2012-03-05_IMG_2012-03-05_11_54_41_padilla

2ª de Olivenza. Empiezan las despedidas de Padilla y gesta de Luís David Adame

Que serán triunfales todas o casi todas.  Se lo merece el de Jerez de la Frontera. La segunda corrida de la feria oliventina se pudo celebrar pese a lo pésimo del tiempo y con no mala entrada aunque sin llegar a mayores en la taquilla.

Su ambición y su apuesta merecían una corrida más enrazada y menos pajuna que potenciara el sitio y la convicción que se le adivinó a Luis David Adame en Olivenza, pero a pesar de los toros, del tiempo, del presidente y de un inoportuno percance, el mexicano fue el protagonista principal del segundo festejo del abono. Padilla, que inició con éxito su campaña de despedida, y Garrido, que arrancó el año sumando, también dejaron su sello en una mañana de Aguas…calientes.

Resultado de imagen de Exitazo de Luis David Adame en Olivenza

Porque Luis David Adame cortó una oreja de mucho peso a un toro noble pero muy medido de pujanza que se antojó enemigo escaso para un torero que fue todo querer y ambición. Hubo un inicio estoico por alto, dos series con la derecha empujando al toro para delante, casi sin tocarlo, naturales extraídos de uno en uno de trazo largo y limpio, unas bernadinas de infarto y una estocada a matar o morir de la que salió prendido por el antebrazo derecho de modo horripilante. El presidente exhibió su falta de criterio y sensibilidad concediendo una sola oreja que el mexicano paseó antes de ingresar por su pie en la enfermería donde fue atendido de una cornada en la axila.

Por este motivo Padilla hubo de lidiar tres toros. Tuvo buena intención el primero, pero su escasa raza le hizo claudicar mediado el trasteo de Padilla, que lo lanceó con ganas, abrió faena de rodillas y lo trató con mimo mientras duró la correa del animal.

El jabonero cuarto tuvo nobleza pero también el depósito de raza al límite. Dejó estar a gusto a Padilla que dibujó una trincherilla de cartel dentro de una faena vistosa premiada con una cariñosa oreja después de una estocada cobrada al segundo intento. El sexto lo mató Padilla en lugar de Adame. Fue un toro cogido con alfileres, Padilla movió al animal con recursos para sostener la faena, el público empujó y el presidente recompensó al jerezano en su despedida de esta plaza con dos orejas.

La mañana de Garrido, que contó con el mejor lote, quedó minimizada por sus aceros romos. Bueno y noble el que hizo segundo, porque tuvo recorrido y no apretó al torero entre un muletazo y otro. Garrido compuso la figura y tiró de expresión en una labor bien vendida, algo falta de intensidad pero contemplada con agrado por el público, que le hubiera dado una oreja de no marrar reiteradamente con el descabello.

Toro también justo de empuje pero de buena condición y algo más durabilidad que sus hermanos el quinto, con el que el extremeño se gustó en la primera parte de la faena -le salieron especialmente conseguidos los remates y adornos de cada tanda- antes de buscar con ahínco el éxito en las postrimerías con luquecinas de rodillas. Un pinchazo y una estocada baja redujeron el premio a una sola oreja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: