97696 (1)

2ª de San Pedro en Burgos. Faena grande de Ferrera en el festín de Padilla

El caro acento a la tarde lo puso un Antonio Ferrera que toreó con un clasicismo, un aroma y una personalidad arrebatadora. Esencia pura del extremeño que regaló frente al tercer toro de Sánchez Arjona una obra elegante y consistente. Ligada, templada, enjundiosa y sutil. Se prestó el toro y Ferrera se lo llevó a los medios y comenzó una sinfonía de torería y sabor. Toreando muy para él, la faena tuvo dos series profundas con la mano izquierda. Asentado y despacioso el ritmo de Ferrera, que perdió un premio fuerte por dos pinchazos previos a la estocada final. Huella de Ferrera. Sin espada, pero huella. Y mucha tras una obra tan suculenta.

En sexto lugar, tiró de conocimientos y de fondo de armario Ferrera para sacar partido del seco pozo de un sobrero de Los Bayones al que administró de manera ejemplar. Templanza y exposición fueron sus armas. La difícil facilidad de quien atraviesa un excelente momento artístico y profesional. A este le cortó una oreja tras una estocada.

Con dos largas cambiadas de rodillas saludó Juan José Padilla a su su primer oponente, un animal que se rajó por completo y no permitió al jerezano imponer su ley de ataque y determinación. Se estrelló por completo frente a un astado acobardado en tablas. Con el cuarto, Padilla montó un taco frente a un animal manejable aunque de escaso celo. Faena de gran entrega y suficiencia, ligada por ambas manos y en la que acertó a exprimir a su oponente con la facilidad de quien tiene recursos y oficio para no dejarse nada en el tintero. Difícil sacar más partido con menos. Se entusiasmaron los tendidos con un Padilla de entrega total que cortó las dos orejas tras una estocada.

Bueno resultó el primer toro de un decidido Rivera Ordóñez que le toreó con tanta facilidad como oficio. Labor sin apreturas pero ligada que llegó a los tendidos y estuvo rubricada de una estocada caída. Le pidieron y concedieron una oreja. Con el quinto Rivera se lució en banderillas y se topó frente a un toro descastado y de escaso fondo con el que completó una labor plana y sin argumento que tuvo mal remate a espadas.

Y todo ello frente a una corrida descastada de Sánchez Arjona que tuvo nobleza pero le faltó clase, entrega y fondo. Se vino muy abajo el encierro. El de mejor condición fue el tercero, con el que Ferrera bordó el toreo y tuvo buena conducta el cuarto que le faltó el aditamento de la raza y la transmisión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: