PUERTAPRINCIPE-U10107650555yVC--540x285@abc

7ª de feria en Sevilla. Derroche total de El Juli y una faena genial de Ponce

En la muy desigual corrida de Garcigrande-Domingo Hernánez – tanto monta – salieron dos toros de sobresalientes hechuras y juego excepcional. De estos dos, el que hizo de quinto, “Orgullito” quizá sea el toro con más clase y durabilidad que hayamos visto en nuestra vida. Fue indultado por obra y gracia de El Juli que gozó de la mejor y más completa tarde de cuantas lleva logradas en Sevilla – salió a hombros por la Puerta del Príncipe por quinta vez en sus 20 años de matador de toros – en un derroche fiel a su apabullante tauromaquia. Cuatro orejas cuatro. Por contra, a Enrique Ponce no le sonrió la suerte con ninguno de sus dos toros. Como siempre, se superó a sí mismo frente a la adversidad. Tapó lo imposible del pésimo animal que abrió plaza y cuajó una genial faena al cuarto que pasó de malo a bueno gracias a su archireconocida maestría y a su inspiración artística que sublimó con inverosímil creatividad. Inexplicablemente, solo fue premiado con una oreja. Pero muchísimos aficionados salieron de la plaza hablando del toro indultado y de la prodigiosa faena de Ponce. La mala suerte se cebó aún más con Alejandro Talavante que no tuvo su tarde hasta pasar desapercibido.

El Juli, con el quinto toro, al que perdonó la vida

________________________________________

Sevilla. Plaza de la Real Maestranza. Lunes, 16 de abril de 2018. Séptima de Feria. Tarde soleada y a ratos muy ventosa con lleno. 

Seis toros de Domingo Hernández (2º y 6º) y Garcigrande (1º, 3º, 4º y 5º). Bien aunque desigualmente presentados y de vario juego.  Los mejores fueron el segundo y el quito que fue indultado. Malo el primerto. Muy escondida la bondad del cuarto que se rajó mediada la faena de muleta. Y muy deslucidos aunque inéditos tercero y sexto.  

Enrique Ponce (corinto y oro): Pinchazo hondo y cinco descabellos, silencio. Gran estocada, oreja.

El Juli (turquesa y oro): Eetoconazo al salto, dos orejas. Indultó el quinto, dos orejas simbólicas. Salió a hombros por la Puerta del Príncipe.

Alejandro Talavante (negro y azabache): Pinchazo y estocada, silencio. Cuatro pinchazos, estocada y dos descabellos, aviso y pitos.

A caballo destacó José Antonio Barroso. Y en palos, José María Soler, Álvaro Montes y Juan José Trujillo.

__________________________________________

Tarde apasionada y apasionante. De las que no se olvidan. En el cartel, las dos máximas figuras desde hace ya muchos años. Ambos demostraron por qué lo siguen siendo. La suerte, ayer muy dispar, le sonrió del todo a El Juli con dos toros de revolución y uno de ellos, el quinto, de nombre “Orgullito”, de superiorísimas condiciones por su gran clase – embistió con el morro por el suelo de principio a fin – y muy larga duración. Hasta podría haber durado bastante más, contentándose El Juli una vez  indultado muy merecidamente tras clamorosa petición del público. Curiosamente, este segundo toro de ayer fue uno de los rechazados en los reconocimientos de las pasadas Fallas en Valencia, con lo que queda demostrada una vez más la habitual arbitrariedad de muchos veterinarios. Menos mal que ayer en Sevilla no se equivocaron.

De las dos grandes labores que cuajó El Juli con capote y muleta, la mejor fue la del toro indultado. La del segundo fue una más de las muchas que le hemos visto a Julián. Abundó más la cantidad que la calidad. Irreprochable su planteamiento técnico pero, nada más terminar, la olvidamos pese al temple que fue su mejor virtud. Para recordar, salvo el conjunto de cuanto hizo para cortar dos orejas, lo despacio que toreó, sobre todo con la izquierda. La del toro indultado contó con pasajes de mayor calidad y relajo. A este toro lo toreó El Juli más derecho de lo que acostumbra y muy templado. La absoluta redondez del trasteo caló unánimemente en los tendidos. Pero muchos echamos de menos una mayor creatividad artísticamente hablando y más fantasías una vez concedido el indulto de “Orgullito”. El Juli, tras simular la suerte de matar, lo llevó con el capote hasta la puerta de chiqueros y el toro obedeció sumiso al maestro y al peón que, finalmente, condujo el toro hasta entrar en el pasillo que conduce a los corrales. La plaza se desató en el clamor. Supongo que, como siempre, habrá quienes nieguen la importancia de este indulto y quienes nieguen los méritos de El Juli. Ni caso.

El toro que abrió plaza pareció menos malo de lo que fue gracias a la fácil maestría de Enrique Ponce. Pasó en silencio, sin pena ni gloria. Nadie osó protestar. Pero con el que hizo quinto, cambió totalmente la decoración una vez picado y banderilleado sin lucimiento alguno. Había manseado en varas con mucho ruido de estribos al ser castigado y llegó complicado a banderillas. Había cundido el desaliento cuando Ponce se fue a los medio para brindar su faena al público. Algo le había visto el gran maestro. Brindar sin fe no es admisible y menos en Sevilla. La de Ponce en sí mismo es proverbial. ¿Cuantas veces le llevamos visto en semejante tesitura? Infinitas. Dicen que la fe mueve montañas y la de Ponce en si mismo, hasta desplazar al mismísimo Everest. Una vez más, Ponce obró el milagro al convertir en obedientes embestidas lo que parecian haber sido meras acometidas sin ninguna calidad. La faena comenzó con unos colosales doblones rodilla en tierra que sin ir ir más allá, cautivaron al público que hasta llegó a unificar sus clamores a medida que el trasteo fue avanzando. Primero con la mano diestra con esa naturalidad y sencillez únicas y exclusivas del gran maestro. La banda arrancó a tocar nada más iniciado el trasteo que continuó por suavísimos naturales. El toreo acariciado de Ponce llega hasta lo sublime. Estaba mediada la faena por todo lo alto cuando el toro amagó con rajarse. Cosa que hizo de seguido sin que Ponce dejara de torear. En tal tesitura, al compás de las huidas del animal para terminar de nuevo con doblones colosales.

La estocada fue modélica en la suerte del volapié y los efectos mortales rápidos. La plaza se nubló de pañuelos blancos que desaparecieron en cuanto la presidencia sacó el suyo. Me acordé entonces de las muchas veces que con Manzanares padre ocurrió lo mismo. Una y no más Santo Tomás. Ponce paseó el trofeo en una de esas señoriales vueltas al ruedo que nadie da como él. Cuando andaba mediada bajo los tendidos de sol, El Juli salió de su burladero para probarse de salón con el capote al viento como queriendo distraer al público que atendía cuasi extasiado la vuelta de Ponce. Feísimo detalle. Irrespetuoso y perturbador. ¿Qué falta le hacía cometer este acto de desprecio?. Irrespetuosa maldad que lleva dentro este torero aun sin darse cuenta del pecado. Por algo lo hizo. Increíble pero cierto.

Lo de Alejandro Talavante fue para olvidar antes incluso de que le llegaran sus dos turnos. Se vino abajo en los dos toros de su pésimo lote y no hizo nada por intentar solucionar el problema. Pasó como aturdido, desentendido, como un invitado del piedra en el banquete. 

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

16 Resultados

  1. joselito dice:

    Lo que nos faltaba a los que nos gustaría ver al Juli con algo más que con lo de Garcigrande. Ahora no va a ir sin Garcigrande ni a la ducha… Respecto al indulto, mi opinión es que el toro no lo mereció. Con una vuelta al ruedo ya iba bien “pagado”. Y no lo mereció porque la pelea que hizo en caballos fue insuficiente para la que debe hacer un toro bravo y encastado. Ahora bien, si en el Toreo “moderno”, la suerte de varas es un mero trámite y solo vale la faena de muleta, entonces sí mereció el indulto. Pero esta clase de indultos nos llevan a una Fiesta cada vez más desnaturalizada donde el toro cada vez es menos oponente porque tiene menos poder, ya que se le cría con una total falta de éste. Pero el público lo pidió. Y la autoridad lo concedió, que a mi juicio, es lo más grave. Pues nada, que Orgullito disfrute de una feliz y larga vida en las dehesas de Salamanca y que llene la ganadería de ese tipo de toro, justo de trapío, justo de raza, justo de todo, pero que obedece como un perrito a la muleta del coleta de turno y que tanto gusta a los toreros y al público actual, que disfruta con el “mejor” (y más despegado) Toreo de la historia. Yo, como soy muy raro, seguiré anhelando a aquellos toros que en mi infancia, tomaban tres varas y derribaban al caballo…

  2. Santiago dice:

    ¿Nadie se ha dado cuenta de que desde que han ido a más los ataques de los antitaurinos también han ido a más los indultos? Dejo la pregunta para la reflexión.

  3. Juan Jose dice:

    Cuestionar el indulto y perdóneme señores es de ignorantes, ustedes de esos toros y aquellos años de los que hablan han visto un toro tan bravo con el de Garcigrande ayer? digamen cual, seria un delito haber dejado que ese toro se hubiera ido al matadero, y como dice Joselito en su comentario ojala llene la ganadería de toros como ese, todos menos usted podremos disfrutarlo, por cierto el Juli en el segundo debio de estar mejor

  4. joselito dice:

    O sea Juan José, que por opinar distinto a como usted opina, ya soy un ignorante. Vaya, vaya. Supongo que también son ignorante todos los ganaderos que en la actualidad y a lo largo de la historia, han valorado y valoran la bravura de sus vacas, principalmente en como se crecen peleando con el caballo. En cuanto a toros más bravos que éste le puedo decir unos cuantos “Cobradiezmos” de Victorino, “Bastonito” de Baltasar Ibán, “Cubano” de Valdellán… la lista es bien larga pero no es cuestión de alargarla más. Y por cierto, en esa lista, hay bien poquitos de encaste Domecq porque una de las cosas que tiene que tener un TORO BRAVO es PODER y casi ninguno de estos, incluido el afortunado “Orgullito”, lo tiene. En lo que opino igual que usted es que el Juli debió estar mejor con él pero es que de donde no hay más, no se puede sacar. Ahora los “julistas” que me pongan verde si quieren…

  5. joselito dice:

    Quisiera matizar mi comentario anterior respecto a lo del Juli. No es que piense que sea un mal torero, ni mucho menos. Simplemente es que por su forma de torear, brillaría más con un tipo de toro más combativo. Este tipo de toro tan pastueño como fue “Orgullito”, brilla mucho más si cae en manos de toreros con más capacidad artística como pueden ser Morante, (ante todo) , Talavante, Manzanares, Ponce (que toca todos los palos), Marín y si están inspirados, toreros del tipo Finito, Conde, Luque, Curro Díaz… Pero toreros tipo Juli, Perera, Castella, López Simón o el mismo Roca Rey, sacarían mucho más provecho de si mismos con otro tipo de toro más encastado que les permitiera expresar mejor el valor y el poderío que poseen. Por tanto, con un toro tan toreable, el Juli no pudo llegar a más porque su toreo no se basa en el arte sino en el dominio. Si “Orgullito” cae en manos de Ponce o de Talavante, seguramente estariamos hablando de otra cosa.

  6. Juan Jose dice:

    Perdon Joselito no quería ofenderle lo de ignorante fue una forma de hablar ,aparte detalles del toro sigo pensando que toros con Orgullito deben volver al campo por que necesitamos toros que emocionen a la gente y este emociono y un comentario personal a mi ni bastonito y Valdellan fueron mejores que este, esos si fueron diferentes como cobradiezmos

  7. Aficionao dice:

    Juli es mil veces más torero que Finito o Conde con el toro que sea. Seriedad por favor

  8. Félix dice:

    No puedo estar más de acuerdo con joselito, así que ya somos dos los ignorantes.
    De salida, el toro se quiere ir del capote, eso sí embiste con docilidad y nobleza. En la primera vara empuja, un poco; en la segunda simplemente se deja pegar y le tienen que levantar el palo. En banderillas embiste con nobleza sin más. En el quite del Juli casi se va al suelo tras el primer puyazo. En la muleta noble, obediente y dócil, deja colocarse a su matador.
    En resumen: nobleza y docilidad sí; casta y bravura entendidas como codicia, recargar en el caballo, repetir las embestidas con violencia, agresividad etc no. A mí ese toro no me parece de indulto así que seré un ignorante troglodita.
    No quito un ápice de mérito al Juli y que fue un buen toro para el torero por supuesto; pero a mí me queda la sensación de que si no se le hubiera picado ni banderilleado, sus condiciones en la muleta habrían sido las mismas; así que si quitamos el sentido a la lidia esta fiesta, en mi modesta opinión se desvirtúa. Digo todo esto con el máximo de los respetos a todos los que aquí comentan y espero no molestar a nadie.
    Un saludo a la afición.

  9. Juan Jose dice:

    El toro que ustedes exigen que sea muy bravo en todos los tercios NO EXISTE ES UNA AUTOPIA y yo tampoco quiero ofender pido perdón por si he ofendido ha alguien no era mi intención, pero sigo pensando que a dia de hoy yo no veo toros como los que ustedes quieren

  10. joselito dice:

    Disculpas aceptadas Juan Jose. Lo importante es que podamos hablar libremente de lo que tanto nos apasiona: los toros. Por otra parte, Aficionao, claro que el Juli es más torero que Finito o Conde, pero ni de lejos tiene la gracia que tienen estos cuando cuajan un toro. Y en eso, seguro que como buen aficionado que veo que eres, estarás de acuerdo.

  11. Rafael Dols dice:

    Con lo listo que es joselito, no creen ustedes que debería coger la espada y la muleta?. Se está perdiendo una gran figura

  12. David R dice:

    No creo que la nobleza y duración que tuvo Orgullito hayan sido suficientes para indultarlo (ni mencionar su obediencia, docilidad y “pelea” en el caballo). Teniendo a Cobradiezmos como último toro indultado en Sevilla (fijeza desde la puerta de toriles, prontitud, “ganas de comerse la muleta”, y embistiendo con el hocico por la arena) que realmente exigió al máximo a su matador lo de Orgullito queda en buen toro y nada más.

  13. joselito dice:

    Gracias por el cumplido Rafael pero en su día comprobé que se me da mejor escribir que torear y además es menos arriesgado. También hablo de fútbol sin ser futbolista y de viajes espaciales sin ser astronauta pero es que, como tú bien indicas, mi coeficiente intelectual parece ser que me lo permite.

  14. Rafael Dols dice:

    Joselito. Ese es el problema, que todo el mundo opina y escribe, creyendo que sabe. A todos los metía en una plaza de toros sin burladeros, delante de un toro, con un rifar en la mano, y como no hiciesen lo que critican de los demás, ya sabes cuál era el final

  15. Rafael Dols dice:

    Quise decir un rifle

  16. joselito dice:

    Rafael, es que opinar y escribir forma parte de la libertad personal de cada uno y mientras no se ofenda a nadie, qué problema hay? Además, como se mide quien sabe y cuánto sabe de algún tema? En el tema que nos ocupa, los Toros, yo puedo saber mucho comparado con un nuevo aficionado y saber muy poco comparado con un crítico taurino como el señor Del Moral, así que eso es relativo. Y por último, cuando uno se gana la vida trabajando en un espectáculo publico, como es el caso de los toreros, está expuesto a la crítica al igual que lo está a los elogios. Y los que pasamos por taquilla, cómo les pagamos el sueldo, tenemos derecho a opinar. Faltaría más. Con esto yo cierro la polémica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: