4920318
4920318

Última de El Café en Manizales (Colombia): La locura con Ponce en su “imposible” mano a mano con El Juli

Un mano a mano entre Enrique Ponce y El Juli con toros de Ernesto Gutiérrez era el que planteaba en la tarde de este sábado la Feria del Café de Manizales. Con un llenazo se cerraba el serial colombiano en el emblemático coso.

Un incombustible Enrique Ponce indultó al primero de la tarde de Ernesto Gutiérrez, un animal a más que fue mimando constantemente por ambos lados el torero valenciano. Finalmente, y entre el clamor popular, se le concedió el perdón de la vida. Otras dos orejas de otro gran tercero paseó el torero valenciano en una faena en la que el toreo despacioso y la parsimonia estuvieron a la altura del gran ejemplar de Gutiérrez. Doble premio para Ponce. La espada le quitó el premio a Ponce en el quinto tras una faena llena de emotividad. Dio dos vueltas al ruedo.

Poderío de Juli frente al descastado segundo dejó el torero madrileño. Fue un animal que no prestó opciones y que el fallo con el acero emborronó la buena disposición del matador. La superioridad de Juli no se quedó atrás y desorejó al cuarto, un toro que le dejó expresarse y al que dejó una obra para el recuerdo de la afición manizaleña. Justo doble premio para el torero. El mal de espadas le vino a visitar también frente a una obra excelsa al sexto, con el que escuchó el pasodoble Plaza de Manizales, todo un honor en el cierre del serial.

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de Manizales, Colombia. Última de la Feria del Café. Corrida de toros. Lleno. 

Seis toros de Ernesto Gutiérrez. 

Enrique Ponce, dos orejas y rabo simbólicos, dos orejas y dos vueltas al ruedo. 

Julián López “El Juli”, ovación, dos orejas y ovación. 

LA OPINIÓN DE PAULO ANDRES SÁNCHEZ GIL EN APLAUSOS

La elocuencia de un estilo, la identidad que lo hace transformador de una época y símbolo de ella fueron esta tarde un tributo de gratitud a la afición de esta plaza. Enrique Ponce conmovió y se fue conmovido. Tres faenas memorables, un indulto para el que hubo consenso a pesar del delirio colectivo.

Canario salió pidiendo pelea, en el tipo de la casa -a la que no se le puede pedir mucho en trapío- pero de algún modo sacó la cara por el hierro. Ponce lo toreó con dominio absoluto mientras se rebosaban en temple, toro y torero. La segunda parte -a media altura y en redondo- levantó un ciclón en los tendidos. Series, una tras otra, de mucho recato con la izquierda pero eso no importó mucho. Era ya a esas alturas un faenón ante un toro que no paraba de embestir, justificando el perdón que llegaría poco después. Era de indulto el toro, era de dos orejas la faena. Se fue Canario a la dehesa y de nuevo, subió Enrique Ponce al sitial de los ungidos.

El tercero no llegó con tanto brío pero se agrandó en la muleta de un Ponce que apenas tenía que girar las zapatillas en un palmo de terreno, para llevarlo en redondo y en muchas pinceladas que iba rubricando en la arena cuando terminaba las series. Al hilo de las tablas surgieron las poncinas que fueron fantasía y que después repitió capote en mano para nuevamente lograr el triunfo de dos orejas como premio a una obra en la que a pesar de una estocada que cayó ligeramente baja no devaluó el conjunto.

El quinto se prestó para otro recital. Izquierda al ralentí, manejo perfecto de los tiempos y acople a su aire, a un toro pastueño que tuvo el mismo fondo de sus hermanos pero menos tranco. Si allí hubiese concluido su actuación, no hubiera hecho falta más pero regaló también una serie de toreo al natural de rodillas como otro brindis en un “va por ustedes, que lo merecen como yo la Catedral”. No lo mató como a los otros dos y faltaron esas dos orejas que hubieran agrandado su esportón y ampliado su historia.

Las faenas de Ponce en video

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: