IMG_2025-650x500

En contra y a favor de Crisol: De una afrenta sin sentido al rendido elogio

Resultado de imagen de Ponce en Crisol

A no pocos ha sorprendido y hasta molestado que en la revista “Aplausos” haya aparecido un articulo firmando por un tal Perfecto Guardiola en el que con lenguaje cortesano se meten con el gran espectáculo Crisol y, de paso, contra las ideas de Enrique Ponce quien las llevó a la practica recientemente en la plaza de toros de Málaga con un enorme éxito que celebraron muy emocionados todos los presentes en el festejo y todos los que pudieron verlo en directo por televisión en todo el mundo.

El sorprendente articulo dice lo siguiente:

<<Ponce consiguió satisfacer su ilusión de torear una corrida en la que se fundieran música, danza y toreo. Fue en Málaga, esa Málaga capital de una provincia que alberga a Ronda, donde nacieron Pedro Romero Y Antonio Ordóñez, quizás inicio y consumación del toreo, fundiéndolos en tierras rondeñas como si de un crisol se tratase, y filmado cinematográficamente por Orson Well, cuyos restos descansan en tierras rondeñas.

El Ilusionante experimento de Ponce lo considero una moneda lanzada el aire con su cara y su cruz. La cara es la de un espectáculo novedoso y artístico. La cruz es de escaso recorrido. Novedoso porque es fundir en uno la música, la danza y el toreo. La cruz es, en mi opinión, la corta trayectoria que le auguro al mentado experimento. Cuando se difumine la novedad, los amantes de la música sinfónica la escucharán en sus casas o en los teatros que en conciertos, y lo mismo ocurrirá con la danza, porque son los teatros los locales adecuados para estos eventos.

Don Enrique Ponce, olvídese del Crisol para fundir sobre los ruedos música sinfónica, danza y toreo, porque el único crisol del toreo es el ruedo. Y en ese crisol del ruedo hay que fundirlo con capote, muleta y espada, sobre una base firmemente cimentada.

Querer revitalizar el toreo, arropándolo con danza y música sinfónica es como olvidarse de la impavidez y quietud del toreo y de los pasodobles taurinos, que son la música tradicional del toreo que durante tanto tiempo, grandes compositores compusieron para recordarlo y enaltecerlo.

Don Enrique, no es ese el camino porque puede retrotraernos a un pasado que yo conocí a veces falso ya veces cómico-taurino.

El toreo es como se ejecuta hoy, con el toro de hoy, las figuras de hoy y las prometedoras promesas que auguran continuidad.

Maestro, olvídese del Crisol váyase al centro del ruedo, ice la montera la cielo y exclame: “Va por ti abuelo, que desde niño me enseñaste el sendero que conduce a lo más alto de la cima, jamás conocida, del toreo.>>

Pero en esta misma semana, la revista “6 Toros 6″ ha publicado una entrevista con Enrique Ponce realizada por su director, José Luís Ramón, en la que, además de referirse a su gran triunfo en Bilbao, el gran torero aborda precisamente sus impresiones sobre el espectáculo Crisol, como y por qué surgió la idea y cual fue su magnifico resultado. Léanla porque no tiene desperdicio y saquen sus propias conclusiones.

ENRIQUE PONCE

Resultado de imagen de Ponce en Crisol

“Torear es dibujar un sueño imposible”

<<La presente entrevista se realizó en Bilbao en la mañana del sábado 26 de agosto. Estaba previsto que se publicara el martes siguiente, hoy hace siete días, pero el fallecimiento de Dámaso González alteró los planes. La idea, y así estaba hablado con Enrique Ponce, era mantener una conversación sólo sobre un par de toros, y sus consecuencias: el indultado en Málaga y del que había cortado dos orejas en Vista Alegre el día anterior. Pero la triste actualidad se impuso, y la entrevista arrancó con el tema del día, la muerte del maestro de Albacete, para detenerse luego en la música como componente esencial del toreo y en el concepto del indulto en la actualidad.

Resultado de imagen de Ponce en Crisol

Enrique Ponce bajó a comer a las 130. En un reservado del restaurante del hotel Carlton, donde se vistieron de luces. Ya estaban terminando el almuerzo algunos miembros de su cuadrilla, entre ellos el banderillero Mariano de la Viña, que en el teléfono móvil le las fotografías de los toros del Puerto de San Lorenzo que le habían tocado  en    e l      sorteo. Mientras   le    servían una ensalada y  una merluza a la plancha. Ponce saludó  a  algunos   amigos  que    se acercaron a verle, entre otros   el  comentarista taurino Maxi Pérez, el presentador  de  televisión Ramón  García y el   director   de   cine  Agustín   Díaz  Yanes. Una  vez finalizada la frugal comida mantuvimos la siguiente conversación:

Quiero comenzar, Enrique, por tus recuerdos, tus sensaciones y tus palabras sobre Dámaso González

-Hoy ha amanecido con esta tristeza encontrada después del  triunfo de ayer y de la ilusión  de  volver a torear esta  tarde en  Vista Alegre. Esta mañana me he llevado el palo tan fuerte de la noticia del fallecimiento del maestro. Yo tenío con él una relación muy especial y cercana, también con su familia, y te puedes imaginar: no tengo palabras para expresar el dolor que ciento por esta pérdida tan grande y sólo puedo decir que el maestro, aparte de ser
una referencia como torero para todas las generaciones venideras, marcó la época que le tocó vivir. Yo crecí con él, viéndole torear, y luego tuve la gran suerte de tener una relación muy grande de amistad. Tengo que decir que… aunque nunca se puede afirmar de nadie que es la mejor persona que has conocido, porque he conocido personas muy buenas de corazón, pero sin duda Dámaso es una de las mejores personas con las que yo me he cruzado en mi vida.

Sinceramente, era una persona que tenía un corazón tremendo, una humildad y un saber estar en todo momento. El maestro era de esa gente buena de verdad.

—Como torero abrió caminos al toreo contemporáneo, en la manera de colocarse, en la forma de llevar a los toros, en el temple como esencia de su tauromaquia, de la ligazón y circulares

—Sin duda. Ha sido torero que ha transmitido muchísimas sensaciones a generaciones posteriores. Ha marcado caminos y ha sido pionero en muchas desde luego que siempre se le cantó su temple, que era impresionante, por su forma de acariciar las embestidas de los toros de una manera sutil: era un torero con un valor tremendo. En sus inicios le cogían los toros mucho y poco a poco fue puliendo muchísimo su técnica hasta convertirse en un referente de ésta en el toreo, Sin olvidar su colocación, los toques suaves, la quietud, la ligazón y la personalidad, que delante del toro era tremenda. Recordamos los circulares y como se metía en la cara del toro y cómo todo lo hacía con una pureza extraordinaria y una capacidad lidiadora tremenda. No cabe duda de que el maestro Dámaso fue un referente para todos nosotros y un ejemplo de torería y de lo que debe ser un torero dentro de la plaza y fuera de ella.

—Háblame, Enrique, del espectáculo “Crisol“ de Málaga, de la variedad de músicas que se interpretaron, del concepto y, naturalmente, de tu faena al toro indultado, “Jaraiz”, de Juan Pedro Domecq.

— “Crisol” nace porque hace un par de años en distintos lugares, sobre todo en Nimes, interpretaron la música de la película La misión, de Morricone, mientras yo toreaba y se un clima especial con la música y
mi toreo. Empecé a torear al compás de esa
música, luego sonó El Concierto de Aranjuez, y vuelvo a ver que encaja muy bien con mi forma de torear y que se crea una emoción especial. Así surge la idea. En la corrida de Nimes en que maté cinco toros y Pablo Hermoso de Mendoza dos, vino a verme un tenor amigo mío, Francesco Demuro, y empezó a cantar Nessun dorma, de Puccini, y ahí se volvió a vivir un momento mágico. Yo entré a matar justo cuando él terminaba en el “vinceró″ final. Yo esperé, él alargó y hubo una sincronización increíble delante del toro y gracias a Dios le pegué la estocada. Entonces empecé a unir cabos, empecé a ver el toreo con este tipo de música, con las voces, con un tenor o una soprano, o los coros… poco a poco “Crisol” comienza a ser una realidad como marca registrada, porque las ideas las teníamos claras y se llama “Crisol” precisamente porque se quiere que la plaza de toros sea un crisol donde se fundan distintas artes: la pintura, la música, el canto y el toreo…

Es el espectáculo artístico total.

Resultado de imagen de Ponce en Crisol

—Exactamente, esa era la intención: darle un plus añadido a lo que es el arte de torear. Y que la gente también vea el toreo como un arte y no sólo como la heroicidad que es que un hombre se ponga delante de un toro y se juegue la vida y lo maté con una espada. Yo voy más allá: aunque el toreo siempre se ha visto como un arte, estamos viviendo una época en la que la tauromaquia debemos enfocarla más a esa visión, para que la gente vea que el toreo forma parte de las expresiones artísticas más grandes que existen en el mundo, El toreo es el arte entre las artes y con ‘Crisol” lo queríamos demostrar en una plaza de toros y juntar todas las artes, dando mucha importancia a la música, pero una música que se salga de lo normal de una tarde de toros. Yo no estoy en contra de los pasodobles, que es la música que escuchamos todos los días, sino que quería darle un giro y cambiar en “Crisol” los pasodobles por música sobre todo lírica y de bandas sonoras.

—¿No hay flamenco en “Crisol?

—No, no es nada flamenco, aunque en Málaga como todo había ido muy bien, Estrella Morente improvisó unos tanguillos toreros para Javier (Conde). “Crisol” está enfocado a música clásica que envuelve el toreo desde el paseíllo. Con voces líricas, aunque puede haber voces como Estrella y Pitingo, que estuvieron, pero no cantando flamenco, salvo en la impovisación final. Así salió, dos años después de comenzar a trabajar en ellos. Y fue en Málaga, que es una plaza especial porque “Crisol” no es un espectáculo que ahora mismo se pueda dar en cualquier plaza. Hay que elegir la plaza, porque tiene que ser una afición
que encaje con la sensibilidad de poder apreciar esa música con el toreo. En Nimes me gustaría hacerlo, porque sé que allí gustaría muchísimo… y en Bayona también y quizá en alguna otra plaza francesa.

— Lo de Istres del año pasado no tuvo nada que ver con “Crisol” ¿no?

Resultado de imagen de Ponce en Crisol
— No, surgió entremedias, y fue como un aperitivo. No era igual porque “Crisol” lleva más preparación y más perfección de sonido. En Istres quitamos los pasodobles y pusimos música clásica, con temas que elegí yo. “Crisol” tiene un presupuesto que en Istres no se podía dar.

—Has hablado de atmósfera. Ese clima que crea la música, la pintura y las voces. ¿De qué manera influye todo ello en tu propio toreo?

—Sí que influye. Yo soy un amante de la música. La música está presente en mi vida en todo momento. Cuando viajo, cuando estoy en el hotel, cuando estoy en mi casa tengo puesta música… variada, no me encasillo, según la que me apetezca en cada momento. Cuando toreo escucho la música y me meto dentro de ella y me gusta torear escuchando una música bonita y ponerme al de ella, aunque hay pasodobles arrítmicos que no van con mi forma de torear. En cambio, hay otra música y otros pasodobles que encajan perfectamente con mi toreo. Yo escucho la música y trato de torear a ese son y a ese compás. y estoy seguro de que la gente lo ve y lo aprecia, pero a veces también pasa lo contrario: es mejor escuchar los olés y los aplausos que un pasodoble malo.

 —La música tiene, además, un alto poder evocador de recuerdos y de transmitir emociones. Recuerdo una faena en Valencia en la que sonaba de maravilla “La concha flamenca”, y el torero cortó una oreja y la música la otra.

Resultado de imagen de Ponce en Crisol

—La música bonita despierta emociones y no me estoy refiriendo sólo en el toreo. Lo digo en general. Pero si a la emoción que provoca la música le unes la del toreo, entonces son dos emociones a la vez. Y la gente vive una doble emoción que la está uniendo en sus sentidos. Eso pensé al hacer que no sabíamos qué iba a pasar, porque luego sale un toro… pero estaba convencido de que se iban a vivir muchas emociones. – Como así pasó.

—El 14 de septiembre se cumplirán veinticinco años del indulto en Murcia de “Bienvenido”, de Jandilla, el primer toro al que se le perdonó la muerte con el nuevo reglamento. El toro, por decirlo así, que abrió la puerta a todo lo que ha  venido después. De “Bienvenido” a “Jaraiz” y luego “Juguetón”, en Ciudad Real unos días después. ¿Cuántos indultos llevas? ¿Cincuenta?

Resultado de imagen de Ponce en Crisol

 
—Creo que cuarenta y nueve. El indulto hoy en día de un toro va mucho más allá de la propia bravura del animal. Me explico: antes, para indultar un toro tenía que ir tres veces al caballo… y se indultaban bastantes toros más malos que muchos de los que se matan ahora. El toreo ha cambiado en ese sentido. Ahora se busca un toro que embista con ritmo, y hablo de ganaderías que buscan eso, porque hay otras que no lo tienen y buscarán otras cosas, otra “fiereza” entre comillas. Pero la bravura que se busca hoy en día es una bravura de humillación, de recorrido, de ritmo, de temple, de clase y esa es la bravura más difícil de conseguir porque está en un punto, en un límite en el que o te pasas o no llegas. Es una bravura muy complicada de lograr. El indulto hoy de un toro está por encima de la propia bravura del toro grande que sobrepasa una faena normal y sobrepasa la emoción que pueda sentir en una faena normal,  cuando eso se sobrepasa, la gente pide el indulto del toro. Obviamente, cuando esto sucede se da por hecho que el toro es bueno y bravo, y el toro debe dar motivos para ser indultado.

Resultado de imagen de Ponce en Crisol

¿Qué tanto por ciento pone el toro y cuánto las manos del torero?

—A eso voy. Las manos ponen muchísimo para que se indulte un toro. No se indulta el toro sólo por su bravura, sino que se indulta por lo que ha pasado y como se le enseñado esa
clase y bravura, y cómo se ha vivido y cómo se le ha toreado. Ahí es donde está el fundamento del indulto, porque si empiezan a buscarle defectos absurdos… hay que entender que se ha formado la mundial y que la gente quiere indultar al toro porque ha colaborado en una faena sublime. Y ahora digo yo: ¿cuántos toros se arrastran que merecen el indulto? Muchos, y algunos mejores que los toros que puedan indultarse, pero en la faena no se ha creado el clímax. Por eso digo que hoy el indulto está por encima de la bravura y no hay que empezar a analizar si ha ido al caballo dos veces, como ha empujado, qué ha hecho, si ha mirado las tablas una vez, si ha escarbado dos veces… eso son tonterías, tópicos absurdos que incluso ocurren hasta en la forma de tentar. Esto está cambiando. Al toro no hay que analizarlo como si fuera una máquina, sino que hay que verle los matices que tiene, lo que ha transmitido y lo que ha aportado para que esa faena haya sido grandiosa. Y es la gente la que lo pide pero, claro, no puede indultarse un toro cualquiera. Estamos necesitados de ese tipo de toros y yo creo que los presidentes están concienciados.

Resultado de imagen de Ponce en Crisol
—En los momentos que vivimos, el indulto es un mensaje de vida.

—Totalmente. En estos momentos en que nos sentimos tan atacados por los animalistas está claro el mensaje de que puede ser perdonada su vida. A los becerros y a los cochinos eso no les y en el matadero no se les perdona la vida a ninguno. El toro bravo tiene ese privilegio y aunque va a la plaza a morir pue de salir vivo de una muerte anunciada. Y vivo para procrear y perpetuar su especie.

Tras el indulto a “Jaraiz“, cogiste de nuevo el capote y presentaste en público la poncina con el capote, como un mensaje de variedad y de indagación en los nuevos caminos del toreo.

—La faena de Málaga tuvo una magia especial. Fue vivir un sueño hecho realidad. Al principio tuve que construir un poco al toro y abrirle los caminos, y creo que fue importante que el toro se soltara un poco. El toro era bravo, pero esa acometividad hacía que perdiera las manos y como quería humillar, incluso hincara los pitones en la ajena. Había que darle un trato bueno, acariciarle la embestida y no pegarle ningún tirón. El inicio de faena fue muy bonito, andándole para con torería, un comienzo de otros tiempos. Y ya cuando comenzó a cantar se empezó a vivir un momento mágico. Cantó un poema de San Juan de la Cruz titulado
un amoroso lance”, que termina diciendo “le di a la caza alcance” un poema maravilloso que nadie puede cantarlo corno Estrella lo canta. Y yo me metí en eso: muchas veces he toreado de salón y en mi mente con esa música, y poder hacerlo delante de un toro y en La Malagueta, la verdad es yo me abandoné totalmente. Toreé como si estuviera dibujando sueño imposible. Así lo sentí y que se transmitió a los espectadores. Y hubo variedad: el cambio del pico de la muleta antes del natural de un lado para otro, la poncina con el capote… o cuando le dije a Javier que saliera él… ¿y por qué no? De eso se trataba en esta corrida, de hacer cosas diferentes. Llevaba un tiempo pensando en cómo hacer la poncina con el capote, y la manera es esa, citar como para una tafallera, siempre con el envés del capote y cambiar la flexión de las piernas para convertirlo un poco en circular.

Resultado de imagen de Ponce en Crisol

—Finalizamos hablando de Bilbao, de la faena de ayer del viernes que añade un nuevo capítulo a tu idilio con Vista Alegre.

— Fue una de esas faenas que surgen, que nadie espera y que yo mismo tampoco esperaba, aunque nunca tiro la toalla hasta el final, El toro reponía  y apretaba mucho por el lado izquierdo, y en el tercio de banderillas se coló dos o tres veces muy feo en el capote de Jocho. Con la muleta procuré quitarle el defecto de meterse por dentro y abrirle caminos  y esa parte digamos técnica fue fundamental. Al principio no podía torearle como le toreé al final. Cuando ya le toreé como yo quise hacerlo, el toro tuvo su fondo que me lo dio. Necesitaba tiempo y lidia, hasta llegar al abandono final. Muy pulseado con la izquierda, con la muleta arrastras y toreando con media muletita,>>

7 Resultados

  1. joselito dice:

    Yo respeto el gusto de Enrique Ponce pero para mí el Toreo es un TORO y un TIO jugándose la vida al hacerlo pasar por donde él quiere. Yo personalmente, no necesito más. Y además, prefiero los pasadobles.

  2. J.A. del Moral J.A. del Moral dice:

    Crisol no se representará muchas tardes. Solamente en contadas plazas que sepan sentir y sentirse.

  3. mariano sandoval dice:

    Es muy triste ver como la prensa no haya dado el oportuno eco a esa memorable tarde. Es más, periodicos como el Pais o El Mundo, revistas como Aplausos han echo cronicas insultantes de esa tarde. En la que Ponce hizo posiblemente la faena de su vida. Es penoso ver que no se sepa valorar la grandeza del toreo (no digo de la belleza de Crisol que puede no gustar a todo el mundo) y que hoy en dia en la critica taurina pueda escribir qualquiera (y son siempre los mismos). Y no vengan con el cuento del toro artista o sin emoción para justificar sus envidiosas criticas. No vengan con este cuento con Ponce que ha matado toros de distintos encastes más que nadie. Más que ninguna figura de las ultimas 3 decadas. Y 100 veces más que los toreros tan alabados por estos criticos que ocupan tribunas taurinas sin merito alguno. Dan pena

  4. J.A. del Moral J.A. del Moral dice:

    La puta envidia que les corroe. Casi todos son fans de José Tomás, ese del que dijeron que iba a terminar con Ponce. Ja ja ja ja…

  5. Aficionao dice:

    Lo veo nada malo en el artículo de Guardiola en Aplausos, no debe molestar a nadie, cada uno es libre de opinar lo que desee. Personalmente creo que Ponce está en un momento profesional tan importante que su sitio debe estar en plazas importantes frente al resto de figuras, como ya hemos visto este año en Madrid, Sevilla, Bilbao, etc, y no frente a toreros semi retirados como Conde, en cuya trayectoria podemos recordar momentos importantes, y por muy amigos que sean.

  6. mariano sandoval dice:

    Cada uno es libre de opinar. Pero Ponce es el la única figura que torea en todas las plazas importantes y la única que siempre se critica tanto. Los mismos que han criticado Crisol son los mismos que han criticado su grandiosa tarde en Madrid este año con unos Carcigrandes nada faciles, ni chicos. Y siempre los mismos cuando a otros toreros le salen toros como Jaraiz (como idilico o Ingrato) no utilizan el mismo rasero como con Ponce

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: