f620x0-69663_69681_11

1ª de feria en Palencia. Un par de orejas para Ureña y pinchada gran faena de Ponce

Otros medios

Enrique Ponce volvió a dar una tarde de toros para enmarcar. Su forma de sobreponerse a factores en contra -como el fuerte viento y la poca colaboración de los toros- y su toreo de calidad cautivaron a la afición de Palencia, que finalmente vio como el torero se iba sin trofeos en una tarde que podía haber sido perfectamente de tres orejas si llega a funcionar la espada. El acero privó a Ponce de la gloria de una puerta grande, pero no de haber cumplido con su cometido de crear faenas importantes aunque muchos factores se le pongan a la contra.

Ponce cuajó a sus dos toros con capote y muleta, destacando la armonía y la cadencia que tuvo la faena al primero de su lote y la labor paciente y magistral que compuso al cuarto de la tarde, con el que se mostró paciente hasta sacar lo mejor del animal en una obra impecable, de enorme composición y belleza. Sobresalió el toreo diestro en otra faena que la espada dejó sin trofeos. 

El segundo de la tarde tampoco atesoraba demasiada transmisión. Talavante quiso, comenzando de rodillas y después, como el astado mostró complicaciones por la derecha, lo intentó al natural. No consiguió redondear faena y fue silenciado. Perdió en el segundo de su lote las dos orejas por el mal uso del descabello.

Buena faena dejó valenciano por ambas manos, siempre de menos a más, logrando meter en el canasto a un sobrero que terminó siendo ovacionado en el arrastre. Una estocada caída y tres descabellos hicieron que saludara una ovación desde el tercio.

Abrevió Alejandro con un quinto al que no vio entre el gran vendaval que comenzó a arreciera en el coso de Campos Góticos. Se llevó una fuerte bronca. Se desmonteró en el tercio de banderillas su subalterno Juan José Trujillo.

Importante fue la actuación en el tercero de Paco Ureña. Arrancó la lidia de rodillas con el capote para brillar en este inicio y conectar rápidamente con el tendido. Ya muleta en mano, el murciano dejó una faena de entrega ante un animal que se fue apagando paulatinamente. Se entregó por completo al de El Pilar en el gran momento que goza y, cuando el de Fraile terminó su viaje en las tandas, por cercanías se lo pasó en el epílogo Paco. Mató de estoconazo y paseó oreja con fuerte petición de la segunda. Otra buena faena dejó frente al sexto de la tarde, consiguiendo sobreponerse al viento para terminar, cuando acabó el viaje del toro, por espeluznantes arrimones en el epílogo muleteril. Los redondos llegaron al tendido, que tras los ayudados y la estocada, lo premió con una oreja para salir en hombros.

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de Campos Góticos, Palencia. Tercera de Feria. Corrida de toros. Menos de dos tercios de plaza.

Seis toros de El Pilar.

Enrique Ponce, palmas y ovación. 

Alejandro Talavante, silencio y bronca. 

Paco Ureña, oreja y oreja. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: