padilla2-U10107650555ClE--420x236@abc

1ª de la Magdalena en Castellón. De todo como en botica

Plaza de toros de Castellón de la Plana. Jueves 9 de marzo de 2018. Primera de feria. Tarde soleada y muy fresca. Media entrada con aspecto de dos tercios. 

Cuatro toros de los distintos hierros de la familia Matilla, nobles aunque escasos de fuerza, resultanto el más enterizo el alto girón que salió en tercer lugar. Dos de José Luís Marca lidiados en quinto y sexto lugares, muy deslucidos. Al conjunto en cuanto a presentación, lo podemos calificar de escalera.

Juan José Padilla (azul noche y oro): Estocada desprendida, petición y vuelta. En el cuarto, gran estocada, oreja y petición de la segunda.

Juan Bautista (verde botella y oro): Pinchazo recibiendo y media, ovación con saludos. Pinchazo y descabello, ovación con saludos.

Miguel Ángel Perera (caldera y oro): Estocada trasera, oreja. Pinchazo y estocada, ovación de despedida.

Tres versiones de toreo absolutamente distantes entre sí. Ello, junto a la disparidad del ganado en cuanto a tipología aunque en su mayor parte tan noble como débil nos sugiere el título de esta crónica. De todo como en botica…

La presidencia moderó los efluvios entusiastas de los espectadores y por esta exigencia, no pudieron  salir a hombros Juan José Padilla y Miguel Ángel Perera, ambos a tope en sus respectivos conceptos del toreo. el francés arlesiano Juan Bautista Jalabert, se fue de vacío por pinchar al entrar a matar en la suerte de recibir tras su muy templada y elegante faena al segundo toro.

Para mi, esta faena fue la más digamos agradable de la tarde. Sé que habrá muchos que discrepen de esta opinión. Me da igual. Estoy acostumbrado a las discrepancias. Pero qué quieren que les diga, a un servidor le gusta más el toreo naturalmente fino y elegante según el concepto del arte clásico. La naturalidad para mi es condición sine quanun.  El quinto resultó complicado además de flojo. Al pobre José Luís Marca, que en paz descanse, no debió gustarle este toro aunque me parece estar viéndole defenderlo. !Qué tipazo irrepetible fue Marca¡.

Bueno, digamos para terminar que Padilla se volcó en largas cambiadas de rodillas en los recibos de sus toros, banderilleando con notables facultades vistosas y muleteó dándose por entero sin que le importara la bastedad del quehacer.  Nos espera una triunfal temporada de Padilla repleta de efluvios sui géneris…

Punto y a parte para Miguel Ángel Perera en su intensa labor frente al muy alto tercer toro que, además de noble, fue el más enterizo de los de la familia Matilla. Protestado de salida no sé por qué, fue a la postre el toro de la tarde. Como también la faena de Miguel Ángel fiel a su concepto del toreo en el que prima la intensidad. Abarcarlo todo con una rotundidad tan intensa que parece que cada tanda se compone de un solo muletazo por muy larga que fuere. Este acapararlo todo, abarcarlo todo, someterlo todo en una redondez inmaculada porque, además, predomina el temple, es admirable aunque respecto al gusto haya quienes no les plazca del todo. La firmeza de Perera es una de las más firmes de la historia del toreo y eso tiene una gran importancia.

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: