rejones-kfpB--620x349@abc (1)

1ª de feria en Bilbao. A hombros Hermoso y Cartagena

Andrés Amorós en ABC

Cortan, cada uno, dos orejas, y una, Vicens, en una excelente corrida de Capea

Comienzan las Corridas Generales de Bilbao, uno de los ciclos más serios del año. Está marcado, esta vez, por el recuerdo de Iván Fandiño, torero de la tierra, cuya imagen preside el cartel de la Feria y se le dedican muchos actos. Las excelentes combinaciones han sufrido también las bajas de Manzanares, operado, y de Morante, alejado ahora de los ruedos. Los sustituyen Curro DíazCayetano y Perera. Actúan dos tardes las dos figuras, Ponce y El Juli; también, Urdiales, aquí tan querido, y Roca Rey, el joven arrollador.

El primer festejo es el de rejones, con la gran figura de Pablo Hermoso. He de repetir que lamento no quiera competir, ante las cámaras de televisión, con su máximo rival, Diego Ventura. Toda la vida, las enemistades taurinas se han dirimido en los ruedos, no fuera de ellos. Si compitieran los dos, quizá se hubiera llenado la Plaza. Se guarda un minuto de silencio, por el atentado terrorista, antes del paseíllo.

Los murubes del Capea dan gran juego: bravos y nobles, son aplaudidos. Hermoso de Mendoza Andy Cartagena cortan dos orejas y salen en hombros. Lea Vicens, una.

Pablo Hermoso continúa mostrando su magisterio pero pierde bastantes trofeos en la suerte suprema. En el primero, bravo y noble, como sus hermanos, recorta con la cola «Napoleón»; destacan los quiebros con el tordo oscuro «Berlín» pero pincha demasiado. En el cuarto, lo lleva prendido a la cola de «Disparate», con temple y maestría; levanta un clamor con «Donatelli» y mata a la primera: el Presidente saca, de golpe, las dos orejas.

Suma éxitos Andy Cartagena, con su estilo espectacular (debería exhibir el nombre de los caballos). En el segundo, se luce con alardes ecuestres, bailes y piruetas, en la cara del toro. Pierde la oreja al matar, a la cuarta. Se luce toreando con la grupa al quinto; camina el caballo sobre las patas traseras; clava al violín; mata a la primera, caído: dos orejas.

Avanza en su carrera la gentil Lea Vicens, discípula de don Ángel Peralta, pero tiene menos experiencia que sus compañeros. En el tercero, codicioso, brilla en largas galopadas con «Bético» pero clava desigual; un «Espontáneo» no suele matar: éste, tarda en lograrlo. En el último, acierta en el quiebro con «Gacela» y mata pronto: oreja.

Triunfan rotundamente Pablo Hermoso Andy Cartagena. Deseo que sea el comienzo de una brillante Feria. Sobre esta negra arena, se han escrito muchas páginas gloriosas de la historia de la Fiesta.

Postdata. Quiero recordar lo que ha dicho el filósofo Fernando Savater: «El argumento animalista no tiene fundamento ético. En los toros, se unen dos tipos de maníacos: los maníacos animalistas, que no se preocupan para nada por el bienestar animal sino por el malestar de los que piensan distinto a ellos, y los maniacos del nacionalismo independentista. La libertad está hecha de opciones individuales. En una sociedad libre, todos tenemos que convivir con aspectos que no son de nuestro agrado pero en eso consiste la libertad». Y concluye: «Yo voy a los toros porque me da la gana. No hay que dar más explicaciones». Está perfectamente claro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: