la diestra como al natural con la zurda rematados con pases de pecho largos y vaciando a la hombrera contraria que arrancaron el batir de las palmas. Su toreo por alto, barriendo los lomos a dos manos es estética deleitante por la esencia torera de aires sevillanos con los que completó en molinetes y cambiados de mano. Desafortunadamente falló con la espada llegando a escuchar un aviso perdiendo el trofeo que tenía ganado por el mérito enorme de lo que había sacado a la res. Pero ahí quedó…

Al torero de la tierra, Alfredo Ríos “El Conde”, la mala suerte le había acompañado en los de su lote, pechando con dos bureles carentes de las mínimas condiciones para lucir, con todo el empeño que el diestro había puesto.Regaló un sobrero, creo proveniente de Los Encinos, si mal no me equivoco, por el hierro anunciado cuando no se tuvo la diligencia de publicitar el nombre de la ganadería. Un torillo cárdeno claro con una cara de bondad que sólo se ve en esas damas consagradas a Dios y que se llaman monjas, le permitió al “Conde”, al ser un dechado de nobleza, de fijeza, de son, con una claridad abriéndose a los engaños, siguiéndolos con clase y cadencia, cuajar al torero principescamente vestido con terno nazareno y oro una faena muy completa, desde dos largas cambiadas de hinojos y verónicas bajando las manos, jugando los brazos, y rematar con una media para escultura, que arrancó la ovación fuerte, quitando por chicuelinas al paso rematando con el manguerazo de Villalta. Con banderillas se hizo aplaudir en un par al cuarteo, otro al violín y uno más a la moviola, corriendo para atrás e igualando en la cara misma para nuevos aplausos. Con la muleta planteó su faena aprovechando la bonancible acometividad del ejemplar para engarzar series con cambiados por la espalda de inicio y seguir con derechazos templados y mandones  y naturales llevando muy embebido al colaborador burel, que repetía dando todas las facilidades para lucir al torero. Dosantinas y toreo en redondo que se le coreó en un trasteo largo a un buen toro, insisto, por noble, fijo y con clase, pero aquí viene la observación, ¡no era para indulto!, toda vez que en el castigo acudió con obligación siendo levemente picado sin dejarse ver la bravura. Para los nuevos aficionados vale el que atiendan esta observación para que comprendan más lo que el término de bravura encierra, y no confundir la bondad y la buena clase, que serían factores, aprovechándolos, para una labor de orejas y hasta rabos, y no la indulgente significación de lo que en verdad deberían ser los méritos para que a un toro se le perdone la vida. Esto, por supuesto, lo ignoran también en el palco de la autoridad, que, visto lo visto, andan mal, muy mal, pésimamente mal, al apreciar lo que un toro debe tener para ganarse el indulto.Con todo, sonoro triunfo de Alfredo, merecido por su voluntad y tesón que espero, confío y deseo le sirva para contrataciones futuras.

Abrió plaza el caballero navarro Pablo Hermoso de Mendoza. Es un espectáculo, por su fina monta y la extraordinarias cabalgaduras toreras que luce, a más de su maestría para la exposición mejor del arte del rejoneo, clavando farpas a una mano, haciendo el cambio en la cara de las reses, y banderillas cortas y a dos manos que le valieron ovación enmarcada en un temple para llevar a los animales con giros, cambios de terreno, y siguiendo las colas de las cabalgaduras.Se hizo ovacionar, sí, pero no logró entusiasmar ni para una vuelta al ruedo cuando falló con los rejones de muerte sepultándolos defectuosamente, lo que al público no agradó. Con la luz de las lumbreras dejando la arena del ruedo, salimos del coso…

Ojalá que el ganado que venga para las posteriores corridas, sea más de lo que esta ganadería que maneja mansedumbre ofreció, porque cuando la casta está ausente, el aburrimiento es el que manda.

Próximos carteles:

2ª: Domingo 21 de Febrero 2016: Garibay, Talavante, Andrés Roca Rey de Perú, con Jaral de Peñas. 3ª: Domingo 28 de Febrero: Urdiales, Joselito Adame, El Payo, con Mimiahuapam. 4ª: Domingo 6 de Marzo: Macías, Daniel Luque, Sergio Flores, con Bernaldo de Quirós. 5ª: Domingo 13 de Marzo: Juan Pablo Sánchez, Diego Silveti, Armillita IV, con Los Encinos.

F. Baruqui

F. Baruqui

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: