8ª y última de Cali. Alzate, valor y más…

Cali. Plaza de toros de Cañaveralejo. 8ª y última de feria. Seis toros de Fuentelapeña. Muy bien presentados. Bravo y con calidad el sexto, ‘Andaluz’, número 338, al que le dieron la vuelta al ruedo. La mayoría dio pelea en los caballos. Faltó fondo en casi todos. Pesos: 474, 496, 448, 464, 462 y 444 kilos. Enrique Ponce (azul pavo y oro): ovación y oreja. Miguel Ángel Perera (azul pavo y oro): palmas y oreja. José Fernando Alzate (corinto y oro, con cabos negros): ovación y dos orejas. Detalles: José Fernando Alzate recibió la alternativa con el toro ‘Fallero’, número 339, de la ganadería de Fuentelapeña. Tarde calurosa. Dos tercios de entrada.

“Para torear bien hay que olvidarse del cuerpo”. Imaginamos que cuando Juan Belmonte cuajó esa frase, hablaba de hacerse grávido frente al toro. Pero quién puede afirmar que el divino maestro no quiso también hacer referencia con aquello de “olvidarse del cuerpo”, a anteponer el valor a cualquier otro principio y, si es el caso, dejar la piel.

Pues bien, José Fernando Alzate nos dio ayer, ante una plaza que lo vio llegar tras bambalinas y salir en andas, varias lecciones. La primera, esa, la del valor, para salir a triunfar o a triunfar, sin importarle que tuviera abordo, en el día de su alternativa, a dos figuras del torero. Habrá quienes digan que su valor es inconsciente y temerario, fruto de los pocos años y de la ambición natural. Es posible. Pero si lo del valor de José Fernando es eso que algunos de los grandes han portado como estandarte, pues vayan a verlo, porque vale la pena. La segunda clase es que, pese a que pasó muchos trabajos antes de encontrar la puerta grande en el muy buen sexto, ‘Andaluz’ de nombre, jamás renunció. A propósito, ese ejemplar logró salir del defecto de la mayoría de sus hermanos: la escasa duración. El bonito y bien presentado encierro de Fuentelapeña (un encierro en toda la extensión del término) pudo pasar a la historia, pero le faltó el cuarto de tanque para trascender, para no traicionarse en el último cuarto de milla.

Volvamos a José Fernando y a ‘Andaluz’, que se encontraron cuando la Feria ya bajaba las cortinas. Bien hecho, bajo, armado, en fin, con trapío, el animal fue a las largas cambiadas que le propusieron y desde entonces no paró de moverse con emoción. Peleó en los caballos, como todos, y luego, en la muleta bien puesta del torero bogotano, metió la cara en cada cite, transmitiendo, con esa pólvora que tanta falta nos hizo en esta cita de Cañaveralejo. Hubo valor, sí, pero también torería. Mató bien, echándose encima y del Palco bajaron las dos orejas justas. Una tarde inolvidable para él. En el del doctorado hizo pasar tragos de miedo a todos en el callejón, cuando se puso de rodillas y pareció dejar la muleta ‘muerta’. El toro se convirtió en un riesgo, quizás más por la falta de mando de Alzate y por el viento, que por desarrollar alguna mala idea. Saludo.

Enrique Ponce dio con dos toros dispares. El primero tenía freno de mano y no correspondió a las invitaciones del valenciano, que se cansó de llamarlo en todos los tonos. Ahí, lo más importante fue una vara de colección, la de Manuel Quinta, quien resistió en los medios para ganar la guerra que le planteó el de los herederos de Don Abraham Domínguez. En el cuarto, Enrique halló más reciprocidad y pudo templar a gusto, en tandas en las que hubo ligazón. Mató sin apuros y le concedieron una oreja. Pero lo más importante para Ponce fue la forma como los tendidos le extendieron la tarjeta para volverlo a ver el otro año.

Para Miguel Ángel Perera también hubo un trofeo en el quinto. Tuvo la suerte de dar con ambos turnos con enemigos de calidad, pero lo malo para él es que se le desinflaron pronto. El tercero de la corrida, su primero, bien picado por Rafael Torres, duró las dos primeras tandas, luego reparó por el izquierdo y después se fue a tablas. Palmas. En el quinto, Perera pudo disfrutar más, sin hartarse, porque el toro buscó, como algunos de sus parientes, los tableros.

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

1 Resultado

  1. JORDI dice:

    FELIZ AÑO NUEVO A TODOS, EN ESPECIAL A MI AMIGO JOSE ANTONIO, UN MAESTRO EN LO SUYO PESE A QUIENES PESE, TANTAS VECES ESTUVE CON ABRAHAM DOMINGUEZ EN CAÑAVERALEJO Y ADEMAS VIENDO A PONCE, QUE ME DA LA NOSTALGIA DE AQUELLA CORRIDA EN LA QUE INDULTARON AL TORO SIMPATICO LIDADO POR SU HIJO LUIS MIGUEL, Y EN AQUELLA OTRA CON PONCE,JULI,Y RINCON DONDE ENRIQUE FUE ACLAMADO COMO TANTAS VECES.
    QUE PENA QUE PONCE MAESTRO DE MAESTRO NOS APUNTE A SU RETIRADA, SEGUIREMOS HASTA EL FINAL CON EL RECUERDO DE TANTOS BUENOS MOMENTOS.
    UN ABRAZO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: