1280268004_870215_0bfa7281c4_fotograma_2

Montilla, la puntilla y Balañá, la puñalá

Resulta en estos días, al menos curioso, recordar que la gravísima crisis política y social que empaña a toda Cataluña en su relación con el resto de España empezara con la decisión ilegal de un parlamento infecto para prohibir las corridas de toros.

Desde que el Parlamento se hiciera el harakiri en el 2010, se tomara unos poderes que no tenía, rompiera todas las leyes, hiciera una votación ilegal e impusiera a todos unos resultados falsos, aquello ha ido de mal en peor.

Vieron que podían utilizar el parlamento catalán –el parlamento- para fines espúreos e intensificaron la carrera loca de no hacer caso a ley española alguna que viniera del Gobierno de Madrid, a pasarse por la entrepierna todas las sentencias judiciales y a imponer todas las barbaridades que se les antojaban, como –por ejemplo- la prohibición en las escuelas del español. Para ellos, la Constitución española era un papelín para tirar a la   basura.

Después llega el Tribunal Constitucional (¿) y dice que las corridas de toros sí son legales  y que el parlamento catalán no tenía `poder alguno para decidir lo contrario…y lo hace nada menos que 6 años después cuando la batalla ya parecía perdida. Una justicia que tarda tanto no es justicia. Y además les deja una puerta a los antis para que pudieran autorizar o no. La repera. La locura nacional.

Figúrense que a estos magistrados tan ávidos de hacer justicia les secuestran a sus hijos y la devolución es 6 años después…cuando ni los conocen.

Pese a todos, el rescoldo taurino de Cataluña sigue en pie. Estos días hemos visto durante las corridas de la Feria del Pilar pancartas catalanas reivindicando los toros. Lo que significa que esto no está muerto y que antes o después volverán los toros a Cataluña y los podrán ver los catalanes secuestrados que tienen ahora que seguir yendo a Francia, Madrid, región valenciana etc  y estos pasados días a Zaragoza para poder asistir a las plazas. Y además por culpa de la puerta entreabierta  del Constitucional  -parieron muy tarde y con cesárea extremadamente dolorosa-, a los políticos que pueden interferir según esta justicia sin justicia y de los malditos Balañá, dueños que no quieren dar toros.

Un periodista muy en la actualidad y en la honradez, Paco Delgado, nos ha recordado, con encomiable oportunidad, en este mismo periódico, AVANCE TAURINO, en un artículo titulado “Ahí empezó todo” que la locura catalana actual “tiene su origen y punto de partida en la prohibición de los toros en Cataluña”.

Está clara la gran importancia en la vida nacional en los toros.

Pero en el 2010 casi todo el mundo se calló, dentro y fuera de Cataluña, casi todos los taurinos, casi todos los políticos. De vergüenza. Y ese pseudoparlamento votó ilegalmente y prohibió dictatorialmente.  Se les dejó que rompieran toda la legalidad.

Hubo un infecto argentino y unos políticos corruptos que olvidaron lo que decía Ortega y Gasset:

“ La Historia del Toreo está ligada a la de España, tanto que –sin conocer la primera- sería imposible conocer la segunda” y que “La historia de las corridas de toros revela algunos de los secretos más recónditos de la vida nacional durante casi tres siglos”

Pero esto lo olvidaron los que ocupaban sillón en el Parlament, sobre todo Montilla, el andaluz o lleno de sangre andaluza-cordobesa y con  su socialistas catalanes nos dieron la puntilla. Engañando con alevosía.

Y cuando llegó lo del Constitucional los Balañá estaban esperando…Nueva traición. Puñalada al canto.

El desaparecido hacía bastantes años, don Pedro, hizo de Barcelona un fortín taurino y ganó tanto dinero que –dicen- pudo comprar un gran número de cines en Barcelona cuando la gente iba mucho y era un gran negocio.

Sus herederos, el ahora ya anciano don Pedro, su hijo Pedro, despreció los toros sin tener en cuenta el dinero que había ganado su padre con ellos, un dinero ganado con tanta sangre derramada en Las Arenas y en la Monumental y también con las muertes de José Falcón, el espada portugués, y Joaquín Camino, el banderillero hermano de Paco Camino.

El actual anciano Balañá es el gran protagonista de una anécdota que me contó el desaparecido Manolo Cisneros cuando era gerente de la Casa Balañá y apoderado de El Viti. Tenían la plaza de Linares y Manolo llamó a este Balañá para contarle que Santiago había estado enorme y empezó a darle detalles. Le cortó en seco Balañá : déjate de tonterías y vamos a lo importante. ¿Qué tal la taquilla?… No se puede ser más..

Y el tercer Pedro, el nieto, se esconde ahora y ni un pitón. Va mejorando la raza…El final es que no han devuelto ni un euro del  dinero que tanto desprecian  y la familia, ahora con la legalidad para dar toros, dice que nanay, que no está el horno para bollos y que la plaza seguirá cerrada. No se puede ser más…

Y  a esperar tiempos mejores.

En fin, Montilla, la puntilla, y Balañá, la puñalá.

1 Resultado

  1. Remo dice:

    Que bien Antonio, hablar claro y con recspeto. Todo el mundo del toro necesita unita y palabras del corazon. Cercare le cose che uniscono e comprendere il valore della liberta e la strada degli uomini saggi. Abrazos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: