f620x350-115700_146718_0 (1)

1ª de feria en Cali (Colombia). Cañaveralejo sesentona: desespero, ordinariez, falta de clase

 Escribe Álvaro Cruz

Primera corrida de esta Feria conmemorativa. Son sesenta temporadas consecutivas y es la hora en la que aún impera la soberbia, el orgullo absurdo de quienes creen que saben lo que no saben, pero no sueltan la batuta. Lo de esta tarde, es de escribir en letras insignificantes y guardarlo en los anaqueles de la ignorancia.

No se salva nadie. Hasta la naturaleza quiso asistir al baile de la ignominia arrojando toneladas de lluvia desde horas antes del festejo, hasta arrastrado el último torito; y digo torito, porque no salió ni el remedo de toro al que nos acostumbraron los apoderados de la Piel de Toro en aras de proteger a sus pupilos cuando vienen a hacer la América.

Con el titular de “El Desafío”, seguramente inventado por cualquier publicista de pipiripao, se les ocurrió a los directivos de nuestra plaza, abrir la feria con corrida de dos ganaderías. 3 y 3 mansos de libro, carentes de trapío y en algunos, dejando la inmensa duda sobre su edad.

Una terna en la cual solo interesaba el recién alternativado Colombo, pues el de la tierra, Sebastián Ritter, es sabido que hace ya rato, después de sus fracasos en la Península, no da pie con bola. Y un Padilla, seguramente impuesto por el Señor Matilla que trae para otro festejo, a la estrella de su equipo, el niño de Manzanares.

Resultado final, desespero, ordinariez, falta de clase, irresponsabilidad que nunca se castiga, portaculismo (así se denomina en Cali a la práctica del todo lo que no importa. 

Echando mano de la tan manida frase: Los anti taurinos, los tenemos adentro, hoy cumplieron todos con su cometido. Empresa, Veedor, Junta Técnica, GANADEROS, toreros incluyendo las cuadrillas que anduvieron como el rosario de la aurora.

Créanme amables lectores, que, al teclear estos párrafos, me siento como si estuviera participando en un concurso de mentiras. Ni yo mismo, que fui testigo de semejante afrenta, me lo creo.

No sé qué va a suceder en las 5 corridas que faltan. A Dios le pido como dice la canción, que la pesadilla no se repita.


Ahh y para completar el cuadro, por allí ya andan unos loquitos de esos que la internet produce a diario, que se sienten cronistas taurinos, hablando de toros encastados en la corrida inaugural de Canaveralejo 2017.

Mañana (miércoles 27): Toros de Achury Viejo, para David Mora, López Simón y Luis Miguel Castrillón.

Que Dios reparta suerte. FUENTE: extraído de “opinión y toros”. 
 

2 Resultados

  1. Pedro Abad Schuster Pedro Abad Schuster dice:

    ECOS DE LA PRIMERA DE ABONO. Desapacible tarde de lluvia en el comienzo de la feria. ESCRIBE: Néstor Giraldo (“opinión y toros”).
    45 minutos de retraso tuvo la primera corrida de la sexagésima feria de Cali en la que primó la lluvia, dejando en estado lamentable el ruedo para la práctica idónea del toreo. Asistieron no más de 3.000 espectadores en una plaza cuyo aforo es de 18.000.

    Se lidiaron ejemplares de Fuentelapeña 1º – 5º – 5º bis y 6º y Paispamba 2º – 3º y 4º con diferentes características morfológicas y juego de diferentes matices, sobresaliendo el lote de Juan José Padilla. Pesaron en su orden 460 – 496 – 446 – 480 – 442 – 448 bis y 450 kilos.

    Juan José Padilla: Vuelta y saludo tras dos avisos
    Sebastián Ritter: Saludo y tres avisos
    Jesús Enrique Colombo: Saludo y palmas.

    Con muchas precauciones Juan José Padilla, lidió su primero que tenia tela de donde cortar, no cubrió el segundo tercio que es su fuerte y si bien es cierto el toro noble se vino a menos acusando el segundo puyazo que sobró, también es cierto que al jerezano le falto meterse más con el astado que tuvo nobleza. Estocada entera. En el segundo salió decidido, saludando con tres largas cambiadas que fueron coreadas. En éste sí se animó a colocar los palos. Con la muleta tuvo pasajes interesantes sobre todo con la mano derecha, alargando el brazo para conducir la embestida del toro que fue noble y bondadoso. Estocada sin efectos dejando pasar el tiempo hasta escuchar dos avisos que cambió por la oreja de haber acelerado la muerte del toro.
    Al colombiano Sebastián Ritter no se le pone en duda su valor pero a veces comete errores y equivoca la lidia de los ejemplares como en el primero de su lote que encimó demasiado sin darle distancia y sitio, llevándose un susto al ser cogido en un intento de pasárselo por la espalda. El publico lo hizo salir a saludar después de estocada tendida, pinchazo y una más. El quinto se inutilizó en el ruedo, siendo cambiado por el bis, un mulo que nunca debió salir al ruedo por su mala presentación; manso, distraído, sin un solo pase, rehuyó la vara; toro que sin ninguna duda tenía que haber sido condenado a banderillas negras pero que por benevolencia del palco alto para no zaherir a los ganaderos, no ordenó, ordenando sí hacer sonar clarines y timbales en tres oportunidades para el antioqueño.
    El más joven de la terna, el venezolano Jesús Enrique Colombo, sale con actitud de triunfador. El saludo capotero a su primero fue jaleado, con las banderillas es solvente, el tercer par que fue al quiebro tuvo emoción por lo ajustado que fue en tablas. El toro descastado siempre se quiso ir de la muleta sin dejar al diestro patriota ligar los muletazos. Estocada desprendida. Con el que cerró plaza, también cubrió el segundo tercio de manera notable en el segundo y tercer par. Estatuarios, cambios por la espalda y solvente en recursos con un toro de poca fuerza y que tampoco lució boyante para el triunfo. Metisaca y palmas

    La segunda de abono anuncia para éste miércoles 27 de diciembre a David Mora – Alberto López Simón y Luis Miguel Castrillón con toros de Achury Viejo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: