fichero_186869_20170625 (1)

1ª de San Pedro en Burgos. Ímpetu de Morenito, a hombros en su ‘encerrona’

Íñigo Crespo en El Diario de Burgos

El torero burgalés corta dos orejas y se impone a una corrida de Adolfo Martín compleja y dura

Prueba de fuego para Morenito de Aranda que saldó la tarde más comprometida de su carrera con una salida a hombros tras imponerse a una corrida de Adolfo Martín difícil y carente de clase, que puso a prueba la capacidad de resistencia y aguante del diestro arandino. Dos orejas como botín de una tarde que fue mucho más que eso. Mérito de Morenito que puso carácter y determinación, no dando una embestida por perdida y persiguiendo con ahínco el triunfo.

Solvente y suficiente estuvo Morenito frente al primero que fue un toro sin fuelle ni clase al que el arandino exprimió en una faena de enorme entereza y firmeza. Sólido y metido con su oponente, Morenito sacó mucho partido al animal, sin aburrirse y poniendo de su parte capacidad e inteligencia. Mató de una buena estocada y el público solicitó una oreja que no tuvo a bien conceder el palco.

El segundo fue un ejemplar deslucido con el que Morenito estuvo pundonoroso y sin aburrirse. Mucho tiempo delante del animal tratando de empujarlo hacia adelante con temple. Se metió entre los pitones y estuvo muy por encina de su oponente. Cumplió con seguridad y oficio.

La primera oreja del festejo se la cortó al tercero que resultó ser un toro áspero y sin entrega al que el burgalés le firmó una labor plena de determinación. Esforzado, firme, con la planta atornillada y sin un solo renuncio, el arandino superó en todo a su oponente antes de tumbarlo de una estocada certera.

Complicado y con sentido el cuarto, toro que se quedaba debajo de las zapatillas y no tuvo ningún criterio. Animal descompuesto frente al que Morenito tampoco se aburrió dentro de una labor valiente que no tuvo brillantez pero que estuvo presidida por el buen oficio.

Tuvo buenas hechuras el quinto que no acabó de definirse nunca en la muleta, cambiando el ritmo y sin entregarse. Morenito se vacío en todos los tercios. Recibió al toro en chiqueros de rodillas y cuajó una labor dispuesta y comprometida en que llegó a ser volteado sin consecuencias cuando toreaba sobre la mano derecha. Faena de entereza plena, cuajada en los medios. Saludó una ovación tras un pinchazo y una estocada.

Volvió a irse a portagayola frente al sexto que fue un toro muy al límite de fuerza pero con calidad. Morenito tuvo que torearlo con los vuelos para sostenerlo en su altura. Buen dibujo del burgalés que lo toreó a cámara lenta y logró muletazos exquisitos. Sostuvo al toro que se repuso y le dejó plasmar un toreo sentido e inspirado. Faena elegante y rota de Morenito que tuvo arrestos para templar y tirar del animal con armonía y reposo. Faena con gusto y clasicismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: