DSC02740

2ª de feria en Cali (Colombia). Roca Rey y Jailoso inmensos

Por Jorge Arturo Díaz Reyes en Crónicatoro con fotos de Camilo Díaz Santa

En una corrida sería, dura y complicada de Paispamba que parecía condenada, el peruano se jugó todo frente a un toro de vuelta al ruedo y cerró en triunfo la tarde, yéndose a hombros por la Puerta Señor de los Cristales.

 

Otro encierro de toros toro en Cali. Los Domecq del ganadero vallisoletano “Kike” Álvarez, tres jaboneros, dos negros y un castaño requemado, no por cornicortos desmerecieron. Parejos, con romana y cuajo cuatreño, pusieron las cosas en plan prebelmontino. Toros para los dos primeros tercios y luego, renuentes y defensivos, que asustaron, midieron, se colaron, desarmaron y cogieron.

El miedo, emoción taurina por antonomasia, primó sobre los arrobos estéticos, que solo permitieron en los quites. Luego pidieron lidias de poder y salvamento. Al anochecer, tras cinco arrastres pitados y muchos sustos, saltó el más de la corrida, por todos los aspectos, y del primer lance hasta el fin la fiesta se fue arriba. Bravura y torería.

El limeño Andrés Roca Rey, torero de Cali, quien solo había podido regalar un esplendoroso quite frente al mansobronco tercero, recibe a “Jailoso” con tres verónicas, tres chicuelinas y una revolera ligadas que prenden la mecha. El jabonero tumba con estruendo a Rafael Torres, se encela con saña largamente sobre los caídos creando sozobra y desorden. En medio del barullo, solo él emerge, sembrado en la boca de riego, con el capote a la espalda, cita desde las tablas al insurrecto que se le abalanza a galope tendido. La tela por un lado y otro le hace serpentear para finalmente, vaciar el viaje con una gaonera explosiva seguida de dos saltilleras y una media donosa.  Exige mucho el paispamba a Carlos Rodríguez y a “Chiricuto” en banderillas, y de nuevo el hombre como un mástil en los medios, y de Nuevo el galope, y de nuevo le trapo pendulado, y de nuevo el descarrilamiento, y ya con los pitones encima liga dos cambiados por pecho y espalda, dos derechazos y el de pecho sin solución de continuidad, poniendo la plaza en modo locura.

Lo que siguió fue toreo, toreo, por la derecha y por la izquierda. Se vino la noche y el clamor crecía pues el toro imponía, el torero mandaba y la banda y el público bramaban. Sonaba “Manolete”. Arrimón. Cuatro bernadinas, y volapié a pecho descubierto. La espada entró arriba completa, y la cogida por el pecho se llevó al hombre hacia los medios flameado como una bandera trágica. En la arena, inerme, las puntas le buscaron la cara y el cuello con violencia terrible. Se los llevaron ambos a las tablas. Al uno a morir y al otro desmadejado a revivir. La vuelta al ruedo para el bravo, las dos orejas y la puerta máxima para el torero, y la feria pa’rriba.

El Fandi, lucido en quites y banderillas con sus dos toros no pudo convertir en triunfo la renuncia de ellos en los tercios finales.

Luís Miguel Castrillon, a punto del tercer aviso fue salvado por una echada inesperada del segundo, abrevió ante las dificultades del quinto y se fué sin pena ni gloria.

Toreros como Roca Rey, capaces de convertir en arte la peligrosa y estremecedora verdad de nuestra fiesta, la justifican y prolongan su vigencia por los siglos de los siglo. Amén.

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de Cañaveralejo. Lunes 26 de 2016. 2ª de feria. Sol y nubes . Tres cuartos de plaza. Seis  toros de Paispamba, bien presentado, parejos aunque cornicortos, broncos y de poco fondo. Al 6º “Jailoso” jabonero, de 525 kilos, vuelta al ruedo.  Pitados los otros cinco..

El Fandi, silencio y silencio.

Luis Miguel Castrillón, silencio tras dos aviso y silencio.

Andrés Roca Rey, silencio y dos orejas.

Incidencias: Despues del paseillo, minuto de silencio por los taurinos muertos en el año. Al terminar el festejo Andrés Roca Rey salió a hombros por la Puerta Señor de los Cristales.

_________________________________________

LA VERSIÓN DESDE LAS ONDAS A TRAVÉS DE PEDRO ABAD SCHUSTER

Roca Rey aclamado, a hombros y a la enfermería

 

 

El Podcast (en el Anexo) es de la transmisión de RCN Radio al mundo entero. Desde hace años venimos siguiendo a este torero. Era solo un niño en Lima, su tierra, y ya lo conocíamos. Hicimos grabar en video su actuación en Juriquilla con el gran comunicador y dirigente sindical Francisco Osornio, el camarógrafo del empresario de la Santa María de la vecina Querétaro. Pensábamos que algo iba a pasar con él, algo grande e inmenso: la fama, pero a costa de hacerse figura del toreo, del toreo de calidad.  

Link   https://youtu.be/KxtvGw0r_Hw

Este año salió a hombros en Madrid y a partir de allí comenzó triunfo tras triunfo, hasta el percance de Málaga. Retornó a los ruedos en Lima, y una reciente normatividad de la Municipalidad del Rímac le valió para asegurar su segundo Escapulario de Oro del Señor de los Milagros en la Plaza de Acho de Lima, como triunfador absoluto (no necesariamente por la mejor faena).

Y ahora esto: El éxtasis en Cali, Colombia este lunes 26 de diciembre del 2016. Los periodistas de RCN expresándose de una manera superlativa de “un torero peruano para el mundo”, incluido el propio ídolo César Rincón en el micrófono, el grandioso torero colombiano retirado en 2008, un referente del mejor toreo sudamericano en la historia de la tauromaquia.

Jugarse la vida, después de tanta tinta escrita para que Roca Rey modere su estilo, que se haga más conservador con los toros que no valen, ha resultado en vano por ahora. Declaraba Andrés Roca Rey antes de irse a la enfermería con un “tremendo dolor a los hombros”, por una espeluznante voltereta al momento de la suerte suprema, en que el toro le puso los pitones en el pecho, e hizo por el en el piso dos o tres veces.

Con voz de triunfador, Andrés Roca Rey declaraba al final de la vuelta al ruedo con las dos orejas: “Vine a jugarme la vida”, mientras la plaza entera le coreaba ¡Torero! ¡Torero! ¡Torero! Antes, su apoderado Campuzano declaró: “Es un gran torero, es un monstruo, hace lo posible para triunfar a costa de jugarse la propia vida”.

Del resto del festejo: La corrida de Paispamba no funcionó por el peligro que desarrollaron los animales. El Fandi hizo su mejor esfuerzo, pero su primero se le venía al pecho, y el cuarto tenía pocas condiciones para el lucimiento. Por su parte el torero Luis Miguel Castrillón, oriundo de Medellín, con su primero, que tuvo fuerte pelea en varas, un toro que en banderillas cortaba terreno hasta empalar a Gustavo García “Jeringa”; en la muleta exhibió falta de fuerza y de casta aunque tenía fijeza. Dos avisos y bronca a Castrillón.  Con el otro fue silenciado. Y con su primero, el tercero de la corrida, para Andrés Roca Rey – de tabaco y oro -, nada que hacer, el toro se frenaba cuando cogía la jurisdicción, iba andando y con la cara arriba, desarrollando dificultades y sentido. Ya el sexto cambió la historia, Andrés Roca Rey una vez más se jugó la vida a costa de un triunfo.

ANEXO.

Dar doble clic izquierdo encima del Link , para escuchar extractos de la Transmisión del 6to. toro de la tarde de la 2da. corrida de abono de la Feria de Cali 2016- 2017. (Fuente: Radio RCN)  verlo aquí:

https://youtu.be/KxtvGw0r_Hw

Archivos adjuntos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: