urena_oreja

3ª de Fallas en Valencia. La emocionantísima manifestación se tradujo en una tarde inapropiadamente generosa

Valencia. Plaza de la calle Xátiva. Domingo 13 de marzo de 2016. Tarde progresivamente nublada y fría con más de tres cuartos de  entrada.

Seis toros de Adolfo Martín, excelentemente presentados con hechuras y pelaje cárdeno en distintas tonalidades propios de la casa. Todos nobles aunque en su mayoría muy blandos y descastados. Se salvó el tercero por más entero y más posible. Y en parte el sexto.

Rafaelillo (rosa y oro): Pinchazo y estocada, silencio. Estocada trasera caída, oreja e increíble petición de otra.

Manuel Escribano (grana y oro): Pinchazo y estocada trasera caída, ovación. Media estocada tendida, ligera petición y ovación.

Paco Ureña (malva y oro): Estocada trasera caída de efectos fulminantes, oreja. Dos pinchazos y estocada, ovación.

Tras el paseíllo, el publico obligó a saludad a Rafaelillo que compartió la ovación con sus compañeros mientras la plaza en pie gritó a coro “!!! libertad,libertad,libertad ¡¡¡.

 

Una inmensa manifestación que empezó a las 3 de la tarde y acabó con muy poco tiempo de empezar la tercera corrida fallera, eclipsó cualquier maldad del festejo y magnificó  lo mejor. De tal modo, se premió con una oreja la buena faena de Paco Ureña al tercer toro pese a lo muy defectuosa de la estocada con que mató. Y le regalaron otra que hasta pudieron ser dos a Rafaelillo por una labor simplemente efectista y muy de cara a la galería al cuarto.

La estupenda presentación de los toros de Adolfo Martín no corrió pareja con el pobre y blando juego que dieron. Si a caso, salvemos al tercero que fue además de muy noble fue el que más resistió la lidia, no del todo bien administrada, por cierto, en líneas generales, sobre todo en la suerte de varas que los espadas y los varilargueros pretendieron que fuera la propia de reses bravas y más fuertes de lo que fueron.

Tan generoso y a veces exagerado acontecer creo que tuvo una poderosa razón.  Pocas veces habíamos visto y participado de una demostración pública tan numerosa a favor de La Fiesta y en contra de sus muchos enemigos entre los que destacan los animalistas y los políticos de partidos de la izquierda y antisitemas que ahora mismo ansían tomar el poder entre otras muchas cosas para terminar con la España nacional y con los toros a los que odian en la equivocada opinión de que son algo que viene del franquismo, desconociendo que los toros llevan siendo la manifestación cultural más antigua y más propia de nuestra Nación, en cualquier régimen, hasta el punto de que las corridas de toros también se celebran en casi todos los países hispánicos de América, en nuestras vecinas Francia y Portugal aunque en este país sin la muerte el toro al final de la lidia.

Representantes de todos estos países,  más los valencianos y españoles de todas las latitudes y confines acompañaron a una amplísima e importante representación de todos los estamentos profesionales del toreo, de la ganadería brava y de la prensa especializada. Hacía mucho tiempo que uno no había tenido la oportunidad de saludar y de abrazar a tantos amigos y hasta enemigos. Todos estuvimos de acuerdo en un ejemplar emparejamiento en pos de un mismo fin: Decirles a todos los contrarios y especialmente a los antis de la política un aquí estamos absolutamente impresionante y contundente. Avisados quedaron.

El discurso-proclama que dictó Enrique Ponce fue varias veces interrumpido con vivas y enormes ovaciones. Y la emoción alcanzó grados pocas veces visto. Tanta emoción, como acabo de decir, se tradujo en un vale todo en la posterior celebración de la corrida.

No es cuestión de entrar en demasiados detalles. Solamente quiero destacar que quien mejor estuvo con gran diferencia, tanto con el capote como con la muleta, espacialmente en su primera faena,  fue Paco Ureña.

Que los valencianos  quisieron que Rafaelillo fuera el gran y legítimo triunfador de la pasada Feria de Julio, cuando ni los toros que enfrentó ni el propio murciano se aproximaron a lo hecho aquí mismo hace ya varios meses.

Y que Manuel Escribano tampoco anduvo ni mucho menos como en sus mejores tardes. Ni siquiera en el tercio de banderillas.

Y con la espada, los tres bastante deficientes.

Pero bueno, las primeras horas de la tarde habían sido históricas y esto bastó para quedar más que satisfechos.

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

8 Resultados

  1. joselito dice:

    Hombre Sr. del Moral, yo creo que Rafaelillo sí merecía la oreja porque le ha echado un par con ese toro tan complicado, teniendo que sacarle los pases uno a uno puesto que no le permitía ligar más y además, lo ha tumbado de un espadazo. La petición de la segunda oreja tal vez ha sido algo exagerada pero por faenas similares ante enemigos de menor dificultad también se han pedido y a veces, increiblemente, hasta se han concedido. Y muy bien Ureña en el tercero pero es que Rafaelillo sabe conectar muy bien con el tendido ante este tipo de toros y por eso llega más. Pero no es teatro, es que se la juega de verdad. Este tío es muy grande.

  2. J.A. del Moral J.A. del Moral dice:

    Pues amigo, no estoy de acuerdo. Con toros similares y aún peores he visto mucho mejor a Rafaelillo. Con medios o cuartos de pases “robados” a lo sumo, regates y miradas desafiantes. Eso para el gato…. Rafaeillo supo.eso si y muy bien, engañar al personal incluido a usted que es tan gran aficionado y exigente.

  3. gregorio dice:

    Me parece muy raro que con 20 o 30 o 40 mil personas en las calles y con precios populares no se consigua poner el cartel de NO HAY BILLETES para la corrida de Adolfo. Muy raro también que, salvo el reservón y complicado cuarto, los otros toros no tuviesen emoción ninguna y acusaron falta de fuerza y casta. Entonces no es verdad que el supuesto problema de la Fiesta actual es la marginación de las corridas mal llamadas “duras”. Porque ní son tan duras, ní hay tantos que quieran ir a verlas. Espero que entre aficionados haya también más unidad y menos criticas injustas contra esta Fiesta supestamente decadente y descafeinada, cuando es todo lo contrario.

  4. Miguel Ángel Júcar dice:

    Me duele decirlo, pero viendo en directo la manifestación por Canal+ Toros y leyendo hoy los principales periódicos allí no había cuarenta mil personas ni en sueños, tampoco había treinta mil ni veinte mil. La plaza afora poco más de diez mil y ni siquiera se llenó. El gesto, por novedoso en este gremio, algunos podrán denominarlo “histórico”, pero a mí me sigue pareciendo insuficiente. Cualquier día de S. Isidro se reúnen más personas en la plaza de Las Ventas y en las inmediaciones que las que había ayer en Valencia después de publicitarlo durante varias semanas. El toreo se defiende solo porque es la expresión artística más conmovedora del mundo; siempre y cuando se observen escrupulosamente las normas del rito: un toro íntegro y con poder y un torero capaz. Las plazas hay que llenarlas por dentro, no por fuera, y ese es el principal reto de los taurinos, hacer que vuelvan los aficionados y el público de aluvión a los tendidos. Con las plazas llenas no se atreverían, seguro. Nunca jamás en la historia las figuras habían ganado tanto y nunca las entradas fueron tan caras, sumando a esto los tiempos de gran depresión que vivimos. Los manifiestos y las manifestaciones están bien, pero son medidas cosméticas. Lo importante no se hace o no se quiere hacer.

  5. Arturo Sanchez dice:

    Rafaelillo estuvo en plan ratonero toda la tarde es cierto, tiene toda la razón Jose antonio Del Moral, de esa misma forma ví a Rafaelillo el pasado Agosto con los Miuras en Villarrobledo, aquella corrida con los toros tan impresentables y que los veterinarios querian rechazar observaron posible suministro de sustancias nocivas y laxantes en los toros. Aquella tarde digo Rafaelillo estuvo como ayer: o sea toreando sin verdad y con trucos, me preocupa que empiece a tomar eso como rutina, esperemos que no.
    Escribano la verdad ni fu ni fa, no le reconoci ayer sinceramente…
    Y Ureña si que intentó torear de verdad aunque con escaso lucimiento (no habia toros para que rompiesen sus faenas) además Ureña a diferencia de sus compañeros si que le vi ganas.
    Lo que más me preocupó fué que los Adolfos salieran tan nobles y sobretodo faltos de fuerza… Que salieran descastados es lo que menos me preocupó porque ese hierro tiene un magnifico ganadero para corregir la falta de casta si llegase a ser habitual esta temporada… Lo otro me preocupó más…
    Y tambien destacar la magnifica manifestación PRO-TAURINA, fué un éxito y tuvo un grandiosa intervención de Enrique Ponce al leer el manifiesto que me puso los vellos de punta y me emocionó por dos motivos: porque leia el torero y hombre más reconocido y con más clase e inteligencia de nuestra fiesta
    Y porque además su sabias contundentes y certeras palabras salian de su boca dando voz a todos los que amamos la fiesta
    Fue muy emocionante y bonito ese momento.
    Por personas como Enrique dentro del mundo del toro
    Uno se alegra de sentirse parte de ese mundo y ser aficionado.

  6. joselito dice:

    Sobre el comentario de Miguel Angel Júcar quiero decir que sí había de 20 , 30 ó 40 mil personas en la manifestación. Yo asistí y cuando empezó a caminar el grupo en cual me encontraba, en la plaza de San Agustín a un kilómetro de la plaza, Enrique Ponce estaba acabando de leer el manifiesto. Por poco no llego a los toros porque no se podía transitar. Otra cosa es que a los políticos les de igual lo que los taurinos hagamos. Y estoy de acuerdo en que con las plazas llenas no se atreverían a menospreciarnos de esta forma. Pero afición hay, lo que hay que hacer es atraerla y se supone que “doctores tiene la Iglesia” para ello. Y efectivamente, no se agotó el papel, que habría sido lo suyo, pero estaba casi llena y ha sido con diferencia, la mejor entrada de la Feria hasta el momento y la mejor entrada de todas las corridas de Adolfo Martín en Valencia. Y es que desgraciadamente, una gran parte de la “afición taurina” acude a las plazas al reclamo de los nombres. Y los tres TIOS que toreaban ayer no tienen ese tirón.

  7. pedro dice:

    No creo que tomar las calles sea el camino para defender la Tauromaquia. Por una vez esta bien. Pero lo que nos falta es unidad. y estrategia. Marketing. Defensa Legal. Lobby. Promoción de la Fiesta. Acercamiento a los jovenes. En esto el 13M ha sido positivo, pero a ver si somos capaces de hacer mas ruidos nosotros los aficionados que somos millones y no los 4 antis financiados por asociaciones animalistas de todo el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: