ruedo

La última de Morante, a por todas Castella y el regreso de David Mora junto a Jiménez Fortes

Cuando la gran temporada está a punto de empezar en el Palacio de Vistalegre de Madrid con una novillada de tronío y el excitante mano a mano entre David Mora y Saúl Jiménez Fortes, en una doble reaparición llena de excitante morbo e interés dadas las dramáticas circunstancias vividas y padecidas por ambos espadas, a los que podemos calificar de milagrosamente “resucitados”,  en este más reciente pálpito del toreo, surge por inexplicable contraste la decisión de Morante de no querer figurar en los carteles de la próxima feria de San Isidro tras no aceptar la propiedad de la plaza de Las Ventas otro capricho más del singular gran artista que consiste en exigir que sea eliminada la pendiente del ruedo venteño porque, según afirma el de la puebla, le resulta incómodo y para él inconveniente torear en el piso de una cuesta…

En todas las grandes plazas del mundo, el centro del ruedo suele estar más alto que los terrenos que circundan junto a las tablas para que el piso plaza no se encharque si llueve en abundancia. Es decir, para que el drenaje funcione lo mejor posible.

Pues bien, desde el año pasado, a Morante se le ha ocurrido caprichosamente que éste suave montículo tiene que desaparecer para que su excelencia pueda sentirse más a gusto.

Que uno sepa – todos lo sabemos – este capricho no lo han tenido ninguno de los toreros que llevan centenares o décadas de años, como tampoco Morante desde que empezó a torear. Por cierto, muchas tardes en la plaza de Las Ventas de Madrid en las que plasmó sensacionales obras obteniendo los correspondiente triunfos que nadie osó poner en entredicho, ni el propio Morante dijo ni pio sobre el tema hasta esta su última ocurrencia que, en la práctica, le vale para no comparecer en el escenario taurino más trascendental del mundo.

Morante se lo perderá porque, dada la general comparecencia de las demás figuras en la feria de San Isidro de este año, casi nadie le echará en falta porque es de suponer que varios de ellos lograrán triunfar por todo lo alto.

Por el contrario, es digno resaltar la apuesta del espada francés, Sebastián Castella, que actuará en cuatro ocasiones, cumpliendo así el reto que otrora solían  protagonizar las máximas estrellas en dicha feria comprometidos en pisar el ruedo venteño al menos en tres corridas, lo que contribuyó para que este ciclo tuviera la máxima importancia e indudable atractivo.

Caprichos como el de Morante no son de recibo. Más aún en el delicado momento que atraviesa la Fiesta, necesitada más que nunca de la general presencia de los mejores toreros en todas las grandes ferias y, sobre todo, en el ciclo tenido por más importante del mundo.

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

7 Resultados

  1. Aficionao dice:

    Sin pararme a pensar mucho y contando de carrerilla, se me ocurren un montón de figuras históricas más importantes que Morante que jamás se escudaron en excusas tan peregrinas para eludir sus compromisos

  2. Alejandro dice:

    Si en las plazas tiene que haber cuesta para que drene bien en caso de lluvia. Afirmación, que no sabemos si está basada en conocimiento del asunto, o porque siempre se dijo así, ¿Las pistas de tenis también tienen cuesta?¿Y los estadios de fútbol? Y todos drenan a la perfección…

    Por cierto, ni todas las plazas tienen cuesta, ni siempre la han tenido. En Las Ventas esa cuesta tan pronunciada, se dice que la pusieron en tiempos de Manolo Chopera, para que el toro parezca más grande.

  3. J.A. del Moral J.A. del Moral dice:

    Lo de Manolo Chopera lo dirá usted en broma. No?

  4. Alejandro dice:

    Imagino que se refiere a llamar a D.Manuel Chopera, como Manolo. Evidentemente, las prisas me han jugado una mala jugada. Mis disculpas, si es por esto.

  5. Hernán Gonçalves dice:

    Ciñéndonos a razones exclusivamente físicas, la tan manida pendiente de Las Ventas y de La Maestranza, que parece importarle sólo a Morante, perjudica a los toreros en que los toros, al aproximarse a las tablas, aprietan más, embisten con más inercia, con más ímpetu o brío, o sea con más velocidad, complicándoles los lances de recibo cuyo cometido es familiarizarse con la embestida y someterla. Esto deja en muy mal lugar al torero sevillano, porque lo único que denota es que es incapaz de poderles a los toros de salida allí donde otros -casi todos los toreros de la historia- sí han podido, incluso algunos mucho más medrosos que el de La Puebla. Estamos hartos de escuchar a los toreros viejos que de salida, para que un toro no te acorrale en tablas, hay que darle los frentes y jugar los brazos para uno u otro lado intentando dar siempre el capotazo hacia los medios. Si Morante no puede parar a los toros de salida que mande por delante a alguno de sus peones, a ver cómo reacciona el público. Qué pasará cuando Morante sea incapaz de tirarse entre los pitones a matar, ¿obligará a los empresarios a colocar un burladero entre las rayas del tercio para que pueda descabellar a cubierto? Todo esto me parece un capricho ridículo, de un divismo que roza en el patetismo porque, como señalo, lo único que corrobora es su incapacidad.

  6. Alejandro dice:

    Sr Hernán Goncalves, ha dado usted con la clave, la cuesta perjudica a los toreros (y cuadrillas), también al toro. Es decir, que usted mismo reconoce, que la cuesta perjudica a la lidia. El problema es que siendo un factor exógeno, ¿Por qué hay que aceptarlo? Un torero debe poder con el toro, con el ambiente, con los compañeros, consigo mismo….Y ya es bastante.

    Y no solo molesta a Morante, molesta a todos. La diferencia está, que solamente Morante se puede permitir ese lujo, y que además, es lo suficientemente valiente para exponerlo. Pero como ha reconocido muchas veces el propio torero, todos los compañeros me dan la razón (Emilio Muñoz ha sido el último en C+Toros la semana pasada), pero luego nadie se atreve a enfrentarse a una realidad que no perjudica a la lidia del toro.

    P.D. Decir que Morante no puede con los toros de salida. Es no conocer la carrera de Morante.

  7. joselito dice:

    Lo de Morante es una burda excusa para escurrir el bulto y no aparecer por Madrid, De hecho ya lleva años actuando en Madrid, casi por compromiso (igual que Manzanares) y sin triunfar porque Madrid les viene grande. Demasiado toro y demasiada exigencia del público. Un tío que es figura debe estar en Madrid cuantas más tardes mejor, como hace Castella este año y no poner estar excusar tan baratas. Morante vive de las cuatro verónicas que pega al año y que le le convierten en torero de culto, que dicen algunos, entre un determinado sector de público proclive a buscar ídolos (como pasa con Jose Tomás). Pero es un pésimo lidiador y va muy justo de valor. Por eso se le van al desolladero muchos toros buenos que en manos de diestros más capaces se irían desorejados. Y matando ya es el colmo: jamás lo he visto tirarse recto, siempre haciendo la media curva, a lo Curro Romero. Sr. Morante, no nos cuente más milongas, se quita del trago de ir a Madrid como se quitó en su día de ir a Pamplona y ya está. Y como no se gana los contratos uno a uno sino que los tiene firmados antes de empezar las temporadas pues le da igual. Aunque reconozco que en esto no es usted el único, todos los que habitualmente se acartelan con usted funcionan igual. Pero al menos, aunque solo sea una vez y por el que dirán, si van a Madrid.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: