dufauhombros

1ª de feria en Mont de Marsan. Thomas Dufau a hombros de sus paisanos y, a los otros, que les den…

Casi siempre suele suceder en el toreo que la suerte se reparte caprichosamente en los sorteos y eso fue lo que ocurrió ayer en la capital de Las Landas con la desigualmente preciosa corrida de Juan Pedro Domecq. Salieron tres y tres más o menos lucidos y otros tres negados.

El mejor con notoria diferencia cayó en las manos del diestro local, Thomas Dufau, en tercer lugar. Un torito con hechuras ideales que fue tan bravo y alegre como noble de los de clase excepcional. El dije fue aprovechado desde la A del capote hasta la Z de la estocada pasando por una larguísima faena en la que, muy precisamente, solo faltó la clase de quien no la tiene. Pero, claro, de esta falta nunca se puede ni se debe echar la culpa a cuantos Dios no ha favorecido con el “don”. Y este fue el caso que primó en la primera de feria de La Madelaine con la plaza casi llena, el cielo progresivamente nublado e imparable lluvia a partir de la lidia del cuarto toro.

Fue este cuarto un animal que apenas valió para entrarlo a matar y que le correspondió a Antonio Ferrera a quien ya habían premiado con una oreja muy tardíamente concedida por una completa labor en los tres tercios – Ferrera hasta lo banderilleó muy bien en solitario – que, en cualquier otra plaza, hubiera sido de dos apéndices. Fue en el toro que abrió plaza, otro para cantarlo en latín por el lado derecho aunque no tan bueno por el izquierdo y que fue viniéndose abajo hasta agotarse por completo. Ferrera lo toreó con el capote y con la muleta como viene haciendo últimamente, con sentida expresión, sabrosa lentitud y embrujadas maneras hasta matarlo de un estoconazo contundente. No me explico por qué la presidencia se negó a darle las más que merecidas dos orejas y dejó el premio en una solitaria que, para colmo, tardó mucho tiempo – demasiado – en conceder. El señor del palco y su asesor se miraron uno al otro y se notó que ambos se mostraron de acuerdo en que de ninguna manera podían premiar con dobles trofeos a quienes no fueran de casa.

Y así fue lo que pasó. Tanto que, por una tarde, el coso de Plumazón pasó a ser de menor categoría de la que tiene desde hace años convirtiéndose en la plaza más importante del Sur Oeste de Francia y su feria en la de mayores alicientes.

Pero es que, además, quien mejor podría haber aprovechado la suerte de encontrarse con uno de estos dos excelentes toros, fue quien se llevó el lote menos propicio que no fue otro que José María Manzanares a quien el público maltrató. Con cierta saña y molestos grititos durante su faena al segundo toro de la tarde – casi nada valió en el capote y apenas en el arranque de la faena de muleta – que, además de reponer mucho, gazapeó a cuenta de su evidente flojera de patas desde que apareció en el ruedo.

No tan deslucido ni tan completo como los dos mejores aunque más aprovechable que el segundo fue el quinto con el que Manzanares sumó su ciencia – hubo que hacerlo con tanto temple como mimo – a sus mecidas maneras de torear como su padre le dijo un día que había que hacerlo: “Como las olas del mar que se van y se vienen…, se van… y se vienen…”  Pero, señores, no sé si porque la lluvia ya había empapado a los muchos que no habíamos llevado impermeables ni paraguas o por qué sinrazón, esta privilegiada faena de Manzanares se quedó como si no hubiera acontecido. Y ello a pesar que José María mató a este toro mucho mejor que lo había hecho en el segundo con un espadazo bajuno y otro tan contrario que a muchos les equivocó en la estúpida creencia de que también había sido muy defectuoso. Las estocadas contrarias lo que delatan es que el matador se atraca de toro… ¿O no?

Pues eso.

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: