8 (1)

1ª de feria en Murcia. Perera con dos orejas y Ureña con tres, a hombros en una desigual corrida de Juan Pedro Domecq

Se cuajaron los tendidos de sombra en la enorme plaza de La Condomina, no así los de sol que caía con justicia. Bien presentada la corrida de Juan Pedro Domecq, por arriba del trapío de otros años aquí, aunque algunos toros sin fuerza ni raza con la estupenda salvedad de dos, tercero y el sobrero que hizo sexto por devolución del cuarto y cambiarse el turno. Dos toros con  gran clase que, por sí mismos, compensaron del fiasco que padecimos con los restantes.Tanto el extremeño Miguel Ángel Perera como el lorquino Paco Ureña dieron cuanto de bueno pudieron para conseguir triunfar.

Perera con su acostumbrada contundencia que basa en la firmeza, en la quietud y en el temple tantas veces sumados allá donde actúa y ayer más que satisfecho por la desbordante moral que le acaba de explotar gracias a sus incuestionables éxitos más recientes, sobre todo en su sensacional tarde de Palencia en donde cortó cuatro orejas y el rabo simbólico del extraordinario toro que indultó de la ganadería salmantina de Montalvo.

Ureña, con incontenibles ganas de triunfar en su tierra en una demostración más de que anda en pleno progreso por lo que se refiere a un estilo que desemboca cual caudaloso río en la más ancha mar con la arrebatadora clase que, apoyada por el valor y el cada día que pasa muestra con mayor ahínco, nos está anunciando que no se trata de un buen torero más, sino una nueva figura capaz de mirar cara a cara a los mejor situados en la primera fila del toreo actual. Ambos espadas compitieron en un mano a mano resuelto por la caída del cartel del extremeño Alejandro Talavante.

La tarde transcurrió entre el disgusto que el público mostró con protestas por la blandura de varios toros y ese contento que en esta plaza explota cada vez que las cosas salen bien. No digamos cuando el que triunfa es un torero de la tierra como e el caso de Paco Ureña.

Hoy tendremos en Murcia al Ponce de este año 2016 que se sienta en el trono más alto del toreo cada vez que actúa sin distinción de la categoría de los escenarios que pisa. Bien podría Enrique recitar con altísima propiedad los versos del Tenorio del genial Zorrilla: “Yo a los palacios subí, yo las cabañas baje y en todas partes dejé memoria grata de mi”…

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: