9

Bitácora de América. La batalla de Roca Rey

Andrés Roca Rey, el torero orgullo de América, oriundo de la tierra peruana del ceviche y del potencial turístico, es un amante de todo lo español, que sabe muy bien que “ir a la guerra con la caja de herramientas repleta” es el marco conceptual que lo ha de acompañar en la jornada diaria de la vida, cuyo norte es  hacerse figura del toreo. Esta visión de las cosas, de la competitividad, se la escuché al académico e investigador Folke Kafka, un querido profesor de la jesuita Universidad del Pacífico de Lima, allá por los noventas: “Prepárense y triunfarán”, repetía. En lo taurino, eran épocas en que la Plaza de Acho tenía como figura nacional al cajamarquino Rafael Puga Castro, ganador del  Escapulario de Oro del Señor de los Milagros, de familia de destacados ganaderos.

En lo político, el  “Consenso de Washington”, originado por la caída del comunismo, motivaba a gobernantes visionarios a hacer reformas a cualquier costo para alinearse con el mundo competitivo. Así el Perú y sus ciudadanos ingresaban en lo social y económico a las ligas mayores, a competir de igual a igual para obtener el progreso que es uno solo: mayores ingresos, que posibiliten mejor educación, salud, etc.

Enfrentar una preparación de toda una vida en aquello que te apasiona ciegamente, es lo que planificaron los padres de Andrés Roca Rey, su familia, y amigos taurinos en la limeña ciudad de Miraflores. Un hogar típico peruano, amantes de la vida familiar, los valores y principios muy cimentados, que se movían en el mundo del amor por los toros, los caballos peruanos de paso, la inigualable gastronomía peruana, los gallos de pelea, el sol, la playa, los deportes.

Ver triunfar a Andrés Roca Rey, de la mano de José Antonio Campuzano, gracias a la televisión del Plus Digital, tiene connotaciones muy especiales. Hacer ver y disfrutar toda la corrida de Ponce, Manzanares y Andrés Roca Rey a mi señora madre, tan ocupada en sus cosas muy personales, reflejan que Andrés Roca Rey ha llegado al toreo mundial para unificar. Él, López Simón, y alguno más, cuando recién hace muy poco han pasado del novillo al toro, están poniendo a las figuras mundiales del toreo en la obligación de competir de igual a igual.

A Andrés Roca Rey le verán en las próximas semanas no solo en toda España – como Madrid, Alicante, Bilbao –  y parte de Francia, sino también en la mexicana Feria de San Marcos de Aguascalientes, debiendo ser fijo para regresar a la Plaza México, la Nuevo Progreso de Guadalajara, y más adelante hacia fin de año en la Bicentenaria Plaza de Acho de Lima. ¿Qué ha conseguido Andrés Roca Rey con este esfuerzo o guerra con el destino? Que haya unidad de criterios entre los aficionados y los no aficionados convocados por la tauromaquia del torero americano Andrés Roca Rey, con 19 años de edad; y que los estamentos conformados por toreros, ganaderos, empresarios, comunicadores, se convenzan que sí es posible asistir a una corrida de toros, o verla por televisión, y emocionarse con la verdad del toreo.

Pedro Abad Schuster

Pedro Abad Schuster

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: