120108 (1)

Última de feria en Sevilla. Una oreja de pueblo y otra de ciudad para Pepe Moral en la corrida de Miura

Ayer, la plaza de la Real Maestranza pareció ser de cualquier pueblo español y, además, de los pequeños. Uno no sabe qué clase de aficionados casi la llenaron. Me dio la impresión que muchísimos aficionados regalaron sus entradas a sabe Dios quienes. La señora que tuvo el honor de presidir el festejo debió contagiarse del ambiente pueblerino y accedió a conceder una vergonzosa y vergonzante oreja a Pepe Moral gracias, supongo, a la buena estocada con la que mató al segundo toro de Miura con hechuras de sardina arenque gigantesca sin apenas fuerza que se dejó más a derechas que a izquierdas aunque, al final del trasteo, mejoró por ese pitón. Lo más destacado de la tarde fueron el noble cuarto toro y la completa actuación del mismo Moral en su derroche de clasicismo con capote, muleta y espada. La gente, claro, pidió las dos orejas porque si ya le habían dado una irrelevante, lo lógico hubiera sido dar dos. Pero la presidenta se negó, supongo que a sabiendas de que, si las hubiera concedido, Pepe Moral hubiera podido salir a hombros por la Puerta del Príncipe. ¿O no?. Lo hizo por la de cuadrillas que es como salir a hombros de mentirijillas…o por la puerta de servicio. Lo peor de la asardinada miurada se lo llevó Manuel Escribano que dio un recital de largas a porta gayola y en el tercio, varios pares de banderillas más que meritorios y pare usted de contar. Finalmente, tronó, relampagueó y llovió… Huimos de la plaza sin paraguas.

Sevilla. Plaza de la Real Maestranza. Domingo, 22 de abril de 2018. Decimotercera y última de feria. Tiempo muy variable con tormenta incluida al final y casi lleno.

Siete toros de Miura, incluido el sobrero que reemplazó al devuelto quinto por su invalidez. En el tipo más asardinado de la casa aunque gigantestos, con serias cabezas y de vario juego. La mayoría con dificultades cuasi inmanejables salvo los lidiados en segundo y cuarto lugares, sobre todo este que resultó excelente.

Manuel Escribano (nazareno y oro): Buena estocada y tres descabellos, saludos. Estocada tendida y dos descabellos, saludos. Media y cuatro descabellos, saludos.

Pepe Moral (negro y plata): Gran estocada, oreja. Buena estocada, oreja y petición de la segunda. Pinchazo y estocada, ovación de despedida.

Tras el paseíllo, se guardó un sentido minuto de silencio por la muerte del muy popular banderillero El Pío. Descanse en paz y nuestro más sentido pésame a la familia.

Destacó en banderillas José Chacón que saludó tras parear al sexto toro. 

No es moco de pavo recibir a porta gayola a cuatro toros de Miura. Sobre todo después de haber sufrido dos cornadas cuasi mortales de necesidad.  Manuel Escribano encabezó ayer su mano a mano con Pepe Moral dispuesto a todo, como siempre. Dispuesto a morir en el empeño. Admiro muchísimo a Escribano y no solo por haber logrado indultar en esta misma plaza al célebre toro “Cobradiezmos” de Victorino Martín. Por aquello Escribano ya esta en la historia de la plaza de Sevilla. Pero lejos de conformarse, continúa dando la batalla. Ayer la suerte no le sonrió en su lote. Tres toros – más el devuelto – con los que dio un recital indeclinable de largas cambiadas de rodillas a por gayola y en el tercio. Quiso comerse el mundo y tuvo que conformarse con estos impresionantes recibos y varios pares de banderillas angustiosos como los que puso por los adentros, estando a milímetros de ser cogido y hasta gravemente herido. Todo ello sin contar sus muchos momentos de riesgo en las imposibles faenas de muleta que tuvo que enjaretar contra viento y marea de un pésimo lote.

Manuel Escribano, en un pase cambiado por la espalda

Admiro mucho a Manuel. Sus largas y dolorosísimas recuperaciones de los percances sufridos fueron admirables. Pero mucho más seguir en la batalla sin acordarse lo más mínimo de las tragedias vividas con una entereza muy poco común.

Pepe Moral, en una larga cambiada de rodillas al primero de su lote

El beneficiado en la contienda, Pepe Moral, también puso todo de su parte para triunfar y, con más suerte que su compañero, lo consiguió por partida doble aunque la oreja que le dieron del segundo toro no fue de recibo por mucho que fuera pedida por los paisanos. Esta concesión puso en apuros a la señora que presidió el festejo porque la faena indiscutiblemente premiable fue la del cuarto toro. El único noble del envío miureño. Tan noble fue, que tuvimos que frotarnos los ojos para reconocerlo. Moral dio sobradas pruebas de su gran concepto del toreo clásico tanto con el capote a la verónica en el recibo del animal como en la cuasi redonda faena de muleta, basada en el pitón derecho aunque también contó con muy buenos momentos al natural al final del trasteo. La estocada con la que mató fue tan buena o mejor que la propinada al segundo toro. Irreprochables ambas. Pero nada comparable con la oreja que le regalaron antes. La presidenta tuvo que hacer de tripas corazón para no dar la solicitada segunda oreja, sin duda a sabiendas de que si la hubiera concedido, Pepe Moral podría haber salido a hombros por la Puerta del Príncipe. Moral salió por la de cuadrillas que es como la puerta del servicio. Estos errores presidenciales no son de recibo y la señora del palco debería pensar seriamente en dimitir de la tan importante y delicada misión.

Y no es que Moral anduviera mal con su primer oponente. Es porque su faena al segundo toro no tuvo nada que ver con la del cuarto. El segundo se abrió con la cara alta en sus viajes y tal comportamiento desvirtuó la calidad de sus intentos muleteros. Aunque mejoró al natural en el fin del trasteo y la estocada con que mató fue buena, esta actuación no debió ser premiada. Con una vuelta al ruedo lo habría sido suficientemente. Las presidencias están obligadas a moderar los entusiasmos del publico que en el caso de ayer con Moral fue por puro paisanaje. Moral intentó tripitir el éxito con el sexto de Miura pero con este animal solamente pudo arrancar cada muletazos. El toro no terminó de pasar nunca y no hubo color ni sabor a lo largo del trasteo que tampoco tuvo buen final con la espada.

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

8 Resultados

  1. jesusandrés dice:

    Guste o no, la primera oreja la pide el ṕúblico, sea éste sabatino, dominguero, urbanita o pueblerino. La función reguladora y pedagógica de la presidencia se ejerce en la segunda oreja. Para mí, la señora presidenta impecable.
    Ah, y para educar a los espectadores están sobre todo ustedes, los que saben de toros y se dedican a escribir o hablar de ello.

  2. joselito dice:

    A mí la corrida no me decepcionó. Tuvo sus cosas de Miura aunque ni muchos menos son los peligrosos Miuras de mi infancia. Se nota que les han quitado mucha “pólvora” para hacerlos más lidiables y han sacado un toro “desacafeinado” que ni es el toro colaborador que tanto gusta a las figuras y al público actual, ni es el toro complicado que hacía sudar a los diestros y al público nos hacía pasar un “mal rato” lleno de emoción. Aún siendo tan “light”, se percibe mucho más complicado estar delante de uno de estos, que delante de cualquiera del encaste con nombre de coñac. Por eso, lo que hizo Pepe Moral tiene mucho mérito. Independientemente de si debió cortar más o menos orejas, este chico tiene muy buen concepto del toreo, corre muy bien la mano izquierda y no merece estar en el ostracismo actual. Moral puede y debe tener su sitio en las grandes ferias para tener la oportunidad, al menos, de demostrar el toreo que tiene. En otros tiempos sería así seguro. Con el actual sistema de “cambio de cromos” entre empresas, lo dudo.

  3. mariano dice:

    Pronto Pepe Moral subirá a los altares que ocuparon los Urdiales, Ferrera, Curro Diaz (ensalzados por una critica trincona juntos a empresarios con dobles fines). O sea los de los toreros mediocres vendidos como “maestros” que tan bien vienen para abaratar carteles. E igual que a ellos, a Pepe Moral le vendrá muy grande ese papel (que sin duda le va a tocar). Porque ni tiene cualidades de figura ni va a tenerlas.

  4. Santiago dice:

    Los Mihura de ayer no son lo que eran demasiado chicos y dóciles. Si seguimos así todas las ganaderías serán iguales. Hace años una corrida de Mihura te tenía al borde del infarto y ayer nada, además imponían solo con verlos y los de ayer la verdad me parecieron demasiado pequeños, será que no veo bien.

  5. Aficionao dice:

    Mariano debe desconocer que figuras de verdad en la historia del toreo ha habido muy pocas. Y que en todas las épocas han existido grandes toreros de los mal llamados “de segunda fila” que nos han ofrecido grandes tardes a los aficionados y que han contribuido a dar lustre a las distintas etapas de la historia a la que han pertenecido. Siento que no haya disfrutado con los momentos de toreo auténtico de Pepe Moral en una feria de la que sale muy reforzado como uno de los triunfadores de la misma, dato objetivo al margen de gustos

  6. mariano dice:

    El problema es cuando los de segunda fila los venden como si fueran de primera. Pero así se lo ganan más facil los que mueven el cotarro

  7. juan jose alberto dice:

    solo decirle que me encanta todo su análisis, que hace en clarín de radio nacional, me gusta su punto de vista, y eso que el sr. Carabias lo corta mucho y no se puede usted extender mas en sus comentarios.

  8. joselito dice:

    Moral ha triunfado dos veces en Sevilla con la de Miura. Curro Díaz triunfó hace unos días en Palos de Moguer, si, pero con uno de Cuadri y lleva algún que otro triunfo con Victorinos, con lo que Urdiales también sabe lo que es tocar pelo y Ferrera lo mismo, , además de con Adolfos. Creo que por eso ya merecen un respeto, ¿no le parece Mariano? Y más teniendo en cuenta que las figuras actuales solo ven estos toros por Tendido Cero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: