9ª y última de las Corridas Generales en Bilbao. Oreja de peso para Diego Urdiales y otra muy meritoria aunque con traza pueblerina para El Fundi con una Imponente aunque desigual corrida de Victorino Martín

 

Bilbao. Plaza de Vista Alegre. 24 de agosto de 2008. Novena y última de feria. Tarde nublada con dos tercios largos de entrada. Seis toros de Victorino Martín impecablemente presentados y armados pero de juego muy desigual aunque, en mayor o menor grado, todos cumplieron con los caballos. Por mejores y por orden de mayor  a menor, destacaron el tercero – el más completo y noble en la muleta – el cuarto y el quinto, estos dos francamente manejables por el lado derecho. Los dos primeros, muy deslucidos. Y el sexto, difícil aunque posible y transmitiendo mucho cuanto hizo para mal y para bien, muy poco por cierto aunque duró mucho. El Fundi (lirio y oro): Pinchazo y estocada baja, silencio. Buena estocada, oreja. Antonio Ferrera (añil y oro): Estocada caída y descabello, silencio. Pinchazo y estocada caída, leve petición y vuelta al ruedo. Diego Urdiales (turquesa y oro): Gran estocada, oreja y fuerte petición de la segunda. Pinchazo hondo y buena estocada. Pasó a la enfermería El Fundi siendo intervenido de una pequeña y superficial cornada de pronóstico leve.    

 

Aunque a mí me gustó más la corrida de Fuente Ymbro que la de Victorino, no por ello me pareció también interesante y algún toro de ésta última más importante que los mejores de la de Ricardo Gallardo. La Junta Administrativa de la plaza de Vista Alegre le ha dado su premio a la corrida de Victorino y el Club Cocherito el suyo al mejor toro, al sexto de Fuente Ymbro. Yo lo hubiera dado al revés. Y en cuanto al toro se refiere, se lo daría al tercero de Victorino que fue además de noble, encastadísimo. Sencillamente dicho: porque el sexto de Fuente Ymbro se vino abajo en la muleta y el tercero de Victorino, muy arriba. 

 

 

Éste muy bravo hasta el final y  muy noble ejemplar, fue el que propició que Diego Urdiales llevara a cabo una de las faenas más sinceramente toreras y emotivas de la feria. No fui yo uno de los muchos que pidieron la segunda oreja para el torero riojano como lo hicieron desaforadamente los cientos de paisanos, supongo, de Urdiales que había en la plaza, pero lo cierto es que me encantó por tan dispuesto, claro de ideas, o sea, valiente en grado sumo, encajado y torerísimo. Urdiales, ya le vimos en Madrid, se está abriendo paso en su progreso y en su pertinaz intencón de ascender desde la tercera fila a la segunda y pronto – el la feria de Logroño principalmente, vamos a ver si es capaz de escalar a la primera.

 

Luego, con el sexto de Victorino, un toro bastante peor que el tercero y, además, un tío con toda la barba, volvió a mostrarse tan valiente y tan firme o más que con el bueno y, aunque no cortó ninguna oreja, me convenció todavía más. Ya va siendo hora de que a este torero no se le coloque solo en las corridas duras, sino al lado de los mejores toreros del escalafón y entonces sí que veríamos si es capaz o no de ocupar el puesto por el que lleva luchando un montón de años. Enhorabuena en todo caso.

 

Respecto a las corridas de Victorino Martín y de Fuente Ymbro que, inevitablemente y por lidiarse una tras otra, no hay modo de no compararlas, creo que los tres buenos toros de la de Gallardo fueron en conjunto mejores que los tres más proclives de la de Victorino. ¿O no?. La polémica está servida y es bonito que la haya porque después de los fracasos de otras corridas de este año en Bilbao y asimismo de ganaderías prestigiosas, que ésta feria haya terminado tan bien ganaderamente hablando, es algo que todos los aficionados debemos celebrar.

 

Pero en esta discusión, cabría también la que habrá sobre los toreros en lid de ayer, porque leo y oigo cosas sobre la actuación de El Fundi con las que tampoco estoy totalmente de acuerdo. Y es que, señores, aunque fue con el mejor toro de los de Victorino, lo mejor que vimos ayer con diferencia, corrió a cargo de Urdiales y no de El Fundi, dicho sea con todo el respeto y la admiración que merece el diestro de Fuenlabrada. Ya he dicho en la entradilla mi parecer al respecto y no quiero escribir con más argumentos porque serían demasiado enojosos. No respecto a la magistral habilidad de El Fundi, pero sí al de sus formas. 

 

Y algo parecido solo que peor, tampoco por lo que respecta a Antonio Ferrera aunque también quiero respetar en lo que cabe su actuación de ayer, a la par efectiva y hasta encomiable como también algo pueblerina y, como casi siempre, excesivamente demagógica aunque hablar de demagogias y de ventas de mercancías baratas no cabe cuando alguien se pone delante de una reses tan imponentes y con tantos problemas que resolver como los dos toros que le correspondieron ayer, con la desgracia de pinchar al que el extremeño nacido en Ibiza le podría haber cortado una oreja, nada menos que en Bilbao.

 

En fin, que enhorabuena a Gallardo en primer lugar repito, a Victorino padre e hijo, a Urdiales sobre todo, y también a El Fundi y a Ferrera, que uno ya está harto de pegar palos y hoy no quiero hacerlo porque estoy muy contento, voy hacia la feria de Almería más feliz aún, y no quiero amargar a nadie la cena ni el desayuno de mañana ni la comida de hoy junto al Mediterráneo.   

 

__________________________________________________________        

 

 EL QUITE DE DOMINGO DELGADO DE LA CÁMARA

 

La casta de los victorinos, la maestría del Fundi y resumen final

Victorino Martín ha enviado a Bilbao una corrida muy seria, por dentro y por fuera. Toros fibrosos y bien armados que tuvieron el denominador común de la casta. La raza, es decir, el instinto agresivo, fue la característica principal del encierro de Victorino. La emoción estuvo presente toda la tarde. Dentro de un conjunto muy encastado, hay que destacar al toro “Planetario”, lidiado en tercer lugar. Fue de vuelta al ruedo, premio que, por cierto, nadie pidió. Sí, ya sé que en la segunda vara salió suelto y no apretó. Pero ese fue su único defecto. Si, además, hubiese tomado bien ese puyazo, estaríamos hablando de toro de indulto. Resumiendo: un corridón de toros.

El Fundi dio dos lecciones: una de pundonor y otra de maestría. En primer lugar se encontró con un toro de enorme peligro. Si por el pitón izquierdo tenía un instinto avieso, por el derecho era asesino. Un toro prácticamente intoreable. En este caso el macheteo por la cara y nada más, hubiera estado completamente justificado. Pero el Fundi intentó valerosamente la faena. El toro, en cuanto pudo, se lo echó a los lomos propinándole una cornada de dos trayectorias. El Fundi se levantó, volvió a ponerse por el pitón derecho (el de la cogida) y robó al toro unos muletazos imposibles, de valor temerario. Después de un pinchazo y una estocada baja, saludó desde el tercio. Exiguo premio para su gesta.

A pesar de la cornada, no se retiró a la enfermería y mató al cuarto, un toro nada fácil. Listo y receloso, era muy difícil hacerle el toreo ligado. El Fundi muy firme, le sacó muletazos muy mandones, muy largos y muy por abajo. Siempre muy cruzado y ganándole la cara, pudo con un toro muy difícil. Le mató a la perfección, dando la estocada de la feria y cortó una oreja muy merecida. El Fundi es indiscutiblemente el gran maestro de las corridas duras de hoy en día. Lleva veinte años toreándolas sin volver la cara, y este hecho merece mi reconocimiento y admiración.

Antonio Ferrera tuvo un toro listillo y gazapón con el que no perdió el tiempo. Se lo quitó pronto de en medio, consciente de las dificultades del toro y de lo mucho que ahí había que exponer para sacar algo en limpio. El quinto fue mucho más fácil. Después de banderillearlo con espectacularidad, hizo una faena bastante ajustada a las condiciones del toro. Pero esa tendencia suya al toreo despegado, y ese exceso gestual (siempre parece que acaba de marcar el gol decisivo en la final de copa), esos saltos, ese resoplar cuando pone un par de banderillas o cuando remata una serie, hacen que no termine de gustar al aficionado. Este quinto toro era noble pero soso. Y Ferrera trató con buen criterio de alargar lo más posible los muletazos. Si todo se quedó en vuelta al ruedo, fue por los defectos anteriormente apuntados y porque mató de segundas.

Diego Urdiales se encontró con el toro de la feria, el célebre “Planetario”. Le cortó una oreja. Matías González, en un año de bastantes desaciertos desde el palco, esta vez acertó plenamente, porque la faena ciertamente no fue de dos orejas. Urdiales sí mereció una oreja, pues estuvo torero y templado, pero no mereció las dos, pues siempre embarcó con la muleta retrasada, le faltó bajar la mano rematando los muletazos por debajo de la pala del pitón, y las series debieron ser más largas. Urdiales es torero más dado a acompañar la embestida que a mandarla. Nunca se va con la muleta hasta el final. Tiene técnica, sabe torear, pero no tiene demasiado valor. Por eso le cuesta dar los muletazos largos y por abajo. En otras palabras, estuvo muy por debajo de un toro excepcional por su bravura y su clase. Ya lo dijo Belmonte: “Que Dios te libre de un toro bravo”. Y es que cuando embisten así, es muy difícil estar a la altura. En el sexto, más parado y reservón, por allí anduvo robando muletazos. Se justificó.

Victorino y el Fundi cerraron muy emotivamente las Corridas Generales del año 2008. Una vez más se ha puesto de manifiesto que la feria de Bilbao es la mejor feria de España. Por el toro que se lidia, por los carteles rematados con la presencia de las figuras siempre dos veces, por el cuidado que se pone en todos los detalles… Nuestra plaza, la de Bilbao, es la primera.

Haciendo un apretado resumen de la feria, hay que decir antes que nada que ha sido un acierto la retransmisión completa del serial por Digital +, en todas partes se ha podido admirar el rumbo de Vista Alegre.

En una plaza donde se cuida al toro como materia prima del espectáculo, hemos tenido tres grandes corridas: Torrestrella, Fuenteymbro y Victorino. El Ventorrillo lidió mitad y mitad: mitad buena y mitad mala. Jandilla mal presentada, no rompió en la muleta, pero lidió un gran toro: el segundo. Los Cuvillos tuvieron tanta calidad como poca fuerza. Y en el capítulo de la decepción total entran La Quinta por sosa y descastada, y Torrealta que, además de sosa y descastada, fue blanda. De todas formas y tal y como está el patio, lidiar tres corridas del nivel de Torrestrella, Fuenteymbro y Victorino, es muy difícil. El aprobado ha sido muy alto.

En cuanto a toreros, Enrique Ponce se erigió como gran triunfador de la feria. Fue el autor de la gran faena del serial y siempre estuvo a un gran nivel. Morante, sin redondear casi nada, dejó los momentos de mayor embrujo e inspiración. Esa serie con la mano izquierda… El Juli estuvo en maestro con los descastados toros de la Quinta. Perera cortó dos orejas y nos mostró, con su contundencia habitual, todo su potencial. Manzanares dejó, con altibajos, muletazos de extraordinaria clase. Como se puede apreciar, la primera fila ha salido de Bilbao con la cotización al alza. Solo ha habido dos excepciones: Sebastián Castella y el Cid. El francés tuvo un lote imposible y, aunque se justificó, cuando un torero está en la situación de Castella, cuando no puntúa, da un paso atrás.

Peor fue lo del Cid. Se le fue un buen toro (a pesar de la oreja de regalo), y el resto de la feria se lo pasó corriendo más que un galgo. No se puede estar tan desconfiado y tan medroso.

 

Del ausente nada digo por eso: porque estuvo ausente. Y de entre los diestros de corrida dura o de segundo nivel, el Fundi estuvo magistral, Urdiales aprobó por los pelos y cero patatero para el resto. Para el año que viene habría que hacer limpia entre los toreros de clase media y mandar a paseo las recomendaciones localistas y los compromisos de Chopera. Se ha echado en falta la presencia de un torero joven y de gran proyección como es Daniel Luque.

 

Por lo demás, y dejando al margen toros y toreros, Bilbao ha seguido manteniendo incólume su gran personalidad, su gran puesta en escena: banderillas de seda, gran banda de música, el apartado…, todos esos detalles, en fin, que no se cuidan en casi ninguna otra parte y que hacen que ver toros en Bilbao sea una delicia. Mi enhorabuena a la Junta Administrativa que vela sin descanso por el prestigio de la plaza…..Pero lo malo es que se ha acabado. A partir de hoy volveremos a las plazas sin categoría, al torete, a la tauromaquia cutre y hortera. Todo lo bueno se acaba.

 

 

 

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

3 Resultados

  1. El Tritri dice:

    Urdiales me pareció un un excelete torero, clásico y puro. De momento, parece que le van respetando la cornadas. Que siga así…

  2. Miguel Calero dice:

    Llevo seis años seguidos yendo a las corridas generales de Bilbao. Y tengo que decir, por un lado, que estoy de acuerdo en la categoría de plaza que tiene Bilbao. En buena parte, gracias a la labor de su presidente, Matías González. y no me duelen prendas en decir que, a mi gusto, sea la primera plaza de España. Por otro lado, creo que este ha sido el peor año de los seis que llevo vistos, en cuanto a la presencia de algunas corridas, y a la abundancia del monoencaste en esta feria, principalmente torista. Según nos comentó Molero, miembro de la junta administrativa, para el año que viene iba a hacer un esfuerzo para convencer al resto, de traer otro tipo de encastes, y volver a lo que siempre ha sido Bilbao. Plaza torista de primera.

  3. jose maría gómez dice:

    Amigo Domingo, anque no te vi después de la corrida de Victorino, estoy de acuerdo con la labor de la Junta Y la Gerencia en la elección de las corridas, aunque para mi sobró, en esta plaza, la de Nuñez del Cuvillo, torifactoría torerista donde las haya,Torrealta ganadería un tanto abandonada que creo ha perdido todo interés y con el mismo rasero porque no Victoriano del Rio mas encastada y con mayor transmision?
    TAmbien hecho de menos ganaderías como Palha.
    Pero, creo que han salido una buena corrida (Torrestrella), dos magnficas (Fuente Ymbro y Victorino) aquella por calidad y movilidad y ésta por casta y transmisión ( esos tercer y quinto toros….).
    Pero al menos a la Junta no le han metido ese gol por la escuadra
    que supuso el año pasado la corrida de Garcigrande. !Que tomen nota!
    La Quinta decepción total por mansa y morucha.
    Tres Ventorrillos y dos Jandillas magnificos.
    En Resumen no fue mal balance. En cuanto a los toreros, grandioso Ponce que ha plantado sus reales una vez mas, muy bien Juli en su segunda tarde poderoso suficiente con dos toros de distinta condición, perfecto Perera en su 1ª tarde y torpe y despistado con los mulos de la Quinta, Manzanares a medio gas, Cid desconocido, ausente y medroso, Morante genial con la izquierda, bien a secas Urdiales y tecnico y lidiador el Fundi.
    Gallo oreja de pueblo, Ferrera bullidor y pueblerino, Padilla en Padilla o sea velocidad de vértigo y poco toreo.
    En fin una Feria entretenida, un público en exceso complaciente y aficionados los menos.
    Ahora otra vez al calvario venteño, con la empresa premiada con otro año mas por la contratación del Ausente.
    !Que Dios nos coja confesados¡

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: