34300_lima2

Bitácora de América. El Juli en Lima, y Andrés Roca Rey que vuelve, en el 250º Aniversario de la plaza de Acho, por el Escapulario del Señor de los Milagros

El Juli en América ha estado básicamente en México, país con infinidad de plazas de toros por toda su geografía. Venimos siguiéndolo desde 1999, varias veces agotó el papel con llenos completos en plazas como la antigua e histórica “El Toreo” de Tijuana; la Monumental de Playas de Tijuana, la tercera plaza con más capacidad en el mundo (24,000 de aforo); la Plaza Calafia de la calurosísima Mexicali, con capacidad para 6,000 personas. En otras ocasiones le vimos en la Monumental de Aguascalientes durante tres distintos ciclos de la tradicional y famosísima Feria de San Marcos con su día central el 25 de abril de cada año. Y especialmente recordamos la actuación de Julián López un 5 de febrero del año 2005 a plaza llena – 40,000 aficionados -,  en el Aniversario de la Monumental Plaza México, en que indultó a “Trojano” de Montecristo y salió a hombros con el torero de época el maestro valenciano Enrique Ponce, completando el cartel  Zotoluco, el mexicano que hace poco anunció su retiro de los ruedos. ¿Por qué vienen al recuerdo estas actuaciones de El Juli, triunfador absoluto con más de 15 años de alternativa?

Pues, bueno, un torero que reaparece este domingo 6 en la Plaza de Acho de Lima – Perú después de 3 años, torero ídolo en el mundo entero, famosísimo, lo hace frente a nuestro compatriota Roca Rey, completamente nuevo en la Fiesta, con apenas un año de alternativa, pero ya con un Escapulario de Oro de Lima, y otros premios en España este año. Contraste de dos mundos, de dos realidades, de dos futuros por delante. Un mano a mano en fecha histórica, porque esta Feria del Señor de los Milagros se da por única vez en el marco de la celebración de los 250 años de la Plaza de Acho de Lima. El Juli debe salir con los toros españoles de Garcigrande a dar su cátedra de toreo, aquella que a veces ha sido objetada en el país azteca por el ganado no siempre con trapío que ha enfrentado. Pero esta vez en Lima son toros españoles que Casa Toreros y Consorcio han seleccionado para engrandecer su prestigio, hacer memorables la celebración y el mano a mano. Es menester recalcar el gesto noble del torero madrileño de programar con Roca Rey el mano a mano, disputando en el ruedo y frente a una plaza llena a reventar, el codiciado Escapulario de Lima, cuando el peruano está en los inicios de su carrera, estrenando el Escapulario que le arrancó a Enrique Ponce el año pasado en el cierre de la feria.

Una corrida de toros como ésta es un privilegio para quienes asistiremos este domingo, nos atrevemos a decir será recordada en los anales de la historia del toreo por el significado del evento y de las circunstancias de los toreros, de la probada calidad de El Juli. Del lado del torero nacido en Lima y afincado en Sevilla, Andrés Roca Rey con tan solo 20 años de edad recién cumplidos, esta reaparición suya significa una nueva oportunidad que le da la vida, sí, aunque suene crudo o excesivo, aparecerá en el ruedo de Lima, y la próxima semana en el de la Nuevo Progreso de Guadalajara – México quien sabe si con un estilo más depurado para  planificar su quehacer con cada toro en función de la calidad o no del animal. Lo hacen todos los toreros que han triunfado y lo siguen haciendo; no arriesgarse a la cornada con quien no lo vale; y si la gran calidad del animal lo amerita, pensar que la vida del torero es un camino de largo aliento, no es un sprint ni nada que se le parezca. Ya se han expresado críticos como el señor José Antonio del Moral, quien tiene un afecto muy especial para todo lo que signifique Perú:  a Roca Rey no le conviene más el toreo tremendista porque atesora cualidades únicas para realizar el auténtico toreo con animales de ganaderías definidas, sea para faenas de arte con toros que se presten a ello, o para lidiar y pasaportar a toros que no ameriten jugarse la vida.

motivado para haberlo así decidido. Y los públicos lo entienden. Un chaval como Roca Rey, con todo el mundo por delante, con las capacidades probadas para encumbrarse, frente a su maestro Juli, harán retumbar los cimientos de la plaza  este domingo cuando hagan el paseíllo. En el ruedo se verán las caras con toreo caro, trasladado a una plaza catalogada como la Sevilla de América.

Pedro Abad Schuster

Pedro Abad Schuster

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: