DSC_0106

Fin de la Temporada Grande en La México. Hermoso y Ponce a hombros con reparos y oreja para Rivera

Gran entrada para la última corrida del serial, casi cuarenta mil personas se dieron cita en la Plaza México para disfrutar del cierre de temporada. En el cartel Pablo Hermoso de Mendoza, Enrique Ponce, Fermín Rivera y Octavio García “El Payo”, quienes lidiaron dos toros Encinos para el caballista y seis toros de Teófilo Gómez. El primer toro de los Encinos fue muy incierto se terminó rajando y no permitió el lucimiento de Mendoza. El segundo tuvo emoción y bravura, permitió el lucimiento y mereció honrosamente los honores del arrastre lento. La corrida de Teófilo Gómez en el límite de presentación, en cuanto a su juego permitieron el lucimiento, pero sin emoción alguna, estos toros no transmiten nada, embisten despacio y sin generar expectación, no me explico las razones por las cuales las figuras siguen pidiendo este hierro. No olvido que Morante cuajó una gran faena con toros de esta dehesa esta misma temporada, pero las grandes figuras que piden este tipo de toros deben estar conscientes que la línea de la sosería y la nobleza es muy delgada y aun cuando embistan este tipo de toros no dice nada, si partimos, claro está, que el público lo que quiere es emoción. Debe ser materia de otro artículo, pero lo que quedó claro esta temporada es que la gente pone atención cuando hay transmisión en el ruedo, inclusive una plaza tan bullanguera se pone en silencio cuando su majestad el toro toro está en el ruedo. Con toros cómodos, con el trapío suficiente, y sin emoción alguna se logra transmitir apenas algo al tendido y  a veces hasta se logra conseguir triunfos que desde mi punto de vista no tienen la misma valía que otros.

Hermoso abrió plaza y su primero poco le ayudó a fijar la atención del respetable, estuvo voluntarioso pero las condiciones del toro le impidieron lucir mucho más.  Una actuación decorosa en el primero que no fue lograda con el rejón de muerte al primer intento quedó en sonoras palmas. El segundo de su lote fue un toro fijo, noble y bravo que le permitió lucir, un trasteo eficaz desde el primer rejón de castigo y las banderillas muy certeras. Cerró su actuación montando a “Pirata” muy bien cabalgado y ahora si certero con el rejón de muerte, una trasteo digno de dos orejas pero el público, más que el aficionado, siguió aplaudiendo y el público presionó al Juez para que concediera el rabo. Una muy buena faena pero le he visto mejores actuaciones al caballista, bien, no hay reproche, pero no era para rabo.  Al momento en que el alguacil le otorgó los máximos trofeos escuchó algunas protestas, las cuales parte del público no quiso oír.  Se fue en volandas por la Puerta Grande coreado por un público jubiloso.

Enrique Ponce lidió tres astados ya que el Payo no estuvo en condiciones de salir al lidiar el último de la tarde. Ponce, estuvo por encima de sus tres astados ya que los enemigos que tuvo en suerte en realidad no se prestaron al lucimiento. La habilidad y sapiencia de Ponce lo hizo inventarse tres tipos de faenas donde a base de consentir y entender la embestida pudo lograr un lucimiento que fue coreado por toda la plaza. Ponce conjuga la estética con la tauromaquia hace ver fácil lo que es difícil, y así en el primero de su lote, cualquiera hubiese pensado que abreviaría sin más; sin embargo, Enrique Ponce supo sacarle al animal los pocos pases que tenía.  No fue eficaz con la espada y escuchó sonora ovación. Con el segundo de su lote consiguió mejores momentos, mucha suavidad con el capote y con la muleta toreó muy muy despacio, ahí si le ayudaron las flojas condiciones del toro, supo llevar su embestida con temple para lograr momentos artísticos que fueron coreados por el público. No tuvo suerte con la espada y todo quedó en una vuelta al ruedo. Lidió el último de la tarde y estuvo muy torero, logrando lances y pases de extraordinaria calidad, un toro que no decía mucho pero que Ponce lo supo entender para conseguir muletazos muy variados y sobre todo dejando clara su calidad, destacaron los cambiados de mano y lo suave de su trasteo. Dejó entera trasera y recurrió al descabello, consiguió oreja.

Fermín Rivera tuvo una actuación sólida con ambos astados, con el primero de su lote consiguió momentos de valía por ambos lados. Supo meter al toro y al público en la faena la cual fue coreada y si no llegó a más fue por las condiciones del astado. Mucha madurez en el ruedo mostrando los avances conseguidos en esta última temporada. Lástima que el primer toro no pudo ir a más y todo quedó en un meritorio trasteo que fue entendido por el público que concedió una oreja. El segundo de su lote no se dejó, lo intentó por ambos lados, el toro no iba con calidad, una embestida brusca y sin clase impidió realizar un trasteo de faena, por encima del toro y al final quedaría en una ovación.

El Payo tuvo una actuación decorosa y muy torera con el único astado que pudo lidiar dadas sus condiciones de salud. El Payo se veía decidido al triunfo lástima que la bacteria que lo aqueja y la fractura expuesta de nariz le traicionaron y solo le dejaron estar en el primero de su lote al que le realizó una faena muy torera. Al término de la faena, el Payo tuvo dificultades para continuar en el ruedo, dignamente se quedó a terminar el trasteo, se despidió con palmas y se dirigió a la enfermería de donde no salió.

Al término de la corrida Pablo Hermoso salió en hombros e inexplicablemente Ponce lo acompañó a pesar de no haber cortado las dos orejas. No hubo protesta del público que, contento, coreó la salida de ambos alternantes. Ponce no debió salir así por la Puerta Grande. No lo necesita, su condición de figura no está en duda y conociendo lo serio que es seguramente se dejó llevar por la algarabía del público. Hermoso quería la Puerta Grande solo para él y la tuvo que compartir con Ponce.  A la salida, el público disfrutaba cómo sus ídolos salían en hombros.

LA OPINIÓN DE JOSÉ ANTONIO DEL MORAL

Anoche resistí hasta casi las 4 de la madrugada viendo la interminable corrida fin de la Temporada Grande por televisión. Aparte de resaltar la gran entrada que hubo, creo que la mayor de aquella campaña tras el no hay billetes del día de  José Tomás y, por ende, constatar el gran tirón que mantienen el navarro y el valenciano pese a los muchos años que ambos llevan en el pináculo de la primera fila, ahí va mi opinión que, en el tema toros, coincido totalmente con Juan Pablo Silva. Vengo sintiendo desde hace mucho tiempo que la inmensa mayoría de los ganaderos aztecas están manejando más la mansedumbre que la bravura y así les va.

Y con respecto a las actuaciones de los dos que salieron a hombros,  creo que el rabo a Hermoso fue excesivo. Es cierto que en La México como en la mayoría de la grandes plazas del mundo entero, para salir a hombros hay que haber cortado al menos dos orejas. Pero en el caso de Ponce en La Monumental de Insurgentes, no es la primera vez que sale a hombros sin costar los dos apéndices preceptivos.  Quizá sea el único en La México con el que ha ocurrido. Las razones que explican esta excepción se deben a la increíble superioridad que el valenciano viene ejerciendo por ser capaz de crear faenas inverosímiles con toros que en otras manos no hubieran pasado de mediocres en el mejor de los casos. Ayer falló con la espada como tantas veces y el este fallo impidió que cortara cinco orejas. Al público no le importó y jaleó entregado sin reticencias a Enrique por la bellísima y sorprendente creatividad de sus trasteos que, además de distintos y hermosos, fueron muy largos como es su costumbre pese al pobre juego que dieron sus tres toros. A estas faenas con esta clase de enemigos en España hemos dado el llamarlas “inventadas”.  Otra especialidad entre las muchas que atesora el gran maestro de Chiva.

Y respecto al rejoneo, digo otra vez más que nunca me gustó ver a Pablo con Enrique porque el toreo a pie no tiene nada que ver con el toreo a caballo por los dispares méritos que separan a ambos.

1 Resultado

  1. Jorge dice:

    Y de la presentación del ganado que? A mi admirado Enrique Ponce también le tocó una corrida d regular presentación, y mutis por el foro….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: