th (9)

Desde que se retiró, Curro Romero casi sale a homenaje por semana

Nunca se puede ni se podrá decir antepenúltimo,  mucho menos penúltimo y, no digamos, el último de los homenajes y distinciones que a Curro le caen a cientos – pronto podremos hablar de miles – desde que se retiró del toreo activo. Creo que no ha habido ningún torero tan homenajeado en toda la historia de la Tauromaquia.

Y ante esta imparable catarata de premios, hay muchos entre los que me encuentro que, dado el curriculum profesional del Faraón – me refiero al real no al imaginado – no nos explicamos tamaña abundancia de distinciones.  Desde luego, bastante más numerosas que la suma de las orejas que le dieron en estricta justicia porque también cortó no pocas de regalo, como todo el mundo por supuesto.

Un curriculum muy pobre porque, aparte su reconocido, innegable y soberano arte y de las veces que triunfó indiscutiblemente, sobre todo en las plazas de Sevilla y de Madrid que fueron muy suyas – no hablo de oídas porque fui testigo directo de todas sus salidas a hombros tanto en La Maestranza como en Las Ventas -, y pese a los muchos petardos que también pegó superando con creces estos en número a sus actuaciones gloriosas, a la vista de los números que suman sus actuaciones, a Curro Romero, de ninguna manera se le puede incluir entre las más grandes figuras del toreo a lo largo de la historia.

Los que solo le vieron en sus últimas temporadas que, curiosamente, no fueron precisamente las mejores sino las peores de su vida aunque, eso sí, ya mitificado y favorecido por lo que se dio en llamar “currismo” – le jaleaban todo fuera como fuese – y los que no le vieron nunca vestido de luces en los ruedos, no pueden sino rendirse al “fenómeno” porque, sencillamente, vistos tantísimos homenajes, a ver quien es el atrevido que niega tantísima gloria. Yo soy uno de ellos y no vean los disgustos que he tenido por decirlo por escrito, de palabra hablada en la radio y por televisión.

Cada vez que le dan un homenaje a Curro, no puedo por menos que dolerme de los pocos que les dedicaron a Luís Miguel Dominguín, Antonio Ordóñez, Paco Camino, Diego Puerta, El Viti, Paquirri, José María Manzanares, Dámaso González, Paco Ojeda… y no nombro a las grandes figuras contemporáneas aunque algunos de estos últimos llegaron a actuar junto a Curro Romero.

Ya sé que las comparaciones son odiosas. Pero también sé que mientras los nombrados actuaron y triunfaron muchas veces en todas las plazas y ferias del mundo, Curro Romero apenas apareció en las de la mayor parte de España, de Francia y de América.

De tales modos y como sus homenajes se han convertido en tópicos, hace tiempo que empiezan a parecer ridículos. El Curro que yo conocí hace 40 años no se hubiera dejado manosear como ahora de ninguna manera. Era un ser discretísimo, timidísimo y excelente persona. lo seguirá siendo, no lo dudo, pero alguien lo ha cambiado. Debería pegar ya un puñetazo en el mesa y mandar al carajo tanta babosería… No debería aceptar convertirse en una especie de sujeto homenojeable, en un recurso para dar brillo a sus homenajeadores.

¿Entonces? Pues termino con lo que tantas veces escuche decir a mi padre: !Qué bonito es ser artista y tener admiradores!

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

1 Resultado

  1. joselito dice:

    Más claro agua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: