f620x350-115233_146251_6

El Bardo de la Taurina desde México D F. Primeras impresiones sobre la corrida Guadalupana

Nuestro ilustrísimo colega, Arturo López Negrete, nos envía un adelanto de sus opiniones en modelo de carta, mientras llegue una crónica propiamente dicha sobre la corrida Guadalupana en la que José Tomás hizo una de sus puntuales apariciones

Leídas por nuestra parte la mayoría de las crónicas ya publicadas, salvo las de los tomatóxicos, las demás coinciden en opinar que lo mejor de la tarde-noche corrió a cargo de José María Manzanares

Y ahora, vamos con la primera misiva de El Bardo de la Taurina

Maestro admirado:

Se mandará la columna hoy por la noche por estar sujeta al tiempo de aparición.          

                               

Le adelanto que en un ambiente de frialdad, Pepe Tomy (José Tomas), nos dijo que ya no es el mismo, eso sí honrado al regresar la dádiva de la peluda en la plaza más devaluada en su reglamentación.                                    

Eso si, me percato que en las redes sociales se elevan como la nata de la leche las comparaciones con el maestro valenciano al que hace días encontré en plenitud.

Faena de altibajos de Pablo Hermoso en el abreplaza

Hermoso de Mendoza confirmó el truco del exceso de rejones de castigo p’a toro parado pasearse sin emoción frente a los belfos, ayudado por los cuartos traseros disminuidos.          

El Juli vino enfundado en un terno gris pálido y con autenticidad así anduvo en su discreta abrevación en la que ni siquiera abrió el monedero p’a regalar aunque fuera un carajillo.    

                       

J. M. Manzanares es tan majo, que al primor de su percha le agregó el de su toreo de boutique y con ello hizo lo más hermoso de una tarde noche en la la que la frialdad del clima no permitió valorarlo en su real dimensión.                

De los locales, un Sergio Flores que prendió porque tiene lo mismo que los llamados ‘niños de la calle’ hambre, cargada de sentimientos muy a la mexicana.                                          

De los otros tres francamente no sé si vinieron y lo que sí sé es que al terminar el evento nadie salió toreando de la plaza…     

                           Joselito se entrega al 'Efecto Adame' para cortar dos orejas         

Y mire lo que son las cosas las miradas todas se las llevo un español que no se vistió de luces pero sí de gala, Morante de la Puebla, el que del callejón hizo su escenario y al verlo me preguntó, ¿cuando veremos el cartel de los ausentes presentes? Enrique Ponce, el propio Morante de la Puebla, Sebastian Castella y Andrés Roca Rey, por parte de los extranjeros y si usted sabe de algunos mexicanos que anden en ese nivel, por favor me avisa.          

Le abrazo con respeto en mi gélido amanecer en el que como dijo un ilustrado ‘No extraño una fiesta que no vi, sino una que no veo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: