114629

Ecuador (plaza de Lacatumba). Ponce y un florido “Clavel” de Ortuño

Juan Carlos Sabay en Mundotoro

Enrique Ponce demostró que segundas partes pueden ser buenas y salió en hombros en la reedición del triunfal e histórico mano a mano que en 2016 protagonizó en Latacunga con Andrés Roca Rey que, esta noche, sólo pudo pasear un trofeo del segundo tras pinchar la Puerta Grande de un cuarto sin empuje con el que se metió un arrimón. El valenciano, por su parte, dejó una nueva lección más. Fue con un extraordinario sobrero de Ortuño, al que logró desorejar. Faena excelsa en la que supo administrar al animal con clase y almibarada embestida, que fue premiado con la vuelta al ruedo en el arrastre, para formar después un lío en un tendido que colgó el cartel de ‘No hay billetes’ en la enésima demostración de la gran afición y cultura taurina existente en Ecuador.

El tercero, de Huagrahuasi, un torazo cercano a los 600 kilos, mostró poca fuerza y, además, se partió una mano a la salida del encuentro con el peto del caballo. Asomó el pañuelo verde y, en su lugar, saltó un sobrero de Ortuño, enclasado, que se definió para bien ya de salida. Lo saludó con garbo a la verónica, Ponce, meciendo las telas. Dos medias de remate. Cumplió el toro en varas y mantuvo la movilidad en banderillas el toro, que tuvo clase y ritmo. Brindó el valenciano al público en los medios y comenzó por doblones una faena en la que corrió la mano por ambos pitones. Subió la intensidad de la faena al natural. Dos tandas macizas, ligadas, limpias, en los que supo llevar cosido a media altura la dulce embestida del astado de Ortuño. La tanda siguiente, de derechazos, muy importante, atacando ya de verdad a su adversario, más entregado. Epílogo por ‘poncinas’. Una más al natural. Cumbre. Enterró la espada algo desprendida y afloraron los pañuelos. Dos orejas y vuelta al ruedo al bravo ‘Clavel’ deOrtuño.

Con prácticamente media hora de retraso y un llenazo de ‘No hay billetes’ en los tendidos, arrancó la primera de la feria de Latacunga con un toro de Triana bien presentado, pero que no tuvo nada de bravura dentro. Con poca fuerza y mansurrón, el animal protestó mucho en varas y complicó de lo lindo a la cuadrilla en banderillas. Con esta materia prima, Enrique Ponce tuvo que optar por abreviar después de probarlo por ambos pitones y consentirlo en unos primeros compases de faena que no encontraron continuidad por la escasa raza del astado, que duró un suspiro. Dejó media estocada y fue silenciado.

Con el hierro de Huagrahuasi, el segundo, fue un ‘Ruiseñor‘ que tuvo fijeza y prontitud, cualidades a las que unió nobleza y entrega por abajo. Humilló ya de salida y su movilidad permitió el lucimiento de Roca Rey con el capote. A la verónica en el saludo, por chicuelinas en el quite. Buen par de banderillas de ‘El Patatas’. Después, ya franela en mano, tejió una faena -que brindó al público- en la que primó el toreo en redondo. Inicio por alto para sacárselo a los medios. Allí, se sucedieron buenas tandas en las que hilvanó toreo fundamental y recursos efectistas como molinetes, cambiados por la espalda y martinetes. Hubo profundidad y hondura. Muletazos largos y de mano baja aprovechando ese buen pitón derecho. El cierre, por manoletinas. Media docena, ceñidas, con el tendido ya a sus pies. Se perfiló para la suerte suprema y dejó una estocada entera en la yema. Lástima del fallo del puntillero, porque se enfrió el tendido y el doble premio quedó en oreja. 

Cerró plaza un toro de Triana bien hecho, algo cornidelantero, que salió con bríos de chiqueros. Lo saludó con delantales Roca Rey y después firmó un vibrante quite por caleserinas, marca de la casa, que encendió al tendido. Nuevamente brindó al respetable y comenzó el trasteo por ceñidos estatuarios. El peruano le buscó las vueltas y logró arrancar un trasteo ligado, pero al que faltó intensidad por la falta del fondo del animal, que se vino a menos enseguida. Roca Reyrecortó las distancias y se metió entre los pitones, cómodo en esas cercanías, para conectar de nuevo con los tendidos. Pinchazo hondo y estocada desprendida de efecto fulminante que no fue suficiente, pese a la petición, para lograr su segundo trofeo. Ovación.

Plaza de toros de San Isidro Labrador, Latacunga (Ecuador). Primera de feria. Toros de Triana (1º y 4º), Huagrahuasi (2º y 3º) y Ortuño (3º bis), bien presentados. Destacó el sobrero 3º, de nombre ‘Clavel’, premiado con la vuelta al ruedo; y el buen 2º, noble y con recorrido, sobre todo, por el derecho.

Enrique Ponce, silencio y dos orejas. Salió en hombros.

Roca Rey, oreja y ovación.

Vídeo.-     https://vimeo.com/244413415

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: