4ª de feria en Cali. A falta de toros, buenos son pañuelos

Plaza de toros de Cañaveralejo. Seis toros de Puerta de Hierro: 482, 462, 454, 464, 460 y 498 kilos. Desiguales de presentación. Muy chicos segundo y tercero. Descastados, a excepción del primero, aplaudido en el arrastre. El Juli (verde botella y oro): oreja y palmas. Sebastián Castella (azabache y oro): silencio y dos orejas. Luis Bolívar (sangre de toro y oro): ovación tras petición unánime y palmas tras aviso. Detalles: buen par de Hernando Franco, quien saludó. Plaza llena y alta temperatura.

 Sí, a falta de toros, buenos son pañuelos. Y más si son de esos largos que asoman de la Presidencia. Botín demasiado largo el de esta cuarta de abono, tres orejas, para una tarde que comenzó arriba, pero que pudo terminar peor de no ser por Sebastián Castella, quien encontró cómo interponerse, a punta de valor, en lo que rodaba cuesta abajo sin remedio: el descastado encierro de Puerta de Hierro.

Lástima que el primero de la tarde haya sido la excepción y no la regla. Porque otro sería el cantar en la ganadería. Y, además, hubo un abismo entre ese toro y el resto de la camada. De la bondad y la movilidad, pasamos al río seco de la falta de casta, en donde las piedras tallaron en las posaderas hasta convertir el resto de la jornada en un suplicio. Pero así es esto. La vida sigue. Vean no más que allá, en los exteriores, atruena la pólvora, mientras alguien paga en silencio el alto precio de un fracaso.

De lo poco que se vio, dos caras del éxito. Una, con tela para coser y cantar. Otra, sin más que las ganas. En el primero de los casos, El Juli se halló nada más abrir el capote con uno de esos que llamamos “que se dejan”. Así lo definió y así lo trabajó. El ejemplar metió la cara casi desde los lances de tanteo y supo mantenerse en esa tónica sin molestarse. El único inconveniente fue una cojera que se dejó ver luego de la puya, pero que pronto desapareció. Ya seguro de lo que veía venir cada vez que ponía la muleta por delante, El Juli trazó dos limpias series por la derecha y un natural lento de esos que se hacen infinitos. Sólo en algunos momentos tuvo que halar. Al final, vino la recompensa: una oreja, luego de medio espadazo y descabello.

Y si en ese momento hubiéramos sabido que lo demás vendría hecho con otro material, lo habríamos valorado más. Porque se desencadenaron los malos ratos. Uno, ese segundo al que le pusieron en la tablilla ‘Encantador’, pero que en realidad debió llamarse ‘garrochista’, como lo certifican sus tres saltos al callejón. Castella debió resignarse y abreviar.

El de enseguida, tercero, tuvo muchos pies y con ellos se movió en el capote de Bolívar, quien lo recibió a porta gayola. El toro empujó en el caballo y mostró alguna condición en la muleta, mientras un helicóptero hacía de banda de música sobre el techo de la plaza. Hubo transmisión por el pitón derecho, pero sobre el izquierdo nada más que incomodidad. La faena terminó abajo y Luis pinchó antes de acertar. Petición, rotunda negativa del Palco y bronca. El cuarto tampoco sirvió y El Juli lo despidió recordándole a la señora… vaca. Y vino el quinto. Castella salió a arrancar las orejas, sin saber que iba a cortar una y le iban a encimar otra. El francés comenzó consintiendo con muletazos suaves, pero debió cambiar el repertorio a medida que el animal se quedaba corto. Entonces se metió entre los pitones y la gente se lo agradeció. En el último, Bolívar fue puro corazón. Anduvo detrás de los pasos del manso, pero ni siquiera eso le valió el trofeo que la gente había pedido en el anterior, porque no acertó con la espada lo que había escrito con la voluntad.

 

 

 

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: